Cómo desmaquillarte los ojos correctamente

Cómo desmaquillarte los ojos correctamente

Cómo desmaquillarte los ojos correctamente

Maquillaje de ojos… ¡esa pesadilla!

Te habrás dado cuenta de que no hay nada más agradecido que dar un pequeño toque de maquillaje a los ojos y los labios para cambiar el aspecto de tu rostro.

Pero incluso con el mínimo, desmaquillar los ojos es una de las tareas más pesadas y difíciles.

La oferta de artículos para maquillar los ojos es enorme: prebase, base de maquillaje, polvos, brillo, sombra, delineador, rímel, cremas, correctores, etc.

Es increíble todo lo que se puede hacer en un espacio tan pequeño y los maravillosos resultados que se consiguen.

Al tratarse de una zona tremendamente delicada y con una gran movilidad (que solemos tocarnos más de lo que somos conscientes de hacerlo), los productos que se usan para mantener un maquillaje durante todo el día garantizan su durabilidad pero también son más difíciles de eliminar.

La sombra de ojos (de cualquier tipo), el delineador, la máscara para pestañas, los lápices correctores de cejas, el pegamento de pestañas (si las usas postizas)… son todos muy grasos y untuosos, para que se adhieran a la piel y al vello facial (pestañas y cejas) y se convierten en una pesadilla a la hora de dejar el cutis limpio.

Cuando te desmaquillas la zona de los ojos es la primera que debes tratar y si algún día caes en la tentación de no quitarte el maquillaje antes de dormir, deberías por lo menos retirarlo de ahí.

Los motivos para cuidar especialmente esta parte de tu cara son tanto estéticos como de salud: no se trata únicamente de cuidar la delicadísima piel de los párpados, sino de evitar problemas como infecciones oculares, orzuelos, etc.

Quitar el maquillaje de los ojos sin dañarlos

Encontrar el equilibrio entre una limpieza profunda y completa de los ojos y hacerlo sin dañarlos puede parecer una misión imposible, sobre todo en tus primeras incursiones en el mundo del maquillaje y sus misterios.

Pero no lo es: elegir el maquillaje adecuado, los productos desmaquillantes apropiados y aprender a desmaquillarte los ojos te facilitará muchísimo la tarea y la convertirá en una rutina más que en poco tiempo te dé muy buenos resultados.

Uses el procedimiento que uses es importante ser siempre muy suave y utilizar productos seguros. Los encontrarás diseñados específicamente para la zona ocular y otros genéricos que se pueden utilizar con absoluta seguridad.

Si tienes dudas sobre alguno no te arriesgues a utilizarlo antes de cerciorarte de que es totalmente inocuo.

Cuidado básico de los ojos y los párpados

Hay muchos pequeños detalles a tener en cuenta cuando usamos productos para los ojos, sean de maquillaje, limpieza o cuidado cutáneo.

  • En los ojos utiliza siempre productos específicos para esa zona: si usas un genérico tienes que saber a ciencia cierta que puede ser utilizado sin riesgo.
  • Vete introduciendo los elementos de maquillaje de uno en uno, para detectar rápidamente cualquiera que pueda producirte alergia o algún otro problema.
  • Evita los maquillajes con brillos metálicos y la purpurina porque las escamas brillantes se introducen en los ojos con cierta facilidad.
  • Evita los ingredientes agresivos, irritantes, etc. por mucho que prometan que no afectarán a los ojos ni a los párpados.
  • Si tienes una infección en los ojos (conjuntivitis, por ejemplo) o en los párpados (un orzuelo) no te maquilles bajo ningún concepto hasta que esté completamente curada.
  • Lávate muy bien las manos antes y después de iniciar el proceso de desmaquillado de los ojos (también cuando te los maquilles).
  • Utiliza instrumentos y elementos limpios, desde el algodón al agua, recipientes, toallas, etc.
  • Prepara y ten a mano todo lo que puedas necesitar.
  • Consulta la fecha de caducidad del maquillaje así como la de los desmaquillantes y deshazte de los productos caducados de inmediato, aunque te parezca que están en perfectas condiciones.
  • No caigas en la tentación de usar cualquier producto porque sea barato: es mejor que inviertas en productos de calidad (aunque eso suponga tener menos variedad de maquillaje, por ejemplo).
  • El jabón y los limpiadores no quitan bien el maquillaje de ojos y pueden darte problemas.
  • Tienes que dejar pestañas y cejas tan limpias como la piel (Cómo desmaquillar las pestañas).
  • Mantén los cosméticos limpios, bien cerrados y guardados en sitios oscuros, secos y frescos.
  • Tus cepillos, brochas, esponjas y cualquier material que uses para maquillarte tienen que estar siempre limpios (utiliza limpiadores efectivos que sean al mismo tiempo no agresivos ni irritantes).
  • No compartas tus productos de maquillaje para los ojos con nadie.
  • No pruebes ningún producto para los ojos en tiendas porque no tienes garantía alguna de las condiciones en las que está. Puedes hacer las pruebas sobre el brazo o la mano para tener una idea de los colores y las texturas.
  • Si te cuesta quitar el maquillaje no frotes, estires, arrastres ni pases una y otra vez sobre la misma zona: utiliza movimientos únicos y suaves, desde dentro del ojo hacia afuera.
  • No reutilices discos de algodón y coge uno nuevo siempre que haga falta.
  • Una vez que hayas retirado todo el maquillaje tienes que terminar con un buen limpiador, tanto en el rostro como en la zona de los ojos (Mejores limpiadores faciales).

Cómo desmaquillar los ojos y con qué

Cómo desmaquillar los ojos correctamente

Afortunadamente existen diferentes tipos de productos para desmaquillar los ojos completamente y sin riesgos, lo que te da la posibilidad de elegir según las características del maquillaje que te sueles poner, tu tipo de piel y tus preferencias personales.

Vamos a ver los más comunes y que mejor resultados ofrecen.

Como norma general, da igual el que elijas, tienes que dejarlo sobre los párpados durante varios segundos (hasta 60, dependiendo del maquillaje) para que disuelva bien todo, facilitando su retirada.

La forma en que retiras el maquillaje es importante para evitar irritar la piel o crear heridas microscópicas que se conviertan en la puerta de entrada de patógenos.

Además, un movimiento correcto evitará que estires la piel de los párpados demasiado o trabajes a favor de las arruguitas de la zona.

Extiende los productos con la mano en círculos; si usas un algodón déjalo sobre el párpado, sin extender ni frotar. Para quitarlo, haz siempre movimientos desde dentro hacia afuera, nunca de un lado a otro y vuelta a empezar.

Cambia de algodón o toallita tantas veces como sea necesario: evitarás formar un emplasto de maquillaje y desmaquillante.

Aceites desmaquillantes para los ojos

Puedes usar productos en venta con base oleosa o bien utilizar algún aceite vegetal como el de coco, que funciona muy bien y es muy suave al mismo tiempo.

Eliminan muy bien el rímel y el eyeliner resistentes al agua, descomponiendo el pigmento y las grasas que se adhieren a la piel y el pelo.

Aplícalo con un masaje suave sobre los párpados y las pestañas durante unos 10 segundos y retíralo con un disco de algodón, moviéndolo con suavidad desde el centro hacia el exterior del ojo.

Agua micelar

El agua micelar es perfecta para dejar los ojos limpios sin esfuerzo y sin frotar, pero recuerda que tiene una proporción pequeña de surfactantes: si la que has elegido te irrita cambia de marca.

Existe una variedad inmensa de aguas micelares donde elegir, para todo tipo de pieles y situaciones, incluidos los ojos delicados o sensibles.

Algunas son capaces de quitar completamente hasta el maquillaje waterproof y lo hacen con mucha delicadeza.

Pon una cantidad generosa de agua micelar en un algodón, déjalo sobre el párpado unos segundos y retíralo deslizando hacia afuera.

Desmaquillante bifásico para los ojos

Perfecto para las sombras y bases muy densas y lápices delineadores muy grasos.

Está hecho con una fase oleosa y una acuosa: el aceite impregna y disuelve el maquillaje mientras la fase acuosa trata la piel y la calma.

Para usar los productos bifásicos hay que empezar por agitarlos hasta conseguir una mezcla uniforme.

Empapa un algodón con ella y procede como ya te hemos indicado. Repite hasta dejar los ojos y las pestañas totalmente despejados.

Gel desmaquillante de ojos

Desmaquillar los ojos correctamente

Es una buena opción para los ojos más frágiles porque al no ser un producto líquido se evita la posibilidad de que penetre.

Si lo usas para quitar todo el maquillaje, extiéndelo con los dedos masajeando, déjalo actuar y retíralo.

Si vas a usarlo solo para la raya del ojo basta con que mojes un bastoncillo de algodón en el gel y lo pases por el borde del párpado, desde dentro hacia afuera. Después de unos segundos, usa un algodón para quitar el gel y el eyeliner.

Toallitas desmaquillantes para los ojos

Las toallitas desmaquillantes son un recurso puntual, no debes usarlas como sustituto de un buen desmaquillante y menos tratándose de los ojos.

Cuando lo hagas ten a mano toallitas específicas para ojos porque las que se utilizan para el rostro muchas veces tienen ingredientes irritantes y perfumes que son poco adecuados para esta zona tan especial.

Limita su uso a lo estrictamente necesario.

Pon la toallita sobre el ojo durante algunos segundos y deslízala hacia afuera con suavidad. Repite si es necesario, pero con una parte de la toallita que aún esté limpia o con una nueva.

Existen otros desmaquillantes genéricos que puedes usar también para los ojos si la fórmula es segura. Nosotros te recomendamos en ese caso elegir un agua micelar, que es tremendamente efectiva y muy amable.

Desmaquillantes opcionales

En muchos sitios te ofrecen alternativas a los desmaquillantes de ojos y la mayoría de ellas no son, ni de lejos, una buena idea.

Antes de lanzarte a usarlos echa un ojo a nuestro arículo Cómo hacer un desmaquillante de ojos casero y verás que tienes a mano muchas opciones mejores. 

Champú de bebés

Ya sabes, esos que no escuecen lo ojos.

Hay gente que los utiliza como alternativa a los desmaquillantes de ojos. Pueden servir para salir de un apuro, pero no son una buena alternativa porque siguen siendo un producto con surfactantes, perfumes y otros ingredientes que es mejor mantener alejados de los ojos.

No es lo mismo que accidentalmente te caiga un poco de agua con champú mientras te lavas el pelo que frotarte los ojos con él.

Si lo usas aclara muy bien la zona de los ojos para retirar cualquier resto de jabón y, a renglón seguido, limpia los ojos con un producto específico o con tu agua micelar favorita (¡ahí te he pillado! Si tienes agua micelar, mejor desmaquillarte con ella que con champú, incluso si es maquillaje waterproof).

Aceite para bebés

Es otro producto que mucha gente utiliza y que, al no estar hecho especialmente para la zona ocular, no debería ser el desmaquillador de ojos oficial de nadie: déjalo para un momento en el que no tengas otra opción.

No sirve cualquier aceite para bebés por mucho que sea suave para ellos. Eso significa que no les irrita, no que no esté hecho con productos que jamás deberían acercarse a los ojos, como los aceites minerales (derivados del petróleo).

Así que si vas a usar un aceite de bebés para desmaquillarte los ojos, elige uno que esté hecho con ingredientes 100% naturales y no irritantes (los perfumes o los aceites esenciales lo son).

Una advertencia: si no lo retiras completamente después puede quedarte una gran incomodidad en los ojos durante todo el día, porque las sustancias oleosas interfieren con su funcionamiento natural y tienden a entrar en los ojos.

Vaselina

Desmaquillarse los ojos correctamente

Normalmente tenemos en casa vaselina en forma de crema.

Para empezar se trata de un derivado del petróleo altamente oclusivo y muy graso.

Claro que quita el maquillaje, pero deja residuos químicos y una capa oleosa sobre la zona que obstruye los poros y puede dar lugar a que se acumule la porquería de todo tipo.

La vaselina no es fácil de quitar, así que no la uses, no es una buena idea de ninguna manera y menos para los ojos: la acumulación de grasa en los párpados puede dar lugar a la aparición de pequeños quistes blancos llamados milia.

Nos remitimos a lo ya dicho sobre el aceite de bebés y dejar grasa en el ojo.

Crema hidratante

Aunque no es un desmaquillador, y dependiendo de su formulación (que no tenga ingredientes irritantes), puede ser un recurso cuando te has quedado sin desmaquillante, pero nada más.

Las hidratantes no están diseñadas para retirar el maquillaje y menos de la zona de los ojos: retírala completamente después de eliminar el maquillaje ocular.

Errores que debes evitar al desmaquillarte los ojos

¿Ya hemos dicho lo delicadísima que es la piel de los párpados? ?

Es la más fina del cuerpo y no tiene grasa, con lo que sus defensas están muy mermadas en comparación con la piel del resto del cuerpo. Apenas tiene glándulas sebáceas, así que es una zona propensa a la sequedad.

Hay gestos que debes evitar.

Frotar, restregar, estirar, fregotear, insistir…

No podemos dejar de insistir: ¡suavidad, suavidad y suavidad!

En esta zona del rostro las cremas deben aplicarse con toque suaves de las yemas de los dedos y el maquillaje debe retirarse con la menor presión posible y casi acariciando la piel.

Si, por ejemplo, la sombra de ojos se ha quitado pero no la raya del contorno ni la máscara de pestañas, usa un bastoncillo para rematar, como te hemos indicado: lo empapas en desmaquillante y lo pasas por el borde del ojo para la raya o lo aplicas sobre las pestañas para el rímel, como si estuvieras aplicando este, es decir, desde abajo de las pestañas hacia arriba.

Otro buen truco es tener un cepillo de pestañas limpio a mano: lo mojas en agua micelar, si es necesario retiras el exceso de esta con un pañuelo de papel y lo pasas por las pestañas.

Si tu párpado tiene pliegues o arruguitas estíralo con un dedo mientras lo limpias (¡con suavidad!?) y no te dediques a frotar hasta quitar la última mota si no quieres acabar con los ojos irritados y agotados.

Usar un desmaquillante facial para desmaquillar los ojos

A no ser que se trate de agua micelar o de un desmaquillante que indique claramente que es apto también para esa parte del rostro, usar un desmaquillante genérico no es aconsejable.

Puede ser un recurso cuando no tienes otra opción, pero no es un sistema para aplicar a diario.

Utilizar el mismo algodón o la misma toallita

Si quieres limpiar una zona deberás hacerlo con instrumentos limpios, es así de simple.

El maquillaje es muy oclusivo y persistente: cuando tu algodón o toallita estén llenos de este tienes que renovarlos. El que uses para una primera pasada suele quedar demasiado sucio como para reutilizarlo.

Puedes aprovecharlos al máximo, sin duda, pero nada más.

La última pasada hazla siempre con un algodón limpio para comprobar que no queda ningún resto.

No utilices un algodón para ambos ojos: si tienes alguna pequeña infección estarás contagiándola de uno a otro.

Olvidar las cejas

Cómo desmaquillarse los ojos correctamente

Si te las maquillas tienes que desmaquillarlas también.

Los lápices para cejas suelen tener ingredientes tipo ceras que se adhieren al pelo, no son fáciles de eliminar y pueden extenderse hacia los párpados.

El truco del cepillo de pestañas empapado en agua micelar puede servirte para dejar tus cejas libres y limpias del todo.

No controlar los exfoliantes

Los exfoliantes son magníficos para muchas cosas, pero no para los ojos: si son químicos pueden irritar e incluso hacer verdadero daño; sin son mecánicos sus partículas pueden entrar en los ojos.

La norma es no acercar un exfoliante a los ojos y no tiene excepciones porque la piel de los párpados no necesita exfoliarse.

No limpiar perfectamente después de desmaquillar

Los desmaquillantes no son limpiadores: retiran el maquillaje pero no limpian la piel a fondo y es muy posible que dejen restos microscópicos en ella (aquí la excepción es el agua micelar).

Tanto la cara como los ojos necesitan una buena limpieza una vez libres de todos los afeites. La piel quedará fresca y preparada para los tratamientos faciales.

Tras la limpieza ponte siempre sérum y una hidratante, ya sea un contorno de ojos o una facial que se pueda usar en la zona (tiene que indicarlo claramente).

Share