Aceite Corporal Akento: mi secreto para lucir piel bonita

Aceite Corporal Akento: mi secreto para lucir piel bonita

Si eres una fan de los aceites corporales, no puedes perderte mi experiencia con el de Akento, ¡es una maravilla!

No había encontrado un aceite que encajara al cien por cien conmigo, hasta ahora.

Estaba inmersa en mi búsqueda, probando todo tipo de alternativas, cuando mi amiga me habló sobre este producto de Akento Cosmetics que tanto estaba dando que hablar, sobre todo en Instagram.

Así que después de informarme al respecto, entré en su web oficial: akento.es y adquirí el preciado elixir corporal por un 15% menos, gracias a un descuento que te dan si te suscribes.

En 2 días, ya lo tenía en mis manos. ¡Qué afortunada!

No me gusta anticipar acontecimientos, pero os diré que fue un descubrimiento exitoso, puesto que desde entonces no puedo dejar de utilizarlo.

De hecho, estoy segura de que se trata de uno de los mejores aceites corporales del mercado, sin duda.

Aunque dejémonos de tantas habladurías y vayamos al grano: conoce en mi reseña al valioso aceite corporal de Akento en todo su esplendor.

Akento: un aceite corporal que te encantará

Cuando abrí el paquete, lo primero que vi fue la cajita en la que viene el aceite. La verdad que ya de entrada, me dio buenas sensaciones, porque es muy bonita, muy colorida y denota juventud, al igual que el frasco en sí.

La botella es de cristal y preserva en su interior una sustancia dorada que desprende un aroma muy rico.

Se trata de una sutil fragancia que mezcla toques florales con notas frutales y en la que pude apreciar una de mis preferidas: la flor de azahar.

La consistencia de este aceite es genial, pues la textura no es demasiado densa, ni demasiado ligera, está en su punto.

Realmente lo notas, porque hidrata, nutre y suaviza la piel, dejando un brillo satinado único e inigualable, excelente para el verano.

Y al tratarse de un aceite seco, no engrasa, ni deja pegotes, ni tampoco la típica sensación desagradable como si tuvieras una película transparente que cubre toda la dermis.

Eso sí, vas a experimentar una piel más bonita y atractiva, te lo aseguro.

Aunque lo que realmente destaca de este producto de la casa española Akento es su fórmula natural, de cultivo ecológico y que sigue la línea cruelty-free (no testado en animales).

Con una formulación natural exclusiva

Como te decía, su composición es de lo mejorcito, puesto que combina 14 aceites vegetales, junto a un complejo botánico y dos compuestos marinos que mejorarán el tejido corporal desde la primera aplicación.

Y en efecto, mejora progresivamente la descamación, la sequedad, las cicatrices, la flacidez, el picor, la tirantez y la celulitis, entre otras.

formula aceite akento

Todo es posible, a raíz de los aceites antioxidantes, reafirmantes y ultra reparadores (Almendras dulces, rosa mosqueta, argán, girasol, coco, lino, semillas de chía orgánico, aguacate, macadamia, oliva, avellana, babassú orgánico, jojoba y marula orgánico) que penetran hasta lo más hondo de la piel, efectuando sus efectos que parecen mágicos.

Detesto los perfumes artificiales, los compuestos químicos, los derivados del petróleo y los agentes sintéticos perjudiciales porque poseo una condición de piel sensible y siempre me acarrean problemas.

Por eso, esta fórmula cien por cien natural, libre de cualquier elemento dañino, es idónea.

De hecho, la sensación que experimento al aplicar este aceite es sublime, la piel no se irrita a diferencia de otras sucedáneas y queda suave, nutrida, hidratada y con apariencia saludable.

Y con el paso del tiempo, estos resultados tan beneficiosos se intensifican, tras las aplicaciones continuas.

Te llevará a otra dimensión

Despertará tus sentidos en todos los ámbitos, porque es como si tuvieras una vivencia en un spa cada día, pero en casa, especialmente si lo utilizas para realizar masajes.

La sensación de confort y relajación que te transmitirá, gracias a la perfecta combinación del aroma y su sensorialidad, será exquisita.

Debo reconocer que encaja a la perfección con mi rutina de cuidados corporales diarios, ¡lo tiene todo!

Ten en cuenta que el aroma no es muy intenso, pero sí lo suficiente para envolverme en su mundo y teletransportarme a una paz única.

Su envase con dosificador es magnífico, pues facilita las aplicaciones para no desperdiciar ni una gota del producto, y su capacidad de 100 ml es ideal para poder llevar de viaje.

usar aceite akento

¿Cómo lo uso?

Después de la ducha es el mejor momento para usar el aceite corporal de Akento, especialmente cuando la piel todavía está un pelín húmeda, ya que está lista para recibir los tratamientos en todo su esplendor para que sean más efectivos.

En mi caso, lo aplico por la noche, justo antes de cenar, pues tengo por costumbre ducharme al llegar a casa, para desestresarme tras una jornada larga de trabajo.

Sin embargo, puedes aplicarlo cuando tu prefieras, en cualquier momento del día, ya sea mañana, tarde o noche y como ya he citado, mejor si lo haces tras tu baño diario.

En resumidas cuentas, al salir de la ducha y tras secarme con una toalla limpia de algodón, comienzo a aplicarme el aceite dando masajes circulares de forma ascendente, para así activar el riego sanguíneo y el sistema linfático.

Procuro insistir en las áreas que más necesito tratar, como las nalgas para intentar ayudar a deshacer los nódulos de grasa responsables de la celulitis o el abdomen, donde tengo algunas estrías.

Es de fácil absorción, pero yo espero a que termine de penetrar, mientras me aplico los productos faciales, el contorno de ojos, el serum y la crema de noche.

¡Me pongo el pijama y lista!

Advertencia: ni se te ocurra emplearlo para la cara, ya que la piel de esa zona es más fina y delicada, por lo que mejor abstenerse, pues podría empeorar su estado y, además, la marca únicamente la recomienda para el cuerpo.

textura aceite akento

Mi opinión del Aceite Corporal Akento

Si debo resumir mi parecer, la palabra sería la siguiente: ¡I-M-P-R-E-S-I-O-N-A-N-T-E!

Así es, puedes leerlo con énfasis porque se trata del mejor aceite que he probado desde hacía mucho tiempo.

De hecho, no tengo duda alguna de que esté haciendo furor en las redes sociales, pues cumple las expectativas, superándolas con creces.

Me ayuda a corregir muchas imperfecciones, es suave y seguro para la piel, su textura es única y su aroma me relaja, hasta el punto de olvidarme por completo incluso de un mal día. ¡Lo tiene todo!

Y los resultados no mienten, pues tras un mes de usarlo, mi cuerpo ha cambiado notoriamente.

Ahora mi piel se aprecia más luminosa, hidratada y nutrida.

La celulitis todavía persiste, pero soy consciente de que no es un problema que se resuelva de inmediato, eso sí, reconozco que la dermis se nota más firme y prieta.

Estoy ansiosa de que llegue el verano para probarlo después de tomar el sol, ya que, según mi amiga, es perfecto para repararla tras la exposición y conservar por más tiempo el bronceado.

¿Qué hay de los inconvenientes? Pues si tuviera que mencionar alguno, quizás sería su precio: se vende en la página oficial de Akento por 25 euros.

No me parece un coste excesivamente elevado, pero teniendo en cuenta que hay quién no puede permitirse comprarlo cada mes, mejor usarlo con cabeza.

Creo que no me he dejado nada por contarte de este aceite corporal tan exitoso de la casa Akento, solo me queda recomendártelo encarecidamente, pues seguro que te va a ir genial.

Share