Cómo desmaquillar las pestañas

Cómo desmaquillar las pestañas

Cómo desmaqulllar las pestañas

¿A quién no le ha pasado que por la noche, al terminar de quitarse el maquillaje y prometiéndose un merecido descanso, se encuentra con la zona de los ojos como si fuera un oso panda? Negros y pringosos.

Por culpa de la máscara de pestañas, por supuesto. Y si es resistente al agua, la pesadilla se intensifica.

Sin embargo esto no tiene por qué ser así ya que hay muchos productos fantásticos, suaves con los ojos y contundentes con el rímel, que lo eliminan del todo sin que, literalmente, te dejes las pestañas en el intento. ?

Para qué sirven las pestañas

Las pestañas son una primera línea de defensa para los ojos, ya que evitan que la suciedad, el polvo, la pelusa y otros desechos  puedan llegar a los delicados tejidos oculares.

Cuando tenemos los ojos abiertos, las pestañas atrapan residuos suspendidos en el aire, y cuando los cerramos forman una barrera casi impenetrable contra cualquier potencial agresión.

Las pestañas son increíblemente sensibles.

Compruébalo: extiende la mano y toca la punta de una de tus pestañas. No importa cuán ligeramente los toques, puedes sentirlo de inmediato.

Tocarse las pestañas también desencadena el reflejo de parpadear, que se produce para evitar que los desechos o la suciedad penetren en los ojos. Este reflejo de parpadeo es la razón por la que puede ser un desafío mantener los ojos bien abiertos mientras te pones una lentilla, te aplicas gotas o el maquillaje.

El uso de pestañas postizas de forma continuada no es aconsejable por varios motivos:

  • El pegamento que se utiliza para fijarlas a los párpados puede irritar los ojos.
  • Entorpecen y reducen la función protectora natural de las pestañas, lo que aumenta el riesgo de que entren en el ojo cuerpos o sustancias extrañas.
  • Al reducir el parpadeo aumentan las posibilidades de que los ojos se sequen.
  • Cada vez que colocas un material extraño (rímel, pestañas postizas, otros cosméticos) cerca del ojo, incrementas el riesgo de sufrir una infección ocular o alguna reacción alérgica.

Si te maquillas a diario y/o usas pestañas postizas tienes que ser muy rigurosa en la higiene de todos los productos, comprobar que no han caducado y limpiar los accesorios para aplicar el maquillaje (cepillos, brochas, esponjas, etc.) cada vez que los uses.

Que las pestañas sean un punto importante de la estética facial es un plus, pero lo principal es cuidarlas, porque la salud de los ojos depende en parte de ellas.

La máscara de pestañas y las pestañas postizas

Las máscaras son emulsiones de agua, pigmentos, aceites y ceras.

Las ceras son necesarias para lograr la adherencia y la durabilidad del producto una vez aplicado, pero complican mucho la limpieza radical de las pestañas.

Además del rímel tradicional, existe el resistente al agua (waterproof), más difícil de limpiar que el normal y del que quizá se abuse por lo cómodo que resulta: evita manchas indeseadas, no solo en la piel sino también en la ropa, y te permite estar perfecta hasta en la playa y la piscina (Cómo quitar el maquillaje waterproof).

Y para no dejarnos nada en el tintero, tenemos que contar con las pestañas postizas (ahora llamadas extensiones de pestañas), un elemento que casi desapareció de nuestras vidas pero que hace unos años volvió con fuerza.

La mayoría de las extensiones de pestañas se colocan con pinzas y un pegamento semipermanente especialmente formulado, aunque existen pestañas magnéticas  que se aplican con un delineador de ojos con diminutas partículas magnéticas.

Tanto las pestañas magnéticas como las pegadas pueden irritar la piel sensible alrededor de los ojos o entrar en el ojo y rallar la córnea si no se aplican bien.

Para evitar estas posibles complicaciones, usa pestañas postizas solo para ocasiones especiales y ponte en manos de un profesional para ponértelas.

Un efecto secundario de usar pestañas postizas a diario es que las propias pestañas van despareciendo a causa del pegamento, el peso de las extensiones y la falta de espacio para crecer.

Cómo desmaquillar las pestañas sin perderlas en el intento

Cómo se desmaquillan las pestañas

Ahora que sabes la relevancia de las pestañas en la salud ocular entenderás que es necesario cuidarlas y no solo por una cuestión estética.

Para lucir unas pestañas naturales y bonitas tienes que evitar los pegotes de rímel al maquillarlas, cosa que no siempre es fácil, así que el primer consejo es aplicar bien la máscara cuando te maquillas.

Te recomendamos tener un cepillo de pestañas y cejas para retirar con él el sobrante sobre la marcha. Si el rímel se ha secado podrás eliminar los pegotes y separar las pestañas mojando el cepillo en desmaquillante o en agua micelar, retirando el exceso de producto con un pañuelo de papel y pasándolo suavemente por las partes en las que hay rímel acumulado o las pestañas se han quedado pegadas entre sí.

Pasos para desmaquillar las pestañas

  • Lávate las manos antes de empezar.
  • Empapa un disco de algodón con el producto desmaquillador que utilices (más adelante veremos las diferentes opciones).
  • Ponlo sobre el ojo cerrado y déjalo actuar durante algunos segundos: si tu rímel es resistente al agua tendrás que esperar más. En ese tiempo el desmaquillador empieza a descomponer la máscara, a «romperla» para facilitar su retirada.
  • Puedes masajear con suavidad por encima del algodón, pero sin moverlo, con un dedo (acelerará el proceso).
  • Con un movimiento único (es decir, sin frotar ni restregar) lleva el algodón un poco hacia abajo y retíralo hacia afuera.
  • Ese primer algodón estará realmente lleno de rímel, así que deséchalo y repite la operación hasta dejar las pestañas y sus alrededores limpios.
  • No presiones mucho si no quieres llevarte algunas pestañas por delante (pero no te alarmes si de vez en cuando pasa, porque es normal que se caigan y se renueven, como el resto del pelo).
  • Frotar no mejora la eliminación del maquillaje, irrita los ojos y arranca pestañas: dejar el algodón sobre el párpado unos segundos o un minuto es lo que mejor funciona, sin irritaciones ni agresiones a tus ojos o párpados.
  • Cuando queda poco rímel pero las pestañas aún no están limpias del todo, usa un bastoncillo de algodón: mójalo en el desmaquillante y pásalo por las pestañas (no olvides las del párpado inferior) como si te aplicaras máscara, con suavidad y evitando el contacto con el ojo.
  • También puedes usar el cepillo de pestañas para un toque final: mójalo con desmaquillante y cepilla.
  • Termina aclarando la zona muy bien con agua micelar y/o con agua del grifo y aplica un limpiador específico (o, de nuevo, agua micelar) a toda la zona de los ojos para, una vez desmaquillados, dejarlos perfectamente limpios (Cómo desmaquillarte los ojos correctamente).
  • Cuando todo tu rostro esté ya desmaquillado y limpio, aplica un sérum y una hidratante para el contorno de ojos.

Qué hacer y qué no cuando te desmaquillas las pestañas

  • Utiliza una almohadilla que sea de algodón 100%.
  • No uses algodón en bolitas en vez de prensado: puede dejar hilos y pelusas en los ojos (incluso tan pequeños que no puedan verse).
  • Los productos con alcohol o perfume/aroma/fragancia no son aptos para la zona de los ojos.
  • No retires el algodón demasiado pronto: necesita entre 45 segundos y un minuto para actuar y disolver la máscara.
  • No frotes o muevas el algodón en sentido circular.
  • Evita los productos con jabón para limpiar las pestañas (excepto un agua micelar que sea apta para la zona de los ojos).
  • Las toallas de tocador son perfectas para limpiar los ojos, pero no para retirar el maquillaje.
  • No te quites el rímel con los dedos (lo más probable es que consigas arrancarte pestañas).
  • Utiliza agua micelar o un desmaquillador específico para los ojos.
  • Si usas rímel a diario o pestañas postizas sería conveniente que usaras un fortalecedor de pestañas (el de Nezeni para pestañas y cejas es maravilloso).
  • Deja el rimel resistente al agua para cuando realmente lo necesites.

Desmaquillar pestañas postizas

Desmaquillar correctamente las pestañas

No es necesario ni conveniente poner rímel en las pestañas postizas, que ya son espectaculares si necesidad de aditamentos.

Pero, por distintos motivos, hay quienes sí las maquillan.

En ese caso es vital que retires la máscara en cuanto no la necesites: hace más pesadas las pestañas; las pega entre sí y permite que la suciedad se quede atrapada en ellas; pueden ser un nido de bacterias.

  • Consigue un desmaquillador seguro y sin aceite.
  • Toma un peine de pestañas y sumérgelo en el desmaquillador, usando una toalla de papel para eliminar el exceso de líquido.
  • Peina suavemente las pestañas, permitiendo que el desmaquillante cubra bien las extensiones. El líquido disolverá el maquillaje.
  • Vuelve a peinar las pestañas para retirar el maquillaje. Repite el proceso si hace falta y asegúrate de que quedan limpias del todo. El pelo artificial no es como el natural y acumula más suciedad.
  • Cuando elimines el maquillaje, limpia suavemente las pestañas con un jabón suave y luego enjuaga con agua.
  • No uses algodón, toalla de tocador o toallitas si quieres que tus pestañas duren un buen tiempo.

Cómo elegir tu desmaquillante de pestañas

Existen productos especiales que están hechos para retirar la máscara de pestañas pero también puedes usar el desmaquillador de ojos que prefieras.

A la hora de elegir productos para los ojos es importante que no contengan ingredientes irritantes, ni siquiera si son de origen natural.

Desde luego somos totalmente partidarios de los productos naturales pero no todos valen para los ojos: ni perfumes, ni algunas esencias muy irritantes, ni ingredientes exfoliantes, etc.

Intenta que tu desmaquillante tenga algún ingrediente calmante y siempre, antes de usarlo, pruébalo, dejando pasar al menos 12 horas para comprobar que no te produce ninguna reacción.

Otra opción es hacer tu propio desmaquillante de ojos casero que te servirá también para las pestañas.

Share