Todas las propiedades de la arcilla blanca y sus beneficios para la piel

Todas las propiedades de la arcilla blanca y sus beneficios para la piel

La arcilla blanca es un ingrediente que te aportará grandes beneficios en tu cuidado facial, siempre y cuando sepas exactamente qué es y en qué te puede ayudar.

Se utiliza de muchas formas diferentes en los tratamientos de belleza y cada vez es más popular entre las personas que quieren un cuidado dérmico excelente.

Por eso, si te interesa esta sustancia, vas a entender por qué es tan buena opción y todo lo que puede hacer por tu piel.

La arcilla blanca en tu cuidado dérmico

Este tipo de sustancia proviene de China y se conoce también como arcilla caolín o Kaolín, porque descubierta en una localidad conocida como Kaoling. Si bien es cierto que su origen es chino, hoy en día la puedes encontrar comercializada en cualquier parte del mundo.

Además, que también existen yacimientos naturales en otras partes del planeta.

En antaño se usaba en medicina pero poco a poco comenzó a usarse en cosmética, sobre todo, cuando se descubrieron todos sus beneficios. Es fundamental para un buen cuidado facial gracias a sus propiedades purificares y desinfectantes.

Descubre: Las mascarillas que más me gustan del mercado

Beneficios

Conseguirás un rostro más suave y firme, además de todos los siguientes beneficios:

  • Limpieza profunda de poros
  • Eliminación de las impurezas de la piel
  • Un aspecto más saludable
  • Reducción de las imperfecciones
  • Regeneración de las células dérmicas
  • Una epidermis suave, lisa y tersa
  • Control del sebo excesivo
  • Mayor hidratación
  • Un rostro más firme con menos flacidez
  • Reducción de puntos negros

¿Lo sabías? Las mejores mascarillas para quitar los puntos negros

Propiedades de la arcilla blanca

Además de los beneficios que te acabamos de decir, es importante conocer al detalle cuáles son sus propiedades para que así sepas todo lo que te puede ofrecer.

Esta sustancia tiene una gran capacidad de absorción por lo que es ideal para usar en mascarilla. Ten en cuenta que la piel del rostro es la parte del organismo que más está expuesta a las inclemencias climáticas y a otros factores que la deterioran, como la contaminación.

Tanto por esto como por cualquier otro motivo que hace que la piel empeore su aspecto, es fundamental cuidarla a diario con los mejores productos dentro de tus rutinas diarias.

La piel nos protege de las agresiones del entorno y es por eso que merece nuestra atención y unos cuidados meticulosos por nuestra parte. Con una piel bien cuidada tendrás una protección más adecuada ante las agresiones externas.

La arcilla blanca es perfecta para ayudarte con esta protección y cuidar tu dermis de la manera más profunda posible. Para que lo entiendas mejor, no te pierdas algunas de las propiedades que tiene y que siempre van bien para la piel:

  • Antiséptica. Elimina las toxinas y limpia en profundidad.
  • Calmante. Calma las dermis sensibles e irritadas.
  • Antiinflamatoria. Es desinfectante y desinflama las zonas que tengas irritadas.
  • Regenerante. Es capaz de regenerar las células dérmicas y estimular su crecimiento gracias a la aportación de nutrientes.
  • Exfoliante. Exfolia la epidermis eliminando las células muertas sin agresiones de ningún tipo.

Otro ingrediente recomendable en una mascarilla: La Vitamina C. Conoce aquí las mejores opciones.

Cómo y cuándo aplicarla

Si quieres cuidar tu rostro, la arcilla blanca será tu mejor opción. Tendrás buenos resultados en poco tiempo.

La mascarilla con arcilla blanca deberá contener caolín en altas concentraciones para que sea eficaz. Puedes comprar una comercial, o hacerla en casa, como yo he hecho esta receta que es mi favorita.

Es necesario dejar que repose el tiempo suficiente para que de esta manera la piel pueda absorber todos los nutrientes.

Lo ideal es dejarla actuar unos 25 minutos para que pueda hacer efecto suficiente.

Normalmente las mascarillas se deben utilizar únicamente dos veces por semana, y tres como máximo si tienes la piel muy dañada o muy grasa.

Con la arcilla blanca es lo mismo, tienes que usarla dos veces en semana y tres como máximo.

Por supuesto, no solo consiste en usar la mascarilla facial y ya, debes incluirla dentro de tus rutinas de limpieza y cuidado facial y hacerlo bien. Esto significa que siempre tendrás que primero, limpiar tu rostro con un buen limpiador de confianza.

Cuando tengas el rostro limpio y seco podrás aplicarte la mascarilla facial y dejar que actúe. Una vez pasado el tiempo estimado retira la sustancia con abundante agua tibia y acaba con agua fresca para cerrar los poros y que te quede un cutis liso.

Luego, ya podrás continuar con tu tónico facial, el serum, el contorno de ojos, y la crema hidratante, por este orden. Si estás en las rutinas matutinas, recuerda que no te puede faltar la protección solar de SPF 50+.

Esta protección es necesaria no solo para protegerte de los daños que provocan los daños solares en tu dermis, si no también porque hará que tus rutinas de cuidado facial tengan mejores resultados al tener la dermis en buenas condiciones.

Te dejamos en este link una recomendación muy especial: Qué es una mascarilla peel off y cómo aplicarla

La arcilla ¿puede provocar problemas dérmicos?

Cuando te aplicas la arcilla blanca en el rostro tres veces por semana porque tienes mucha grasa, con el paso de las semanas puede que tengas que reducir su uso.

Si tu dermis comienza a equilibrarse es mejor que vayas reduciendo la frecuencia para no tener irritaciones innecesarias por un uso abusivo. Si es necesario úsalo una vez por semana o dos como mucho.

Si tienes la piel muy sensible, entonces lo ideal es que la uses una vez por quincena. Esto es fundamental porque así podrás proteger tu barrera protectora natural.

Si usas más veces de la cuenta las mascarillas o los exfoliantes podrías eliminar esta barrera sin darte cuenta y que tu dermis esté expuesta a las inclemencias y a irritaciones, así como a problemas dérmicos.

Estos problemas dérmicos se pueden manifestar en rojeces, escozor, manchas, picores, etc. Es por esto que resulta tan importante usar únicamente el producto las veces que son necesaria y no más.

Lee más: Multimasking: guía para no perderte

¿Merece la pena incluirla en tus rutinas?

¡Por supuesto! Si nunca antes habías utilizado la arcilla blanca como mascarilla, desde el momento en que descubras todo lo que el caolín puede hacer por tu piel, no querrás que te falte nunca más entre tus cosméticos.

No es secante, por lo que puede usarla cualquier tipo de piel puesto que se adapta a las necesidades que tengas. Sus características permite que se adapten a cualquier tipo dérmico porque su pH es muy similar al pH de las personas.

Al parecerse tanto a nuestra piel es aún más respetuosa con nuestra dermis que cualquier otro tipo de mascarilla que puedas poner. Por eso, es tan recomendada y se utiliza con tanta asiduidad.

Tienes que fijarte en la composición, que contenga una buena cantidad de caolín. El resto de ingredientes deberán ser naturales y por supuesto, que no contenga químicos.

La arcilla blanca es una sustancia que lleva desde la antigüedad cuidando dermis. ¡Tus antepasados es más que probable que también la utilizasen! Porque sus propiedades son maravillosas y no debes perder la oportunidad de disfrutar de un producto de este tipo, con tantas ventajas para el cuidado facial.

Share