Qué son los comedones y cómo eliminarlos 👎🏻💥🤫🥴

Qué son los comedones y cómo eliminarlos 👎🏻💥🤫🥴

Si te preguntas qué es un comedón la respuesta es sencilla, porque «comedón» es el nombre médico para los diferentes tipos de granos producidos por la obstrucción de los folículos pilosos y/o de las glándulas sebáceas.

Los comedones son, en realidad, simples espinillas y marcan el principio del acné.

Y el acné es ese martirio que sufren incontables cantidades de personas y que, contra todo lo que a veces creemos, no desaparece necesariamente cuando se supera la adolescencia.

A menos que seas uno de los escasísimos y afortunados seres que nunca verá un bulto en su cara, es probable que aparezcan granos en tu rostro, sin invitación previa y con cierta regularidad, al menos durante algunas épocas de tu vida.

Si te sirve de consuelo, lo mismo le ocurre al 80% de la población. 😐

Pero no todos los brotes son iguales, por lo que si puedes identificar el tipo de granos, te resultará más fácil deshacerte de él (y con suerte evitar que vuelvan a aparecer).

Existen varios tipos de acné y vamos a distinguirlos antes de entrar en materia, es decir, de conocer mejor qué son los comedones y cómo podemos eliminarlos.

Tipos de acné

Qué son los comedones y cómo eliminarlos

Por muy molesto, antiestético y hasta traumático que sea el acné en algunos casos, la buena noticia es que la mayor parte de las veces no es más que eso, una dolencia cutánea molesta y antiestética que no reviste gravedad alguna y que suele desaparecer o mejorar mucho con el paso de los años.

Hay tres tipos de acné que vamos a listar de menos a más graves.

Acné comedogénico

Es el más común y el menos grave y se manifiesta con puntos negros y puntos blancos.

Parece estar provocado por una acumulación de células epiteliales en los folículos pilosos, dando lugar a que esto se atasquen.

No suelen acompañarse con inflamación ni irritación.

Hablamos de puntos negros cuando se trata de un comedón abierto, en el que toda la suciedad del poro se expone al aire, por lo que se oxida y se vuelve negra.

Un comedón cerrado es la típica espinilla que se forma cuando hay piel sobre el poro obstruido y que puede tiene el aspecto de una simple protuberancia parecida al resto de la piel.

Aunque no son tan molestos y visibles como el acné inflamatorio, son un verdadero incordio y pueden llagar a inflamarse y empeorar, así que lo mejor es atajar el problema lo antes posible e intentar evitar que vuelvan a aparecer.

Este tipo de acné aparece preferentemente en la frente y la barbilla, pero también en la nariz y las mejillas. En raras ocasiones se da en la espalda o alguna otra zona del cuerpo.

Acné inflamatorio o papulopustuloso

También conocido como acné moderado y acné papulopustular.

Similar al acné comedogénico, se origina también cuando las células muertas de la piel obstruyen los poros, pero una vez que se mezclan con el sebo y las bacterias que hay en la piel (y que no suelen dar problemas) dan lugar a una infección.

El cuerpo activa una respuesta inflamatoria cuando hay una infección y las células inmunitarias acuden en auxilio de la piel, de ahí el enrojecimiento y la inflamación.

Se distinguen aquí dos tipos de lesiones: las pápulas, que no tienen una cabeza y las pústulas, que tienen un saco de pus blanco.

A estas últimas es a las que solemos llamar espinillas y las que tendemos a quitarnos de cualquier manera, en cualquier momento, pese a que sabemos que no deberíamos hacerlo.

Es típico de la cara, pero puede aparecer en la espalda, el cuello y el escote.

Acné nodulo quístico o acné severo

También conocido como acné conglobata.

Se caracteriza por bultos grandes y dolorosos (quistes), inflamados e infectados en ocasiones, que aparecen sobre todo por debajo de la piel, sin cabezas visibles (aunque a veces las tienen).

Tienden a agruparse e incluso, en casos más graves, a intercomunicarse por debajo de la piel, creando un complejo entramado doloroso y muy antiestético, que plantea problemas emocionales y psicológicos a quienes lo padecen.

Se presenta en el rostro, el cuello y la espalda principalmente.

Este tipo de acné tiene que ser tratado por el médico. La buena noticia es que existen medicamentos que acaban con él pero que deben administrarse bajo una estricta y continuada supervisión facultativa que incluye analíticas periódicas.

Más sobre el los comedones o el acné comedogénico

Los comedones: qué son y cómo eliminarlos

 

Si tienes esta clase de acné no hay necesidad de que te estreses y de hecho hacerlo podría empeorar las cosas, así que respira hondo. 🙄

En teoría, siempre que lo abordes de la forma correcta y tomes medidas en cuanto aparezca, deberías poder controlarlo e incluso hacerlo desaparecer… o casi.

Al menos, en teoría, porque en la práctica las cosas se pueden complicar: no todos los tratamientos funcionan para todo el mundo.

Como ya hemos visto, los comedones se presentan cuando la acumulación de las células que recubren los conductos de las glándulas sebácea o de los folículos pilosos crece demasiado, provocando una mayor producción de grasa y desechos, lo que bloquea la apertura a la superficie de la piel.

Los puntos negros se dan cuando el sebo atasca el folículo abierto y se oxidan los detritus y la melanina que se acumulan en él, y los puntos blancos aparecen cuando el folículo está completamente bloqueado por piel muerta, sebo y bacterias.

Este tipo de acné generalmente no produce inflamación y puede aparecer en la espalda e incluso en el pecho, en las zonas donde hay una mayor cantidad de glándulas sebáceas y folículos pilosos.

Se encuentran más comúnmente en la zona T del rostro, durante la pubertad y también cuando hay cambios hormonales, pero puede «atacar» a cualquiera en cualquier momento de la vida.

Causas de los comedones

Aunque ya hemos explicado cómo llegan a formarse los comedones de ambos tipos, nuestros hábitos diarios pueden contribuir de forma definitiva a empeorar o mejorar mucho la situación.

Por otro lado, hay factores que escapan a nuestro control.

  • Hormonas. Están en el origen de este tipo de acné pero no son nunca el desencadenante único. Las peores temporadas de la vida en este sentido pueden ser la adolescencia, las menstruaciones, el embarazo y la menopausia.
  • Herencia. Si en tu familia hay casos de acné comedogénico, tienes más probabilidades de acabar padeciéndolo.

Pero veamos en qué aspectos sí podemos actuar a nuestro favor:

Uso de productos grasos

Desde la hidratante no adecuada a los protectores solares, pasando por el maquillaje, el uso de productos no ya grasos, sino comedogénicos (es decir, que obstruyen los poros), como lo son los derivados del petróleo y las siliconas, entre otros, puede agravar un acné de este tipo e incluso precipitarlo.

En este sentido tienes que tener cuidado también con los productos que utilizas para el pelo y que, casi inevitablemente, entrarán en contacto con la piel de tu frente, de tus mejillas y de tu cuello, como poco.

Higiene

La insistencia en mantener una buena higiene no es nunca excesiva y no se trata solo de mantener la piel razonablemente limpia (¡ojo al exceso de limpieza! ¡puede ser peor el remedio que la enfermedad! 🤦🏻‍♀️), sino de prestar atención a otros aspectos de la limpieza que afectan directamente a la piel.

Tienes todas las pautas al respecto en Puntos negros y espinillas: mejor prevenir que curar.

Traumas

Qué es un comedón y cómo se eliminan

 

El uso de abrasivos fuertes causa la rotura de la piel y heridas que facilitan la aparición de comedones.

De la misma forma pueden actuar una limpieza excesivamente vigorosa, los productos químicos para exfoliar y la aparición de granos que no se tratan.

Déjanos sugerirte algunos de los mejores exfoliantes faciales, con los que nunca tendrás este clase de problemas.

¿Eres hombre? Entonces puede que te interese más nuestra selección de exfoliantes para hombres.

El tabaco y el sol

Aunque se ignora exactamente por qué es así, lo cierto es que estadísticamente se sabe que los fumadores y los amantes del sol son más propensos a desarrollar comedones.

Es muy posible que la razón tenga que ver con el daño al tejido elástico de la piel.

La dieta

Los expertos coinciden en que quienes llevan una dieta con un alto índice glucémico son más propensos al acné comedogénico.

Las dietas ricas en productos lácteos, alimentos procesados y azucarados, así como harinas refinadas, causarán brotes de acné debido a su incidencia en cambios hormonales  repentinos (recuerda que tienes en el cuerpo muchas más hormonas además de las sexuales, como la insulina o la tiroxina)

El estrés

Dado que se cita como causa o agravante de muchas dolencias cutáneas, hay que tomarlo en serio y buscar formas de controlarlo, reducirlo o eliminarlo.

Es importante que lo que hagas para tratarlo (ejercicio, meditación, lectura, un hobby, etc.) te guste, porque si no te causaría más estrés. 😂

Tratamientos médicos

Algunos tratamientos, ya sean hormonales o no, pueden desembocar en brotes de acné o en un empeoramiento del mismo.

Consúltalo con tu médico e indaga la posibilidad de alternativas sin esos efectos secundarios.

El toqueteo

Ya sé que no suena nada serio, pero ¿a que se me entiende divinamente? 😜

Andar todo el día toqueteando la piel, empujando los puntos negros y las espinillas, frotando, rascando, hurgando y demás, suele dar lugar al empeoramiento de la situación.

Y si vas a hacerlo de todas formas, al menos hazlo tomando unas precauciones básicas, como lavarte antes las manos y las uñas a conciencia, usar alguna herramienta ad hoc (y también bien limpia), desinfectar la zona cuando acabes y volver a lavarte manos y uñas.

No uses para desinfectar la zona productos como el alcohol.

Cómo eliminar los comedones

Comedones: qué son y cómo eliminarlos

Buenas noticias: hay muchas y excelentes opciones, tanto de venta libre como recetadas, para tratar el acné comedogénico y la mayoría son queratolíticos, es decir, tratamientos que, además de eliminar los comedones, ayudan a evitar que vuelvan a salir.

Pero empecemos con lo más básico, y verás cómo nos encontramos de nuevo con las mismas recomendaciones en muchos casos.

Limpieza facial

Imposible obviarla o restarle importancia: una buena rutina de limpieza facial, dos veces al día y con los productos adecuados puede suponer una gran diferencia para tus problemas con el acné.

Como este no es un post sobre la limpieza facial, para saberlo todo al respecto te remitimos a ¿Por qué es importante lavarse la cara dos veces al día?

Exfoliación

Es una de las mejores herramientas a tu alcance, te va a permitir limpiar a fondo los poros y al mismo tiempo estimular la renovación celular, evitando que las células epiteliales, la grasa y la suciedad puedan llegar a amontonarse y a atascar tu cutis.

¿Quieres entender bien la exfoliación y saber cómo te ayuda? No te pierdas Exfoliación facial para un cutis radiante.

Si lo que necesitas es saber cómo exfoliar correctamente tu piel, entonces te recomendamos Cómo exfoliar tu cutis para lograr un rostro luminoso.

Hidratación

No te llames a engaño: la piel deshidratada da lugar a más grasa, más acné y más problemas, porque tu propia piel intenta detener la falta de humedad produciendo más sebo para que este cree una capa sobre la epidermis que impida su evaporación.

Pero recuerda que tienes que buscar hidratantes no comedogénicos y no pierdas de vista que el uso de un sérum (aplicado antes  de la hidratante) puede suponer un impulso magnífico en la buena dirección.

Protección solar

Es increíble el daño que el sol puede llegar a hacer a la piel, y las pieles acneicas no son una excepción.

El uso de un buen protector no comedogénico evitará empeoramientos y ayudará activamente a que tus tratamientos funcionen mejor.

No olvides que muchos tratamientos para los comedones pueden hacer que tu piel se vuelva sensible a la luz solar temporalmente, con el peligro de aparición de manchas, por ejemplo.

Rutinas de vida y de alimentación

Si los alimentos procesados y refinados no te convienen, una dieta rica en vegetales frescos de todo tipo hará maravillas por ti.

Cuando tu cuerpo se vaya desintoxicando tu piel lo reflejará enseguida.

Ejercicio, relax, no tabaco, no alcohol, una ingesta suficiente de agua… son factores importantes a la hora de ir cambiando la tendencia y el aspecto de tu piel.

Antisépticos, seborreguladores y otros ingredientes y productos

Y todos ellos deberían estar incluidos en los cosméticos que utilices, desde los limpiadores hasta las cremas hidratantes.

Pero necesitas tener a mano productos que te permitan atajar el problema en cuanto asome, así como prevenirlo.

En casa hay muchos productos que te pueden servir, como el zumo de limón, el aloe vera o el bicarbonato, y en el herbolario y la farmacia encontrarás muchos otros, desde el famoso y fabuloso aceite del árbol del té hasta la clásica agua oxigenada (que hay que usar con precaución pero es un gran desinfectante).

Todos ellos suelen reducir la inflamación además de limpiar profundamente la zona de patógenos.

En Algunas recetas para hacer exfoliantes faciales caseros puedes descubrir varios productos que tienes a mano y van a servirte tanto para prevenir como para curar. 🙃

Tratamientos químicos

Qué es un comedón y cómo se elimina

Entre los que destacan los retinoides, derivados de la vitamina A.

Como ácidos que son exfolian en profundidad la piel, la limpian, estimulan la renovación celular y eliminan cicatrices, manchas, etc., de forma que tu piel recupera lustre, los brotes se van distanciando y perdiendo virulencia.

Los productos que contienen estos ingredientes se utilizan por la noche (son fotosensibilizadores) y hay que incorporarlos paulatinamente para que la piel se vaya acostumbrando a ellos, ya que son fuertes.

Los exfoliantes químicos forman parte de esta categoría y aquí también entrarían los peelings suaves, sobre los que te contamos más en Diferencias entre los peelings y los exfoliantes.

Para este tipo de acné los peelings más radicales no tienen sentido ni ofrecen una relación equilibrada entre riesgos y beneficios, porque hay métodos menos extremos para conseguir resultados más que satisfactorios.

Tratamientos médicos

Aunque el acné comedogénico no sea un problema grave, si tu caso es especialmente resistente deberías hablar con tu médico para ver si considera pertinente ayudarte durante una temporada con algún antibiótico.

Estos tratamientos están más indicados y son más efectivos para el acné inflamatorio, pero tu médico es el que mejor puede valorar si en tu caso serían útiles o no.

Tratamientos estéticos

Ya hemos mencionado alguno, como los peelings.

Normalmente no son necesarios cuando hablamos de acné comedogénico, porque los comedones no necesitan medidas tan drásticas y tampoco suelen requerir de medicina estética para reparar los estragos que dejan sobre la piel, ya que, afortunadamente, no suelen dejar rastros como cicatrices, manchas, etc.

Pero si los tienes, la medicina estética ofrece un amplio abanico de posibilidades para todos los gustos y bolsillos.

Si hemos conseguido que tengas claro que son los comedones y cómo eliminarlos, nos damos por satisfechos. Ahora, te queda a ti hacer las tareas diarias.

No pierdas de vista que el tratamiento del acné comedogénico es a largo plazo, por lo que pasarán semanas, y pueden pasar incluso meses, antes de que empieces a ver los efectos de cada tratamiento.

Tienes que ser paciente y aceptar que si tienes glándulas sebáceas hiperactivas es difícil revertir esa tendencia, y aunque puedes moderarla, eso conlleva una inversión de tiempo y trabajo constantes en el cuidado de tu cutis.

Los resultados harán que valga la pena, no lo dudes. 👍🏻😃

Share