Cómo hidratar la piel

Cómo hidratar la piel

La hidratación de la piel es fundamental para que la salud de tu dermis facial esté en buen estado. No hacerlo, podría perjudicar la salud de tu cutis considerablemente además de tener un aspecto apagado y sin vida. Por eso, vamos a explicarte cómo hidratar la piel y que de esta manera, tengas una tez envidiable.

La hidratación es una necesidad, a cualquier edad. Es necesario que bebas agua todos los días para hidratar tu organismo, pero tu piel también necesita hidratación. No importa tu edad, es una necesidad dérmica que debes tener en cuenta desde siempre.

Los dermatólogos aconsejan de manera reiterativa la importancia de hidratar la piel del rostro cada día. Es importante hacerlo tanto por la mañana como por la noche para que así, la piel del cutis pueda gozar de una salud espléndida y que se eviten consecuencias negativas en el futuro.

La constancia también es fundamental en todos los casos, y sobre todo en cuanto a la hidratación dérmica.

Es la forma de mantener una piel saludable. Con la edad es habitual que los niveles de colágeno, elastina y ácido hialurónico se disminuyan, por eso la dermis necesita un empujón para estar con un aspecto saludable y evitar que se deshidrate y comiencen los signos del envejecimiento prematuro.

La crema hidratante es un esencial tanto para hombres como para mujer, sin importar la edad que se tenga ni el tipo dérmico. Ahora que ya sabes la importancia que tiene la hidratación dérmica, ahora es necesario que sepas cómo hacerlo correctamente y por qué debes hacerlo.

La hidratación dérmica

Es habitual que las personas piensen que solo lavándose el rostro por la mañana ya está bien cuidado, pero eso solo es el principio, falta mucho más a tener en cuenta. Quizá hayas pensado alguna vez que la hidratación solo es para aquellas personas con la piel seca…

En realidad, no importa si tienes la piel seca, mixta, grasa o normal… también necesitas esa hidratación diaria.

El organismo necesita agua para funcionar y sobrevivir. Todo tu cuerpo la necesita. Un pelo deshidratado será un pelo seco, sin vida. Con la piel pasa igual. La hidratación es fundamental tanto a nivel interno como externo.

Beber agua es fundamental para la vida y para el cuidado físico y mental. Por eso, no te pueden faltar de 8 a 12 vasos de agua diarios, y si haces ejercicio vigoroso, aún necesitarías más agua. Si quieres una dermis saludable, además necesitarás esa hidratación extra que te ofrecen las cremas hidratantes.

Si no hidratas tu piel como debes, se resecará y los signos den envejecimiento no tardarán en llegar (líneas de expresión, manchas dérmicas, arrugas, bolsas, ojeras, flacidez dérmica, irritaciones, zonas inflamadas, etc.).

El envejecimiento prematuro por falta de hidratación lo puedes remediar antes de que ocurra con un buen producto que te asegure tener la piel bien hidratada, sobre todo la del rostro, que es la dermis más expuesta y la que antes se deteriora si no se cuida correctamente.

Debes poner de tu parte y tener fuerza de voluntad, porque tu dermis necesita cuidados todos los días, no solo cuando te acuerdas.

Una buena hidratación dérmica

La hidratación dérmica es necesaria y como te hemos dicho más arriba, la del rostro es fundamental. Por ello, debes tener algunos hábitos bien instaurados en tu vida. Necesitas:

  • Beber el agua que necesitas cada día
  • Moverte y evitar la vida sedentaria
  • Dormir bien y descansar las horas que necesitas cada noche
  • Evitar fumar o beber alcohol que deshidratan la piel y la dejan en mal estado, además de que es malo para tu salud general
  • Seguir una alimentación saludable con alimentos ricos en proteínas, vitaminas… la carne, el pescado, los huevos, las verduras, frutas y hortalizas no podrán faltarte
  • Mantener una vida sin estrés. El estrés afecta a tu salud general (tanto física como mental) y también a tu salud dérmica, en este sentido, procura vivir siempre en armonía contigo mismo y con tu entorno
  • Utilizar productos de limpieza y cuidado facial que sean de calidad con ingredientes naturales y sin químicos que puedan dañar tu dermis tanto a corto como a largo plazo

Las cremas hidratantes serán un indispensable en tu día a día. También deberás fijarte que sean humectantes. Las hidratantes permiten hidratar tu dermis desde fuera y las humectantes retienen el agua y evita que se evaporen y que tu dermis se reseque.

Es la mejor manera de conseguir una dermis hidratada y que se mantenga de este modo todo el día.

Reflexiona en tu tipo dérmico para una buena hidratación

Es fundamental que tengas presente el tipo de piel que tienes. Dependiendo de tus características necesitarás un tipo de cuidado u otro. En este sentido, debes reflexionar sobre qué piel tienes y qué necesitas. Veamos:

Piel seca

Si tienes la piel seca deberás usar una crema más densa que te permita tener una barrera dérmica consistente. Las cremas emolientes son buena idea para evitar que la humedad se pierda.

Fíjate que los ingredientes sean naturales y que tenga activos que te aporten nutrientes para tener la piel más saludable tanto a corto como a largo plazo. Cremas con manteca de karité, vaselina o glicerina son buenas opciones.

Piel mixta o grasa

La piel mixta no son iguales pero se parecen. La grasa es la que produce un exceso de sebo que provoca brillos, grasa en la cara, puntos negros, granos, espinillas, rojeces, inflamaciones e irritaciones. En la mixta, ocurre lo mismo pero solo en unas zonas concretas, como la zona T del rostro (frente, nariz y barbilla).

En estos casos lo ideal es buscar cremas que no obstruyan los poros y que la base sea de agua para evitar que sea bastante densa. Tendrás que buscar cremas con textura ligera que se absorban fácilmente y que no te dejen sensación grasa ni pringosa.

Lee más: Cómo hacer una crema hidratante casera

Presta atención a la fórmula

Para hidratar la piel correctamente con una crema específica para ello, deberás prestar especial atención a sus ingredientes. Un producto no será de calidad por su precio ni por la publicidad que ofrece la marca… lo será si tiene buenos ingredientes.

Los ingredientes serán los que te digan si realmente es un producto que merece la pena que utilices. Existen algunos ingredientes que no pueden faltar en una crema hidratante porque de esta manera te estarás asegurando que realmente sea de calidad y que además, te hidrate correctamente.

Recuerda que es fundamental que el producto no contenga químicos, ni parabenos, ni irritantes ni ninguna sustancia que te pueda dañar. Algunos de los ingredientes necesarios son los que te comentamos a continuación.

Ácido hialurónico

Este ingrediente lo tenemos de manera natural en el cuerpo, pero a medida que van pasando los años se disminuye y por eso aparecen problemas dérmicos e incluso ocúpales. Por eso, la crema que uses deberá contenerlo, para aportar ese extra que te falta de manera natural.

Es un humectante muy potente que hidrata en profundidad. Permite que tengas la dermis más flexible y es capaz de retener el agua sin que ésta se evapore. Tendrás que fijarte que sea de alto y bajo peso molecular, así podrá actuar eficazmente tanto desde el interior como desde el exterior de la dermis.

Ceramidas

Este ingrediente es un compuesto que trabaja como barrera dérmica y retiene la humedad. Es importante en cualquier crema hidratante.

Vitaminas

Las vitaminas también son necesarias para nutrir tu piel. Las más habituales son la C y la E porque además de ser antioxidantes, en el caso de la vitamina E también es un conservante natural.

Te permiten producir colágeno y elastina, que como ocurre con el ácido hialurónico se disminuyen los niveles en el organismo de forma natural y se necesita una ayuda extra para producirlo y que la piel se vea más joven.

Glicerina

La glicerina es un ingrediente que permite que notes la piel como la seda porque suaviza muy bien. Si tienes irritaciones dérmicas, inflamaciones o molestias de algún tipo también conseguirás que se calmen y tener así, el rostro con mejor aspecto. También evita que pierdas agua.

Pantenol

Es un ingrediente también importante porque está pensado para evitar la pérdida de agua, permite que se retenga, que no se evapore y que absorba la que hay en el ambiente.

Aloe vera

No todas las cremas hidratantes lo tienen, pero es un ingrediente que sin está, es mucho mejor. El aloe vera es conocido por todas sus propiedades, y es sin duda, un componente que te irá bien.

Te ayudará a calmar y suavizar tu dermis de forma excelente, a regenerarla y a que si la tienes sensible o dañada, tenga un aspecto renovado totalmente.

Cómo hidratar el rostro y hacerlo bien: paso a paso

Por supuesto, para tener un rostro bien cuidado, no basta con lavarte el rostro con agua y jabón o echarte únicamente la crema hidratante cuando te acuerdes. Es necesario que sigas unos pasos concretos en una rutina establecida y hacerlo todos los días.

Solo de esta manera no solo tendrás un rostro hidratado, también bien cuidado y saludable. Es la única forma de asegurarte al 100% que le estás dando a tu dermis facial lo que necesita en cada momento. Si lo haces bien, notarás que tu rostro tiene más energía y un aspecto radiante que ya echabas en falta.

La constancia es la clave del éxito y estas rutinas deberás seguirlas tanto por la mañana como por la noche. Toma nota:

  • Limpieza facial. Limpia tu rostro con un limpiador suave que tengas y sea de confianza. Así retiras todas las impurezas de tu rostro.
  • Mascarilla o exfoliante. Deberás usar cada uno dos veces por semana pero sin que coincida la mascarilla o el exfoliante. El exfoliante limpia en profundidad y la mascarilla nutre y te renueva la dermis.
  • Tónico facial. Acaba con la fase de limpieza, cierra los poros y prepara tu cutis para los cuidados que vienen después.
  • Contorno de ojos. Es un producto indispensable para hidratar y regenerar la zona de los ojos. Podrás mejorar el aspecto de las ojeras o las bolsas que puedas tener así como tratar y prevenir las líneas de expresión y arrugas.
  • Sérum facial. Hidrata en profundidad desde el interior de la dermis y se complementa con la crema hidratante. No sustituye a la crema, son ambos necesarios.
  • Crema hidratante. Tendrás que aplicar la crema cuando el sérum se haya absorbido por completo. Generará una barrera dérmica que permitirá que los activos del sérum sigan actuando en tu dermis mientras la crema hidrata de forma externa.
  • Protector solar. En caso de que sea de día y vayas a salir a la calle, necesitarás un protector solar de SPF 30 o 50+ para tener un rostro protegido.

Ya te hemos indicado los secretos para que sepas cómo hidratar la piel y cómo hacerlo correctamente gracias al paso a paso indicado más arriba. ¡Ya puedes disfrutar de una dermis muy bien hidratada y con un aspecto envidiable!

Share