Esponja exfoliante: qué es, cómo utilizarla y cómo elegir una

por | 05/10/2020

esponja exfoliante¿Utilizas una esponja exfoliante durante la ducha? ¿Sabes qué es y cómo elegir una? Este producto otorga grandes ventajas y beneficios a nuestra dermis. Si quieres saber cuáles son, sigue leyendo.

Para llevar un correcto cuidado de la piel no basta con utilizar una crema hidratante. Realmente, los tres pasos básicos se dividen en: limpieza, exfoliación e hidratación.

A veces, percibimos que nuestro rostro o cuerpo ha adquirido un tono opaco, apagado y “sin vida”. En estos casos es altamente recomendable que realicemos un tratamiento exfoliante.

Existen varios métodos y productos. Entre ellos, uno de los más habituales es el empleo de una esponja que cuenta con una serie de características especiales.

Si te interesa saber todas las curiosidades sobre este tratamiento, continúa leyendo. Seguro que muchos de sus efectos logran impresionarte.

Qué es una esponja exfoliante

Consiste en un instrumento similar al guante. Se utiliza para arrastrar las células muertas de la superficie cutánea. Están creadas a partir de fibras naturales o sintéticas y tienen un aspecto áspero y rígido.

Gracias a su efecto, eliminamos el exceso de grasa y nuestra dermis queda más luminosa y bonita.

Tipos de esponjas

Podemos diferenciar entre varios tipos según su textura y los materiales con los que estén elaboradas.

Las versiones naturales, las sintéticas y las de malla son muy suaves. Con su uso solo estarás extendiendo el gel por el cuerpo, pero no se realiza una limpieza profunda. Este tipo de producto es el que suele emplearse a diario en la ducha.

Las que tienen una textura porosa y áspera son perfectas para pieles normales y grasas. Gracias a su uso lograremos una exfoliación natural. La piel quedará limpia, luminosa y con un aspecto saludable.

Existen versiones que presentan una doble cara. Por un lado disponen de una textura suave, y por el otro están elaboradas a partir de celdas más amplias similares a los guantes de crin. De este modo, podrás escoger qué sensación prefieres en cada momento.

¿Las pieles sensibles pueden utilizarla?

Una persona que sufre sensibilidad sí puede emplear un producto exfoliante. Para evitar sorpresas desagradables, deberá tener en cuenta una serie de aspectos.

En estos casos recomendamos esponjas, manoplas y guantes con texturas menos ásperas y celdas más pequeñas. Debe evitarse su empleo en partes muy sensibles como el escote o las axilas.

Por otro lado, no se debe presionar demasiado la zona a tratar, y solo se recurrirá a estos tratamientos en momentos puntuales, ya que no es bueno abusar de ello.

Además, en estos casos la hidratación es fundamental. Escoge una crema que nutra intensamente para aplicarla después de la ducha.

Si consideras que este método es muy agresivo, siempre puedes recurrir a lociones específicas para pieles sensibles.

tipo esponja exfoliante

Cómo se utiliza paso a paso

A continuación, te mostramos cómo utilizar este material de forma adecuada. ¡No olvides tomar nota!:

  • Es fundamental que la utilices durante la ducha. De lo contrario podrían producirse irritaciones.
  • Aplica un poco de gel de baño sobre la esponja.
  • Realiza un suave masaje sobre la zona que deseas tratar con movimientos circulares. Puedes pasarla por brazos, espalda, abdomen, piernas, glúteos, tobillos, pies, etc.
  • Comprueba que la sensación que sientes es agradable como un masaje. En caso de que no lo sea y de que produzca dolor, cambia de esponja o utiliza otro tratamiento.
  • Enjuágate con abundante agua para eliminar los restos de gel.
  • Sécate con una toalla y aplica una crema o aceite hidratante para calmar la dermis y evitar que se produzcan sequedades.

Beneficios y ventajas de las esponjas exfoliantes

¿Aún no conoces todos los beneficios y ventajas que puede otorgar el uso de esta herramienta?:

  • Tal y como hemos mencionado anteriormente, se eliminan las células muertas. Esto se traduce en una tez más suave.
  • Aporta una mayor luminosidad.
  • Podemos utilizarla justo antes de depilarnos para evitar la aparición de vellos enquistados. Recuerda que por la zona de las axilas no debemos incidir demasiado debido a la sensibilidad que presenta.
  • Resulta muy útil para combatir y mejorar el estado de la celulitis. Además, puedes combinar su uso con un exfoliante de café. Los resultados serán increíbles.
  • Previene la aparición de los signos de envejecimiento.
  • Después de tomar el sol mejora el bronceado y lo mantiene por más tiempo.
  • Prepara nuestra piel para que otros tratamientos que se apliquen con posterioridad penetren en mayor medida.

¿Presenta algún riesgo?

Si sigues todas las pautas correctas, no debe generar ningún riesgo. Lo ideal es que la empleemos solo entre una y dos veces a la semana, dependiendo de nuestra situación.

Las personas con pieles grasas o normales pueden llevar a cabo hasta 2 sesiones semanales separadas por varios días de descanso.

Sin embargo, para aquellas cuya piel es sensible y delicada, lo recomendable es una sesión a la semana o incluso 2 sesiones al mes.

En caso de abusar de este tratamiento y no respetar los periodos de descanso es probable que se originen irritaciones, sequedad u otros síntomas adversos.

Si tienes alguna duda, acude siempre a un profesional que te asesore correctamente.

¿Dónde comprarla?

Puedes realizar la compra de este producto en cualquier tienda de cosméticos y belleza, farmacias e incluso en grandes supermercados.

Es muy importante que apuestes por una versión de calidad y que la renueves cada cierto tiempo.

Otros métodos para exfoliar la piel

Existen también otros métodos de exfoliación. ¿Te gustaría conocer cuáles son?

Lociones

En el mercado de la cosmética encontrarás miles de opciones. Te recomendamos echar un vistazo a los mejores exfoliantes corporales.

Existen dos tipos de lociones que podemos emplear:

  • Físicas. Son aquellas elaboradas a partir de unas partículas en grano cuyo grosor puede variar. Las más potentes son las que funcionan a través de sal de mar.
  • Químicas. En estos casos la textura no es rugosa, sino que actúa por medio de ácidos naturales. Para los rostros sensibles es fundamental que el producto sea bajo en dichos ácidos.

Otra opción es elaborar tu propio exfoliante casero.

Cepillado en seco

Consiste en pasar un cepillo especial para la piel por la zona que deseas tratar. En este caso, se realizará antes de entrar en la ducha.

Es un remedio muy eficaz para dejar el cuerpo y el rostro con un aspecto más liso y uniforme.

Guantes

Tienen el mismo uso que las esponjas. Podemos encontrarlos también en formato de manopla.

Hay una gran variedad de texturas que se adaptan desde las pieles más grasas a las más delicadas.

Conclusión

Uno de los productos que no puede faltar en nuestro baño es la esponja exfoliante. Este tratamiento resulta muy efectivo para lucir un aspecto más luminoso y cuidado.

Antes de invertir en un modelo determinado, examina tu tipo de dermis. A pesar de que es un producto que puede emplear todo el mundo, como has podido comprobar a lo largo del artículo, existen algunas versiones específicas para casos de pieles muy sensibles.

Esperamos que ahora que ya sabes qué es una esponja exfoliante, cómo utilizarla y cómo elegir una, comiences a probar todos sus efectos. ¡Seguro que te encantará el resultado!