Cómo hidratar la piel: por qué necesitas algo más que un hidratante

Cómo hidratar la piel: por qué necesitas algo más que un hidratante

Hay dos reglas de oro en el mundo del cuidado de la piel: usar un protector solar con un SPF alto religiosamente e hidratar la piel a diario.

Lo de usar un protector solar no tiene misterio: hay que aplicarlo generosamente por todo el rostro, cuello y escote cada vez que salgas de casa (sí, aunque esté nublado también). Pero lo de hidratar es un poco más complejo.

Lo que nos lleva al tema de hoy: cómo hidratar tanto la cara como el cuerpo.

Mira, tu piel está compuesta por un 64% de agua. Entonces, cuando no le das suficiente H2O, tu dermis no obtiene lo que necesita para mantenerse saludable y se descama, tira y pica.

Las líneas finas y las arrugas pueden aparecer más marcadas a medida que las células de la piel pierden líquidos. La deshidratación crónica puede aumentar la probabilidad de brotes y acné.

Además, con la deshidratación crónica, la barrera de tu piel puede romperse ya que tu cuerpo no puede producir suficientes aceites naturales como el sebo en este estado.

Pero solo beber agua no es suficiente. Veamos lo que puedes hacer para humectar mejor las preciosas células de tu piel:

Cómo hidratar la piel: 8 métodos que funcionan

Utiliza un limpiador suave

Cualquier rutina de cuidado de la piel, ya sea del rostro o del cuerpo, se inicia con la limpieza.

Si la epidermis está completamente limpia, todos los productos hidratantes que sigan podrán hacer su trabajo mejor, pues no habrá nada que les impida llegar hasta las capas interiores.

Y para hacer este trabajo es necesario contar con un limpiador que sea respetuoso con la dermis y no altere su pH.

Recomiendo que sea cual sea tu tipo de tez te mantengas alejada de los sulfatos y los exfoliantes fuertes, que son demasiado abrasivos para el uso diario.

Es probable que las personas con piel propensa a las imperfecciones o muy grasa puedan tolerar los limpiadores faciales más potentes, como los que hacen una ligera espuma o contienen ácidos alfahidroxiácidos.

Sin embargo, las secas, sensibles o incluso opacas deben usar jabones o aceites cremosos e hidratantes.

Atrapa la humedad con una crema o aceite

Y con la piel totalmente limpia y fresca es el momento de sellar toda la humedad con una crema o aceite.

Las cremas y los aceites pueden reforzar la capa de lípidos dérmicos agregando ingredientes que hidratan, nutren y reparan la función barrera, lo que evita la sequedad y deshidratación.

En cuanto al tipo de humectante o aceite (¡o ambos!) que puedas necesitar, esto te puede ayudar:

Busca ingredientes reconfortantes y suaves, como aloe vera, aceites vegetales (como el de coco, almendras, girasol o oliva), avena coloidal, ceramidas o manteca de karité. O haz tu propio aceite en casa con estas indicaciones.

En cuanto a la textura, encuentra una consistencia que funcione para ti.

Los aceites naturales (tanto para la cara como para el cuerpo) son infinitamente populares ya que ofrecen propiedades emolientes (lo que significa que suavizan y alivian la irritación) y son oclusivos.

Los oclusivos forman un sello protector sobre la epidermis para retener la hidratación y los productos aplicados debajo de ellos.

La jojoba y el argán suelen ser los aceites favoritos para la dermis, pero puedes encontrar buenas opciones en mi selección de los mejores aceites para nutrir e hidratar el cuerpo.

consejos hidratar piel

Usa agua tibia para lavarte

El agua caliente puede hacer que la piel se seque, por lo que es importante lavarse la cara o ducharse con agua fría o tibia.

Esto puede ayudar a evitar la resequedad. Este es un método especialmente importante que debes seguir cuando tienes la piel particularmente seca.

Exfolia regularmente

La exfoliación regular puede ser increíblemente beneficiosa para tu piel. Cuando no te exfolias con la frecuencia suficiente, tu epidermis acumula células muertas.

Estas células dificultan que los productos para el cuidado de la piel que aplicas después funcionen de manera efectiva. Así que retirando esa capa fastidiosa te aseguras que tu crema o aceite sea mucho más efectivo.

En general, se recomienda exfoliar una o dos veces por semana. Esto elimina todas las células dañadas sin agredir o irritar las células sanas.

Prueba con alguno de estos buenos exfoliantes y verás la diferencia.

Usa protector solar

El uso de un protector solar para proteger tu piel del sol puede contribuir en gran medida a que se mantenga hidratada.

Sin protector solar, es fácil que la piel se dañe debido a la exposición al sol y que la barrera cutánea quede comprometida.

Cuando esto ocurre, es probable que tu piel tenga dificultades para retener la humedad y deje escapar las preciosas gotitas de agua. Así que no salgas a la calle sin tu SPF 30 o superior.

Utiliza la rutina de cuidado de la piel adecuada para la temporada

Debes saber que cada temporada afectará a tu piel de una manera diferente. El clima de invierno suele ser más seco, lo que puede requerir que uses un humectante diferente al que usas durante el verano.

Tu estilo de vida y actividades también cambian a lo largo del año.

Cuando implementas la rutina de cuidado de la piel adecuada, puedes conseguir una mejor condición para tu piel. Esto a menudo significa ajustar la rutina de cuidado de la piel durante todo el año.

Bebe agua en abundancia

Decirle a la gente que beba más agua para tener una piel más saludable generalmente hace que los ojos se pongan en blanco.

Pero hay que decirlo: los estudios han demostrado que ingerir la cantidad recomendada de agua aumenta la capa dérmica, lo que hace que la piel esté más hidratada.

No existe una cantidad exacta que cada persona deba beber cada día para satisfacer sus niveles ideales de hidratación.

Así que debes escuchar las señales de sed de tu cuerpo y beber en consecuencia. Generalmente se recomienda entre 1,5 y 2,5 litros al día, pero todo dependerá de tu estilo de vida, actividad y época del año.

hidratar piel alimentacion

Come grasas saludables, proteínas y antioxidantes

Una buena piel comienza con una buena alimentación. Y, afortunadamente, hay muchos alimentos ricos en nutrientes y densos en agua que son deliciosos y fortalecen la piel.

Opta por grasas saludables como el aguacate, una amplia variedad de frutas y verduras y proteínas.

En su mayor parte, podemos obtener todos nuestros nutrientes, incluidas las vitaminas, minerales y probióticos de nuestra alimentación, y debemos apuntar a eso.

Pero seamos honestos, comer perfectamente todo el tiempo no siempre es posible, por lo que conseguir niveles óptimos a través de una dieta diaria no es realista hoy en día. Estamos ocupados y nuestras opciones dietéticas pueden fallar de vez en cuando, a pesar de nuestros mejores esfuerzos.

Para ello, los expertos también recomiendan tomar suplementos. Los más recomendados son de colágeno, ácido hialurónico, Omega 3 y antioxidantes como vitamina C, resveratrol, etc.

Bonus: 3 ideas para ir más allá

¿Buscas la humedad máxima? Entonces sigue estos consejos adicionales para potenciar la hidratación:

Mascarillas de noche

La dermis es más permeable por la noche, lo que significa que es más receptiva a los productos para el cuidado de la piel; sin embargo, eso también significa que tu piel pierde una cantidad significativa de hidratación mientras duermes.

Entonces, sí, la pérdida de agua transepidérmica es más común por la noche, pero si aplicas un cosmético más espeso antes de descansar, como una mascarilla hidratante, puedes despertarte con una piel flexible por la mañana.

Humidificadores

Un humidificador en el dormitorio puede ayudar a compensar los efectos secantes de la calefacción y evitar que la piel se seque demasiado.

Muchas veces, la piel producirá un exceso de sebo en un esfuerzo por hidratarse, lo que puede provocar más brotes.

Toallas de microfibra

Usar toallas más suaves que dejen la piel muy húmeda después de la limpieza o la ducha puede ayudar a conservar toda esa agua y mantener la piel hidratada.

Ahora ya eres una experta en hidratar tu piel: verás cómo notas los beneficios en muy poco tiempo.

Share