Cómo hacer tónico facial casero

Cómo hacer tónico facial casero

Cómo hacer tónico facial casero

Tónico facial: qué es y cómo usarlo

Antes de ponernos manos a la obra hay que dejar claro qué es un tónico facial, para qué sirve, cómo y cuándo utilizarlo, así que vamos a ello.

El tónico facial es el paso necesario, si quieres tener la piel en las mejor condición posible, entre la limpieza y el tratamiento de la piel.

Sirve para rematar la limpieza, tonificar la piel (¡quién lo diría! ?) y prepararla para el sérum y la hidratante.

Se trata de un producto acuoso que se puede aplicar con un algodón, con las manos o rociar directamente con un atomizador, aunque es conveniente usar un algodón en cualquiera de estos casos para que todo resto de suciedad o grasa quede en este.

Tienes mucha más información en nuestro post Para qué sirve un tónico.

Lo que el tónico hace por la piel

Una de sus principales propiedades es que restablece los niveles naturales de pH del manto ácido de la piel, que se pierden con la limpieza: lo hace rápidamente y lo hace muy bien.

Retira los restos de maquillaje, grasa, suciedad o contaminación de la superficie, dejando la piel mucho más limpia y despejada.

Alisa la piel, ayuda a desinfectarla y previene la aparición de acné, granos, etc. mejorando su aspecto y devolviéndole luminosidad y vida.

Con una piel más limpia los productos que te apliques después penetrarán y trabajarán mejor.

Se aplica justo después de la limpieza, preferentemente sobre el rostro un poco húmedo y no se aclara (si lo hicieras te perderías lo mejor de tu tónico).

¿Quieres saber cuáles son nuestros favoritos? Hemos elegido los mejores tónicos y los mejores para pieles grasas.

Hacer tónico facial casero es fácil

Hacer tónico facial casero

Y lo decimos con contundencia: es fácil y las opciones son muchísimas.

Aquí te vamos a dar algunas en las que los ingredientes son los protagonistas y otras hechas para varios tipos de piel.

De esta forma tendrás más elementos de juicio a la hora de hacer un tónico que se adapte a tu piel y tus gustos, con lo que disfrutarás más de los resultados y del proceso.

Ten en cuenta que debido a que estos tónicos caseros no tienen conservantes debes guardarlos en la nevera y desecharlos después de 2 o 3 días. Por este motivo verás que las cantidades que te proponemos son pequeñas, para que no desperdicies producto.

Si quieres que te duren más tendrás que añadir algún conservante, porque los productos cuya base es el agua tienen una vida media muy corta y desarrollan crecimientos microbianos con rapidez.

Al final te daremos algunas opciones de conservantes naturales de amplio espectro y las proporciones en que debes utilizarlos.

Si estás usando un ingrediente por primera vez haz siempre una prueba sobre alguna parte de tu piel (vale la zona interior del brazo o detrás de la oreja) y espera al menos media hora para comprobar que no te irrita ni te produce alguna reacción negativa.

Cuando hablamos de una cucharada nos referimos nos referimos a una cuchara sopera y una cucharadita es una cuchara de café (o de té).

Los tónicos con ingredientes antiinflamatorios reducen las ojeras y las bolsas, además de refrescar, calmar y aliviar la piel.

Puedes empapar un algodón con tu tónico casero y aplicarlo sobre los ojos durante unos minutos para mejorar su aspecto.

Tónico facial de hamamelis

El hamamelis tiene propiedades astringentes, así que es uno de los ingredientes más utilizados para pieles grasas y mixtas, pero también es adecuado para el resto de cutis.

Es antiinflamatorio, calmante, antioxidante, cicatrizante, antiséptico y ayuda a mantener el acné a raya a la vez que reduce los poros dilatados.

Receta

  • 4 cucharadas de hidrolato de hamamelis que puedes comprar (comprueba que no contiene alcohol para evitar que reseque tu piel).
  • 2 cucharadas de jugo de aloe vera ( si tienes en casa una planta tómalo directamente de ella).
  • Unas gotas de tu aceite esencial preferido, entre 3 y 5 dependiendo del que elijas y lo intenso que sea. Sigue las indicaciones del fabricante y, en caso de dudas, empieza con una dosis baja.

Mezcla bien los ingredientes en un envase con atomizador y agita hasta obtener un líquido homogéneo.

Puedes preparar tú una infusión de hamamelis y usarla en lugar del hidrolato (espera a que se enfríe del todo), pero los hidrolatos suelen tener conservantes naturales que hacen que tu tónico dure más sin peligro de contaminación.

Tónico facial con aloe vera

Haz tu propio tónico facial casero

El aloe vera es un todoterreno para la piel y es perfecto para todas ellas.

Es muy hidratante, antiinflamatorio, refresca y calma a la vez que limpia la piel, cicatriza, regenera y desinfecta.

Prueba esta sencilla receta de tónico casero que funciona de maravilla para las pieles sensibles. Es un tónico hidratante lleno de antioxidantes que calma y refresca.

Las propiedades del agua de rosas te las explicamos un poco más adelante, en el tónico de agua de rosas.

Receta

  • 1/2 taza de agua de rosas.
  • 1/2 taza de aloe vera.

Mezcla los dos ingredientes en su envase y úsalo sobre la piel limpia. ¡Te encantará!

Tónico facial de aceites esenciales

Los aceites esenciales aportan un olor muy agradable al tónico casero, tienen propiedades magníficas para la piel y usándolos haces hasta aromaterapia.

Los resultados del producto final variarán según la o las esencias que elijas: investigando un poco tendrás un tónico a tu medida porque las hay para todos los gustos y necesidades.

Todos comparten alguna propiedades un grado u otro: son antioxidantes, antiinflamatorios y estimulantes.

Tienes que diluirlos en un aceite vegetal portador porque muchos de ellos son realmente potentes y si los usas directamente irritarán, pero diluidos hacen maravillas (en química la dosis manda).

Receta

  • 1 cucharada de agua de hamamelis.
  • 1/2 cucharadita de aceite de vitamina E, un antioxidante que mejora el acné e hidrata la piel.
  • 3 gotas de aceite esencial de geranio, ciprés o lavanda.

Puedes utilizar otras esencias, como árbol del té, lavanda, manzanilla o salvia.

Con un poco de trabajo de investigación puedes ir probando distintos aceites esenciales.

Este tónico es bifásico y tendrás que agitarlo enérgicamente antes de cada uso para mezclar bien todos los ingredientes en cada ocasión.

Tónico facial de agua de rosas

El agua de rosas equilibra el pH de la piel de forma natural y rápidamente, es muy hidratante, antioxidante, calmante, antiinflamatoria, antiséptica, limpiadora, estimulante y regeneradora.

Además, regula la producción sebácea, lo que la hace perfecta para todo tipo de piel: mejora la lubricación de las pieles secas, controla la de las grasas, iguala las mixtas y trata todas con suavidad logrando grandes resultados. No es balde es un clásico del cuidado facial desde la antigüedad (descubre por qué).

Receta

  • 1 cucharada de agua de rosas.
  • 1 cucharada. hamamelis (sin alcohol).
  • 1 cucharadita jugo de limon fresco.

Mezcla los ingredientes en un frasco, agita y ¡listo!

Tónico de vinagre de manzana

Fabrica tónico facial casero

El vinagre de manzana es limpiador, antiséptico y antifúngico, regula el pH, mejora la barrera, es antiinflamatorio y tiene propiedades exfoliantes: deja la piel lisa, uniforme y más luminosa.

La manzanilla es calmante, antioxidante, limpia muy bien la piel, regula el pH y ayuda a eliminar manchas y marcas.

En cuanto a la miel, es muy hidratante, limpia y desinfecta, exfolia y mejora las pieles maduras, aportando brillo natural.

Receta

  • 1 taza de agua destilada.
  • 1 bolsita de manzanilla para infusión.
  • 1 cucharadita miel.
  • 2 cucharadas de vinagre de manzana.

Calienta el agua hasta que esté a punto de hervir, retírala del fuego y pon la manzanilla dentro (estás preparando una infusión de manzanilla de las de toda la vida ?).

Déjala enfriar, pasa la infusión al envase del tónico, agrega el resto de ingredientes y agita.

Tónico de té verde

Famoso por sus antioxidantes, el té verde también es antiinflamatorio, calmante, antibacteriano, seborregulador, mejora las pieles con acné y la renovación celular, aportando frescura y luminosidad al rostro.

Receta

  • 1/3 de taza de infusión de té verde (prepárala como te indicamos con la manzanilla).
  • de 2 a 4 gotas de aceite esencial del árbol del té (empieza con pocas y vete subiendo la cantidad si te apetece).

Deja enfriar totalmente la infusión, añade la esencia y agita.

El aceite del árbol del té tiene un olor peculiar y algo fuerte que no gusta a todo el mundo, tenlo en cuenta. Pese a ser una esencia aparentemente fuerte es muy bien tolerada por la piel hasta el punto de que puede usarse directamente sobre esta.

A continuación te presentamos algunas recetas que te pueden servir para abordar problemas específicos.

Tónico para mejorar la piel madura

Este tónico lleno de antioxidantes ayuda a neutralizar los radicales libres y reducir el impacto del sol, la contaminación y otros factores que aceleran el envejecimiento cutáneo.

El zumo de granada, al igual que el té verde (como ya hemos visto anteriormente) está lleno de antioxidantes, es muy hidratante, mejora la oxigenación de la piel, es antiinflamatorio, elimina manchas y previene su aparición.

Este tónico refresca y mejora el aspecto del rostro, relajándolo al mismo tiempo.

Receta

  • 1/4 taza de té verde.
  • 1/8 taza de jugo puro de granada.
  • 1/8 taza de agua filtrada.

Diluye el jugo de granada con el agua a partes iguales y asegúrate de que el té se haya enfriado antes de combinar los ingredientes en una botella con atomizador.

Conservar en el frigorífico.

Tónico para piel seca

Haciendo tónico facial casero

Con este tónico las pieles secas y tirantes notarán un alivio inmediato, más flexibilidad y una gran hidratación gracias a sus dos componentes, el pepino y el aloe vera.

También servirá a las pieles grasas ya que ambos ingredientes ayudan a regular el sebo cutáneo y tienen otras propiedades muy beneficiosas para ellas. En realidad es magnífico para todo tipo de pieles, calma y refresca inmediatamente e hidrata, lo que es necesario siempre, tengas el tipo de piel que tengas y el problema que sea.

El pepino es muy antiinflamatorio (si alguna vez comes algo muy picante, olvídate del agua, el pan o la leche para aliviarte: dale un buen mordisco a un pepino crudo), hidrata y gracias a su contenido en vitaminas A y C es antioxidante, reafirmante y estimula la renovación celular.

Las propiedades del aloe vera ya las hemos descrito más arriba.

Receta

  • Un pepino rallado o triturado.
  • 3 a 4 cucharadas. de gel de aloe fresco.

Combina los dos ingredientes echando el aloe poco a poco.

Esta receta no lleva agua añadida porque el pepino es agua en un 90% y aporta suficiente, pero si después de añadir el aloe tienes un líquido más parecido al gel que a un tónico, ve añadiendo agua destilada (o algún hidrosol, si lo prefieres) poco a poco hasta lograr la consistencia deseada.

Tónico para dar luminosidad a la piel

Si tu piel está en muy buena forma, es posible que desees darle un poco de brillo.

El agua de arroz es un ingrediente simple, que está a mano y que se encuentra en muchos productos de belleza por sus muchos nutrientes y antioxidantes que penetran muy bien en la piel.

Puedes preparar fácilmente agua de arroz remojando arroz -preferentemente arroz jazmín- en agua fría durante un mínimo de dos horas y mejor si lo dejas durante toda la noche.

Receta

  • 1/4 taza de agua destilada.
  • 3 cucharadas de agua de arroz jazmín

Remoja el arroz en el agua, cuélala (preferiblemente con un colador de tela, que atrapará cualquier partícula) y úsala.

Por supuesto que puedes utilizar el agua de arroz como sustituto del agua de otras recetas aquí detalladas.

Tónico para tratar cicatrices de acné

Así se hace el tónico facial casero

No esperes milagros de este tónico: no va a hacer desaparecer todas y cada una de tus cicatrices, pero sí puede mejorar mucho el aspecto de tu piel y reducir la apariencia de las cicatrices.

Ya hemos visto las propiedades del vinagre de manzana, pero añadiremos que es astringente y te recordamos que realiza un suave peeling, ayudando a renovar las células cutáneas y eliminando, al menos en parte, las que forman en tejido cicatrizal.

Si tu piel es muy sensible puedes usarlo igualmente, pero diluyendo más el vinagre.

Receta

  • 1 cucharada. vinagre de sidra de manzana.
  • 2 cucharadas. agua destilada.

Mezcla bien y aplica sobre el rostro. El olor que puedes notar desaparece rápidamente, así que no te preocupes (el vinagre de manzana también es un gran desodorante).

Tónico para los poros dilatados

Los poros dilatados son uno de los principales quebraderos de cabeza para quienes tienen la piel grasa.

Normalmente los poros de estas pieles son mayores y eso no tiene solución, pero si se acumula grasa o suciedad en ellos sí que se dilatan, y mantenerlos despejados es el truco para evitarlo.

Un tónico con agua de hamamelis (ya hemos visto sus propiedades) te servirá, gracias a sus propiedades astringentes.

No cometas el error de aumentar la dosis de este ingrediente si no quieres tener problemas: los astringentes hay que usarlos de forma comedida para evitar el efecto rebote (cuando dejas tu piel sin grasa alguna lo que provocas es que se intensifique su producción porque la piel necesita grasa).

Receta

  • 2 cucharadas. hamamelis.
  • 3 gotas de jugo de aloe vera.

Mezcla bien y aplícalo sobre la cara limpia.

Tónico para pieles mixtas

Si tienes la piel mixta no tenemos que contarte lo complicado que es encontrar productos que la traten.

Este tónico con arándandos antioxidantes, agua de rosas y hamamelis puede ser la respuestas a tus plegarias.

El arándano además cura, cicatriza, limpia, reduce la inflamación y las manchas y tiene propiedades antienvejecimiento gracias a sus niveles de vitamina C y otros antioxidantes. También estimula la síntesis de colágeno.

Obtienes un tónico calmante que trata y regula la grasa e hidrata la piel.

Receta

  • 2 cucharadas de jugo de arándano.
  • 2 cucharadas de agua de rosas.
  • 1/2 taza de agua de hamamelis.

Tónico para reducir la hiperpigmentación

Cómo hacer tu tónico facial casero

Las manchas solares de la piel no son fáciles de erradicar, pero si estás haciendo un tratamiento para hacerlo este tónico será una herramienta más y notarás sus efectos.

El limón contiene alfahidroxiácidos (AHA) y vitamina C que aceleran la renovación celular y, en última instancia, mejoran y aclaran las manchas oscuras.

El agua de coco es suave e hidratante, muy compatible con la piel: tiene antioxidantes, limpia la piel, estimula la renovación celular, oxigena y mejora la microcirculación cutánea.

Receta

  • 1/2 limón exprimido.
  • 3 cucharadas agua de coco.

Mezcla como siempre y aplícalo sobre el rostro.

Puedes jugar con estas recetas y hacer tus propias combinaciones.

Si quieres hacer cantidades mayores de alguna de estas recetas tendrás que recurrir a un conservante.

Entre los conservantes naturales más utilizados se encuentran el Cosgard (también conocido como Geogard), el Sharomix y el Leucidal. Todos son de amplio espectro, lo que significa que sirven para mantener a raya virus, bacterias y hongos.

Se usan en concentraciones muy bajas que van desde el 0.2% al 4%: consulta con las instrucciones del fabricante y procede sin salirte de los márgenes que te indique.

Empieza con concentraciones bajas y comprueba si son suficiente o debes incrementarlas.

¿Funcionan los tónicos caseros?

Sí que funcionan y como habrás visto no son difíciles de fabricar ni caros. Pueden darte mejor resultado que los que compras, todo se reduce a lo que esperas de él.

Una de las mayores ventajas de hacer tónico casero es que controlas los ingredientes y su calidad (no escatimes en esta última).

También puede ser muy entretenido y suponer un ahorro.

Si no te decides o no te convence, compra siempre tónicos con ingredientes naturales para asegurarte el mejor cuidado de tu piel.

Share