Usar aceite de coco para desmaquillar el rostro

Usar aceite de coco para desmaquillar el rostro

Aceite de coco para desmaquillar

¡Ah, el aceite de coco!

¿Quién no lo tiene o lo ha tenido en alguna ocasión entre sus productos de belleza y/o de cocina?

Es uno de los aceites de moda (aunque ya lo estuvo en los años 70, cuando se usaba para lograr un moreno rápido y bonito) tanto en cosmética como en tendencias culinarias: es versátil, sano, asequible (cunde muchísimo), agradable y con pocas pegas que ponerle, se use como se use.

Si realizas una breve investigación online encontrarás informes contradictorios que pueden crear confusión sobre si es o no compatible con nuestra piel y un elemento realmente saludable.

Frente a los devotos que ensalzan el aceite de coco por sus muchos beneficios encontramos a los que nos previenen por su tendencia a obstruir los poros (algunos lo consideran moderadamente comedogénico y creen que podría fomentar la formación de puntos negros y otros problemas cutáneos) y empeorar algunos tipos de piel, como  las mixtas y grasas.

Vamos a intentar despejar dudas y aclarar conceptos para que lo tengas claro y puedas tomar una decisión informada.

La importancia de desmaquillar el rostro

Es como un mantra que puede resultar cansino: ¡hay que desmaquillarse cada vez que te maquillas! ¡No es negociable!

Una especie de Pepito Grillo en nuestra mente al que odiamos esos dias en que la pereza o el cansancio nos vencen y no queremos desmaquillarnos… ¡tampoco es para tanto!

Pero lo es. A ver, no vamos de fundamentalistas y, ciertamente, si te lo saltas muy de vez en cuando no tendrá más repercusiones que tener que hacerlo por la mañana.

Y, a lo mejor, alguna sábana o funda de almohada manchada. ?

Pero dejar que el maquillaje vaya degradándose en el rostro durante toda la noche como norma solo puede acarrear problemas para tu cutis. 

Tiene que ver con otro mantra del mundo cosmético: el primer paso para una piel perfecta y sana es una piel limpia, y no puedes limpiar tu piel si no la desmaquillas previamente (¿Limpiar y desmaquillar es lo mismo?).

Es verdad que los maquillajes están hechos con componentes fundamentalmente grasos y llenos de conservantes, pero toda esa química tiene como objetivo que el producto dure más en su envase y no caduque: en cuanto entra en contacto con el sebo y los ácidos de la piel empieza a deteriorarse. 

Por otro lado, cuanto más tiempo esté el maquillaje sobre la piel más fácil es que se vaya adhiriendo, ocupando los poros y creando verdaderos nidos de patógenos que necesitan ser evacuados a diario.

Así que cada vez que te maquilles recuerda que, inevitablemente, tendrás que desmaquillarte después y antes de irte a la cama (Cómo desmaquillar el rostro correctamente).

Qué y cómo es el aceite de coco

El aceite de coco es grasa pura, es decir, en un 100% y de ella hasta el 90% es grasa saturada.

Esto le proporciona una textura sólida a temperatura ambiente, con un aspecto muy blanco y algo «cristalino» cuando la temperatura es más bien fría.

Se trata pues de una grasa saturada (por eso es sólida a temperatura ambiente) y por esta razón recibe también el nombre de manteca de coco.

La grasa está integrada por pequeñas moléculas conocidas como ácidos grasos (seguro que te suenan ?) de los cuales existen varios tipos en el aceite de coco, la mayoría de ellos pertenecientes a los conocidos como ácidos grasos saturados.

El más predominante es el ácido láurico (47%), con ácidos mirístico y palmítico presentes en cantidades menores y pequeñas cantidades de grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas.

Si todo esto te suena a «grasa mala» ten en cuenta que se trata de grasa de origen vegetal (como el aceite de cacao o el de kartié) y no de origen animal (como la mantequilla), lo que la hace químicamente diferente y la distancia mucho de las grasas saturadas que solemos relacionar con efectos negativos de toda índole.

Cuando nos referimos al aceite de coco hablamos de un aceite de coco orgánico, extra virgen, prensado en frío y sin refinar.

Si no lo compras prensado en frío y sin refinar, el aceite habrá pasado por un procesamiento adicional, lo que significa que los aceites naturales se han extraído y combinado con productos químicos y los resultados en la piel no van a ser los mimos.

¿El aceite de coco como desmaquillante?

Nos complace decir que es uno de los mejores desmaquillantes naturales, es muy efectivo y ofrece numerosos beneficios:

Es totalmente seguro para la piel

Tiene un alto grado de biocompatibilidad con la piel humana y no produce reacciones ni rechazo, excepto en casos muy contados (haz una prueba antes de empezar a utilizarlo).

Hidrata

El aceite de coco se compone de ácidos grasos de cadena media que incrementan la retención de humedad y reducen drásticamente y rápidamente la sequedad.

Protege

Proporciona una barrera a modo de fina película sobre la piel que ayuda a defenderla de las contaminación, la suciedad, los rayos UV y otras agresiones diarias a las que nuestro cutis se enfrenta.

Suaviza

En cuanto lo aplicas sobre la piel esta se vuelve más suave, lisa y flexible. Su uso continuado mejora la textura y la elasticidad cutáneas.

Reduce líneas finas y arrugas

Su uso regular ha demostrado tener repercusiones en la difuminación de líneas y pequeñas arrugas. Se empapa en la piel y hace que parezcan mucho menos obvias al tiempo que retrasa su aparición.

Reduce la irritación, la inflamación y el enrojecimiento

Tiene un efecto calmante y no provoca escozor ni molestias incluso en las pieles más sensibles y reactivas, algo que se puede decir de pocos productos.

Aporta antioxidantes

Gracias a sus fitonutrientes (compuestos vegetales) y antioxidante nutre la piel al tiempo que la protege de los radicales libres y sus nocivos efectos.

Se absorbe fácilmente

Las pieles más secas pueden dar testimonio de esto y de la rapidez con que su uso mejora la hidratación de la piel.

Además, no resulta pringoso en absoluto.

Es una gran base para exfoliantes

Al mezclarlo con ciertos productos granulosos como el azúcar o la sal marina gruesa se logra un exfoliante casero muy efectivo y respetuoso con el cutis.

Tiene un olor muy agradable

Si lo relacionas con el de algunos cosméticos o dulces, olvídalo.

El aceite de coco natural no tiene que ver con el aroma industrial de coco, es mucho más suave y sutil.

Si no lo ves claro puedes consultar nuestra selección de los mejores desmaquillantes.

¿Cómo funciona y cómo se aplica?

El aceite de coco para desmaquillar

El aceite de coco solubiliza o rompe las sustancias grasas y resistentes al agua que se utilizan en la fabricación del maquillaje, la sombra de ojos, los lápices perfiladores, el rímel o las barras de labios, despegándolas de la piel y las pestañas.

Tarda poco tiempo en actuar, es efectivo incluso en los maquillajes más densos y/o abundantes y lo consigue sin necesidad de frotar ni agredir en modo alguno. ¡Puede hasta con los pertinaces waterproof!

Si el maquillaje es especialmente difícil de eliminar lo único que hay que hacer es repetir el proceso una o dos veces más, pero en ningún momento tu piel se resentirá o irritará: puede que tú te aburras, pero no hay riesgo alguno para tu tez y el procedimiento para hacerlo es rápido y fácil. ?

Cómo utilizar el aceite de coco para desmaquillar

Como en principio el aceite puro de coco es sólido, coge un poco (poco porque cunde mucho) con los dedos y frótalo entre las manos.

Verás que se vuelve líquido inmediatamente y podrás extenderlo sobre los ojos, el rostro y el cuello con movimientos circulares delicados.

¡Sí, se vuelve líquido como cualquier aceite! Deja que actúe durante uno o dos minutos y retíralo con un algodón o un pañuelo de papel mediante movimientos suaves de dentro hacia afuera, cambiando el algodón cuando se sature de maquillaje.

Repite hasta dejar el rostro totalmente limpio.

Al terminar puedes aclararte la piel con agua tibia o incluso usar algún limpiador para retirarlo completamente si tu piel es grasa o mixta, porque tiene un índice comedógenico alto.

Para las pieles no grasas una buena opción es volver a poner un poco de aceite de coco en la piel completamente limpia y dejar que la nutra y cuide durante la noche.

En este caso es importante que por la mañana te limpies muy bien el rostro para eliminarlo del todo antes de seguir con la rutina diaria de sérum e hidratación.

¿No te convence el aceite de coco y quieres un desmaquillante natural? ¡Atrévete a hacer un desmaquillante casero!

¡Vamos con las dudas!

Intentaremos despejarlas todas respondiendo a las preguntas más frecuentes sobre el uso del aceite de coco como desmaquillante.

¿El aceite de coco es adecuado para cualquier tipo de piel?

En principio sí, pero como ya hemos apuntado las pieles grasas y mixtas deben retirarlo completamente del rostro después de usarlo asegurándose de no dejar restos sobre la piel.

No está muy claro que realmente obstruya los poros y parece que incluso podría ayudar a regular la producción sebácea.

Si tu piel grasa es sensible o tienes propensión a los brotes de acné o granos, empieza usándolo poco a poco para dar tiempo a que se habitúe y comprobar que no empeora.

Y si bien es cierto que el resto de las pieles pueden usarlo por la noche, no es un sustituto de los tratamientos hidratantes diarios y no debe hacerse como norma.

Por otro lado, si tienes la piel muy sensible o problemas dermatológicos, puede ser una muy buena opción para ti: hay estudios que demuestran que mejora la función de barrera de estas pieles al tiempo que las protege y mantiene sin infecciones.

¿Todavía tienes dudas? Consulta Qué producto elegir para desmaquillarte.

Pero ¿no es demasiado pringoso?

Sorprendentemente, no.

En cuanto se licua se vuelve muy ligero y líquido, se extiende muy bien y es menos denso que otros aceites vegetales.

Incluso retirarlo una vez termines resultará fácil y no quedarán residuos incómodos ni pringosos en tu rostro.

¿Realmente elimina las arrugas?

Usar aceite de coco para desmaquillar

A ver, está claro que todavía no hay un cosmético, natural o no, que consiga acabar con las arrugas o quizá no estaríamos aquí, yo escribiendo y tú leyendo.

Pero es muy efectivo para reducir la sequedad y la tirantez y, en ese sentido, reduce mucho las arruguitas que surgen en las pieles secas o deshidratadas.

Mejora las líneas finas y puede que difumine en cierto grado las arrugas más marcadas, pero no va a revertir el efecto del tiempo de forma drástica.

Sí notarás la piel más elástica, dúctil y cómoda.

¿Está contraindicado en algún caso?

Por supuesto lo está si tienes alergia al coco o, en el caso de que no utilices aceite puro, si la tienes a alguno de los ingredientes añadidos.

Dado que hay pieles grasas que parecen empeorar con su uso y otras que no, tendrás que probarlo y observar cómo funciona en tu caso y si te agrada en todos los aspectos.

Sus propiedades curativas y antisépticas mejoran algunas pieles con exceso de sebo: cicatrización más rápida, reducción de la inflamación y de los brotes.

Si prefieres probar con otros desmaquillantes, tenemos una selección de los que más nos gustan para ti.

A tener en cuenta cuando usas aceite de coco como desmaquillante

  • En verano o si vives en una zona cálida, se volverá líquido. Es normal y no supone ningún problema.
  • No lo dejes cerca de fuentes de calor.
  • Cuando lo lleves de viaje ten en cuenta que en lugares cálidos se licua y deberás llevarlo en un envase hermético para evitar desastres oleosos.
  • Seguramente has oído que el aceite de coco es magnífico también para el pelo, así que lo es para las pestañas. Un toque con un bastoncillo o con los dedos sobre estas por las noches hará maravillas.
Share