Cómo cuidar las manos

¿Sabes cómo cuidar las manos correctamente? Seguro que en más de una ocasión has oído que el estado de esta zona habla mucho de la salud de la persona.

Incluso, esta parte del cuerpo es la primera en revelar nuestra edad. A pesar de ello, muchos usuarios reconocen que no les otorga un cuidado especial.

Las manos son una zona muy expuesta a las condiciones ambientales y climatológicas. Uno de los principales problemas que se produce es que tienden a sufrir deshidratación. Este síntoma da pie a otras consecuencias que pueden afectar negativamente a nuestra calidad de vida.

A continuación te mostramos cuáles son los pasos básicos que jamás debes saltarte para su cuidado y te proporcionamos otro tipo de información relevante.

Principales alteraciones en las manos

Las alteraciones que se dan con mayor frecuencia son las siguientes:

Picores

Los picores pueden deberse a alguna alergia cutánea. Esta alteración puede darse por el contacto con productos o materiales que alteran nuestra dermis. Por ejemplo, algunas personas son alérgicas a los metales, por lo que no deberían utilizar anillos en los dedos.

Manchas

Las manchas son provocadas por la exposición al sol sin ningún tipo de protección. Lo peor es que una vez que aparecen resultan muy complejas de eliminar por completo.

Deshidratación

Uno de los signos más frecuentes es la deshidratación. El lavado excesivo de manos y no emplear una loción nutritiva y específica para la zona conlleva a esta situación.

Además, los climas fríos o el uso de agua muy caliente también tienden a resecar la piel.

Grietas

Las grietas suelen darse en los casos más extremos de deshidratación. En ocasiones se presentan de forma menos marcada y podemos combatirlas con el uso de una loción nutritiva.

Sin embargo, las grietas más acentuadas resultan muy molestas y pueden incluso generar dolor al realizar algunas acciones.

No olvides consultar nuestro artículo sobre cómo tratar las grietas en las manos.

Inflamación

La inflamación suele venir acompañada de otros síntomas como las grietas, picores y descamaciones.

No obstante, también puede producirse hinchazón debido a temperaturas muy calurosas y al exceso de sudor.

Si notas que la situación no mejora, puede que sea un aviso de problemas cardiovasculares. Aunque no debes alarmarte, lo más sensato es acudir a un médico que analice tu caso correctamente.

Consejos para cuidar las manos

Estas son las principales pautas que debes tener en cuenta para cuidar las manos y evitar que se produzcan alteraciones como las que hemos mencionado anteriormente:

Utiliza agua tibia

Cuando te laves las manos, pon el agua tibia. Las temperaturas bruscas no son nada recomendables. Además, mantén también el agua templada cada vez que te duches.

Recuerda que debes seleccionar jabones sin perfumes para que no se generen irritaciones.

Aplica una crema hidratante

Utiliza una loción hidratante específica para esta zona del cuerpo. Muchos usuarios se preguntan cuándo es necesario aplicarla. Lo ideal es que pongas un poco de crema sobre las manos cada vez que las laves.

Si notas que esta parte se te reseca con frecuencia, lleva siempre contigo una loción para repetir su uso varias veces a lo largo del día.

Por supuesto, selecciona un producto natural y libre de componentes químicos. La cosmética que emplea ingredientes poco respetuosos puede agravar aún más los síntomas desfavorables en la dermis.

Ponte guantes

Recomendamos el uso de guantes cada vez que limpies con productos fuertes o cuando desempeñes trabajos manuales que puedan provocar daños.

Cuida tu dieta

Aunque a priori parece algo irrelevante, lo cierto es que la alimentación afecta notablemente al estado de nuestra piel.

Si hasta el momento no has cuidado tu dieta, ¡es hora de cambiar! Introduce más frutas y verduras y cocina bajo métodos saludables.

No fumes ni bebas alcohol

El tabaco y el alcohol son sustancias que deterioran de forma notable la piel y que afectan al estado de las manos.

Protégelas del frío y del sol

Debes proteger esta zona tanto del frío como de las temperaturas muy cálidas. También es importante que utilices un protector para prevenir la aparición de manchas.

Evita el estrés

El estrés es el causante de un gran número de afecciones cutáneas. Somos conscientes de que llevar una vida más tranquila no resulta nada sencillo. No obstante, podemos incorporar algunos hábitos en nuestro día a día que nos permitirán relajarnos en gran medida.

Haz deporte al menos 3 veces a la semana. Con la práctica de ejercicio generamos endorfinas (las famosas hormonas de la felicidad) y nos sentimos más liberados del estrés diario.

Además, el yoga o la meditación también son excelentes opciones para relajarnos.

Cuidado con las joyas

Algunas personas tienen alergias al oro, la plata o bisutería. Si cada vez que usas alguna joya de este tipo notas alteraciones, es mejor que prescindas de ellas.

Cuándo visitar al dermatólogo

Si las alteraciones que notas en las manos se dan de forma esporádica y se reducen prestando atención a su cuidado, es probable que no sea necesario acudir a un especialista.

Sin embargo, si notas que dichas alteraciones perduran en el tiempo o se dan de forma intensa, deberías visitar al dermatólogo. Una consulta a tiempo evitará que se produzca un gran número de problemas.

El eczema de manos, por ejemplo, es una de las afecciones más frecuente. Los síntomas suelen ser picor, rojeces e incluso descamaciones.

Los pacientes con dermatitis atópica han de recurrir a tratamientos recetados por un especialista como:

  • Corticoides tópicos u orales. Se prescriben en los casos más graves.
  • Fototerapia. Para aliviar la sensación de picor.
  • Vendajes húmedos. Los lleva a cabo un profesional. Mejora la inflamación y la comezón.

Conclusión

Como has podido comprobar a lo largo del artículo, esta zona del cuerpo requiere de un cuidado específico. No prestar atención a su hidratación puede dar pie a la aparición de alteraciones muy molestas como sequedad, picor y descamaciones.

Sigue nuestros consejos sobre cómo cuidar las manos correctamente y recuerda que ante cualquier síntoma extraño o de gravedad debes acudir a un profesional.

Share