Cómo prevenir las estrías en el embarazo: todas las claves

por | 06/10/2020

prevenir estrias embarazoLas estrías son uno de los problemas más comunes durante el embarazo ¿Hay alguna forma de prevenirlas? Sí, toma nota porque esto te interesa.

Son una señal de que has hecho algo asombroso, un recordatorio de tu participación en una de las experiencias humanas más mágicas posibles.

Son inofensivas, indoloras y no son tan notorias. Y aún así… probablemente prefieras evitarlas si es posible, ¿verdad?

Hoy hablamos de las medidas preventivas que puedes tomar para evitarlas durante la gestación.

¿Qué son las estrías?

Las estrías son líneas verticales que se dibujan en la piel. Pueden aparecer en una gama de colores que van desde el púrpura al rosa y al gris claro.

Se producen cuando las fibras entrelazadas que permiten que la piel se expanda a medida que crece se estiran con demasiada rapidez, y se desgarran.

Estos desgarros significan que las capas más profundas de la piel se ven a través de ellas, creando las líneas que todos conocemos y (no) amamos.

Los vasos sanguíneos se abren paso al principio, por lo que las estrías comienzan siendo rojas, rojas/marrones, púrpuras o marrones oscuras, dependiendo del tono de tu piel.

Y luego, cuando los vasos sanguíneos se contraen, la grasa pálida debajo de tu piel se hace visible, cambiando las marcas a un color más pálido, beige/plateado/gris…

Puede que solo pienses que te van a salir rayas en la zona que más se estira durante el embarazo: tu sección media. Sin embargo, también pueden aparecer en las piernas, las caderas, el pecho, las nalgas o los muslos.

Algunos factores de riesgo para su desarrollo incluyen el sobrepeso y los antecedentes familiares de estrías.

Aunque entre el 50 y el 90% de las mujeres embarazadas desarrollan algún tipo de estrías durante la gestación, muchas de ellas se desvanecen con el tiempo y se vuelven menos notorias.

Aún así, lo mejor es la prevención. Incluso si eres más susceptible de padecerlas, puede seguir estos 5 pasos para evitar las cicatrices durante el embarazo.

Cómo prevenir las estrías en el embarazo

Nutre tu piel desde el interior

dieta saludable

Mantener una dieta sana y equilibrada es primordial para el crecimiento de tu bebé. Además, pueden aparecer estrías simplemente porque te falta ciertos nutrientes esenciales.

La vitamina C, E, D y el zinc son algunos de los elementos cruciales de una dieta equilibrada durante el embarazo que pueden ayudar a prevenir las estrías.

Tomar un suplemento multivitamínico prenatal también puede ayudarte a asegurar que se cumplan estos objetivos diarios.

Tu ginecólogo obstetra puede proporcionarte orientación para ayudarte a encontrar la mejor vitamina prenatal con las cantidades recomendadas de nutrientes.

Asegurarte de que consumes una cantidad adecuada de proteínas es otra de las claves para prevenir las estrías.

Para alcanzar tu objetivo diario de comer las cantidades apropiadas de alimentos nutritivos, debes esforzarte por comer una amplia variedad de cada grupo de alimentos.

Las semillas, las frutas y las verduras, los productos lácteos y las fuentes de proteínas completas conforman estos grupos.

La abundancia de alimentos con vitamina C en la dieta también puede ayudarte a mantener la piel tonificada y con menos probabilidades de que surjan las estrías.

Mantente hidratada

Beber suficiente agua es beneficioso durante el embarazo por muchas razones. El agua ayuda a transportar nutrientes de ti al feto en crecimiento.

También puede ayudar en la prevención de infecciones del tracto urinario, que son muy comunes en este periodo.

Además, un nivel adecuado de hidratación puede ayudar a aliviar la fatiga, prevenir la hinchazón e incluso aliviar las náuseas matinales.

De hecho, si te deshidratas durante el embarazo, puedes llegar a experimentar dolores de cabeza, náuseas y calambres en varias partes de tu cuerpo.

Sin embargo, si estás correctamente hidratada, eso significa que tu piel también está bien hidratada e incluso más elástica.

En pocas palabras, una dermis más elástica tiene menos probabilidades de desarrollar estrías que la piel seca y áspera.

Consulta a tu médico sobre la cantidad de agua que es apropiada para que bebas al día, ya que tu nivel de actividad y el clima pueden afectar este objetivo de consumo diario de agua.

Uno de los mejores consejos para el embarazo es llevar contigo una botella de agua en todo momento, de modo que puedas beberla a sorbos durante todo el día.

Aumenta de peso a un ritmo recomendado por el médico

Podría decirse que la mejor manera de evitar las marcas es no aumentar de peso bruscamente, ya que estas marcas se producen cuando la piel se estira rápidamente.

Existen muchas opiniones dispares sobre la cantidad de peso que es apropiado que la embarazada coja durante el periodo de gestación.

Aunque en realidad no deberías comer por dos, sí puedes aumentar tus calorías. Encontrar el equilibrio de cuánto más debes comer sin excederte es ciertamente posible.

Habla con tu médico sobre los kilos que serían asumibles coger para tu talla, edad y actividad física, ya que el aumento total de peso es diferente para cada persona.

Esta cifra estará entre los 11 y los 16 kilos para la mayoría de las mujeres. Sin embargo, este número puede fluctuar debido a ciertas condiciones, como si tienes o no sobrepeso o si estás por debajo de tu peso al quedarte embarazada.

Aumentar el peso de forma constante durante la gestación puede ayudar a reducir el desarrollo de las estrías.

Pero aunque te preocupen las estrías, no intentes perder peso durante el embarazo. Esto no es saludable ni para ti ni para tu bebé.

Exfolia tu piel regularmente

Exfoliar ayuda a estimular una cantidad muy pequeña de actividad celular en los fibroblastos, las células de la piel que sostienen la estructura de la piel, animándolas a crear nuevo colágeno y elastina.

La exfoliación es segura en el embarazo y tiene el beneficio añadido de mantener la piel brillante y saludable: las hormonas del embarazo pueden aumentar la oleosidad de nuestra dermis y, cuando se combinan con las células muertas, esto puede causar la obstrucción de los poros y, para algunas de nosotras, manchas.

Los expertos aconsejan exfoliar 2 o 3 veces a la semana, preferiblemente desde el principio del embarazo, aunque nunca es demasiado tarde para empezar a hacerlo.

¡Pero cuidado! No lo hagas más de 3 veces a la semana, ya que la sobreexfoliación tiene un efecto de deshidratación y puede causar irritación y otros problemas cutáneos.

¿No estás segura de cómo exfoliar? Aplica una crema de ducha hidratante a una esponja o guante exfoliante y pásalo suavemente por la piel, centrándote en las zonas propensas a las marcas: el vientre, las caderas y las nalgas.

Si tu piel se ve roja después, estás acariciando demasiado fuerte. También puedes utilizar una crema o gel exfoliante apropiado para pieles sensibles. Aquí tienes una selección de los mejores.

Después de exfoliarte, aplica una buena crema o aceite hidratante para mantener la hidratación en tu piel.

Evita las duchas y los baños calientes

baño embarazada

Baja la temperatura de tu ducha o date un baño tibio, en vez de vaporoso. Un baño o una ducha muy caliente (o muy fría) te reseca la piel. Y la piel seca tiene más probabilidades de desarrollar estrías.

En el momento en que la piel se seca, las fibras de elastina empiezan a romperse, lo que aumenta las posibilidades de que aparezcan estas cicatrices.

Y si vives en una zona con agua dura, estate más atenta ya que el agua dura es particularmente secante para tu dermis.

Por cierto, las comadronas también recomiendan que no te bañes en agua caliente, ya que sumergirse durante años en agua caliente puede elevar tu temperatura central, lo que puede afectar al desarrollo de tu bebé.

Para comprobar que la temperatura de la bañera o la ducha es la adecuada, pruébala con el codo antes de entrar: debería sentirse agradablemente caliente, en lugar de muy caliente.

Deberías poder entrar en el agua inmediatamente sin tener que entrar lentamente, y la temperatura no debería ser tan alta que afecte al color de tu piel.

Tomar un poco de sol con precaución

La vitamina D también puede ayudarte a evitar las estrías durante el embarazo. ¡Y no hay fuente más natural de esta vitamina que el sol!

Es extremadamente importante tener cuidado cuando nos exponemos a la luz directa del sol, especialmente durante la gestación, ya que la piel tiende a ser más sensible durante el embarazo y pueden salirnos manchas con facilidad.

También debes tener cuidado de no pasar demasiado tiempo al sol, o deshidratarte demasiado.

Y por supuesto, siempre que salgas a la calle (aunque esté nublado), ponte protección solar en las zonas del cuerpo o la cara en los que te va a dar el sol. También ayuda llevar gafas de sol y sombrero.

Teniendo esto en cuenta, unos minutos de sol aquí y allá durante todo el embarazo pueden darte el extra de vitamina D que necesitas para ayudarte a evitar las estrías.

Trata rápidamente las nuevas marcas

tratar estrias

Y si aunque has puesto todo el cuidado del mundo y aún así te han salido marcas, todavía puedes actuar rápidamente para tratarlas.

Cuanto antes las empieces a tratar, más posibilidades hay de que desaparezcan por completo. Por eso es esencial aplicar un buen producto cuando las líneas todavía están rojas o moradas.

Para ello, te recomiendo que te equipes con una buena crema antiestrías.

Actualmente hay muchas cremas y lociones disponibles en el mercado para ayudar a minimizar su aparición. Pero no todas son iguales ni funcionan igual.

Los ingredientes de las populares cremas para el tratamiento de las estrías van desde el silicio, o la vitamina E, hasta el ácido hialurónico, así como la manteca de karité y la manteca de cacao.

Eso sí, asegúrate de que la fórmula sea completamente natural y de que evite los ingredientes que pueden perjudicarte tanto a ti, como al bebé. El retinol es uno de esos ingredientes no recomendados para embarazadas.

Otra de las opciones que hay para borrarlas es la terapia con láser. El láser no puede eliminar completamente estas marcas, pero puede ayudar a que se desvanezcan notablemente.

Es probable que las estrías no desaparezcan por completo después de que nazca el bebé. Pero deberían desvanecerse gradualmente pasando de un color rosado o morado a uno blanco y ser mucho menos notorias.

Y estas son todas las claves para evitar las estrías durante el periodo de embarazo. Esperamos que te sirvan de ayuda y puedas esquivarlas.