Mejores aceites desmaquillantes 🪔😃🥑🍇

Mejores aceites desmaquillantes 🪔😃🥑🍇

Siendo el aceite un elemento presente en la cosmética desde tiempos inmemoriales, hace relativamente poco que se han vuelto a poner «de rabiosa actualidad».

Los aceites forman parte de las fórmulas de muchos productos, pero ha sido en las últimas décadas cuando se han empezado a utilizar casi sin mezclar o siendo la parte más importante y cuantiosa de los mismos.

Entre ellos destacan los aceites desmaquillantes, que han demostrado ser una de las mejores opciones para retirar el maquillaje con facilidad, de una forma muy efectiva y sin alterar ni dañar la piel.

Si estás pensando en usarlos, o ya lo haces y quieres elegir el mejor producto para ti, aquí te dejamos los que, a nuestro juicio, son algunos de los mejores aceites desmaquillantes que hay en el mercado y algunos de los más conocidos y afamados.

Tienes el INCI de todos ellos (la lista de ingredientes), una información muy valiosa a la hora de elegir los productos de belleza, y un análisis de cada aceite desmaquillante, con sus ventajas y sus posibles inconvenientes (por ejemplo, la inclusión de ingredientes poco aconsejables o peligrosos).

Si no te decides por el aceite, te dejamos al final otra opción, una alternativa que nos parece magnífica en todos los aspectos.

PURE SKIN FOOD Bio-Cleansing & Detox Oil Calendula Lavender

PURE SKIN FOOD Bio-Cleansing & Detox Oil Calendula Lavender 

Haz click aquí para ver disponibilidad

INCI:

Calendula Officinalis Extract, Olea Europaea Fruit Oil, Prunus Armeniaca Kernel Oil, Simmondsia Chinensis Seed Oil, Persea Gratissima Oil, Rosa Canina Seed Oil, Rosmarinus Officinalis Leaf Extract, Parfum, Linalool,  Limonene, Citral, Geraniol.

Este aceite limpiador y desmaquillante arranca su lista de ingredientes con el extracto de caléndula, lo que significa que es el que está en mayor proporción: piel calmada, hidratada, curada, regenerada, con más defensas y más firme.

Sigue una lista de aceites vegetales de propiedades increíbles para la piel: en de oliva, el de albaricoque, de jojoba, de aguacate y de rosa silvestre.

Piel más elástica, con refuerzo antioxidante, más limpia y relajada.

Un combo perfecto para cuidar cualquier tipo de cutis, reforzado por el extracto de romero, con conocidas propiedades antisépticas y antiinflamatorias, entre otras.

No contiene conservantes pero sí perfume añadido que, como todos los ingredientes, es de origen natural, lo que no significa que no pueda irritar, así que deberías probarlo antes de empezar a usarlo, tanto en la piel como en la zona de los ojos.

Lo que nos gusta de este aceite es que limpia la piel en profundidad, despejando los poros y evitando que se infecten.

Es perfecto para pieles grasas, sensibles y/o con acné, pero también para las más secas, que se benefician de sus efectos calmantes y de sus aceites, ricos, nutritivos pero no comedogénicos.

Sus reguladores de la producción sebácea garantizan una paulatina recuperación del equilibrio de la grasa en cualquier cutis.

Hidrata y relaja, ayudando a eliminar y evitar la aparición de brotes de acné, granos, etc.

Para usarlo basta con que lo extiendas por el rostro con un suave masaje, lo dejes actuar durante algunos segundos (más tiempo si tienes que quitarte maquillaje y más aún si tu maquillaje es resistente) y lo retires con agua, con algodón o con un paño de tocador.

Si tu piel es muy seca no lo enjuagues y limítate a usar algodón para retirar el posible exceso de producto, o bien, si tienes maquillaje, aclara y haz una última limpieza sin aclarar.

Deja que la piel lo absorba por completo antes de seguir con tu rutina de cuidado cutáneo.

El envase oscuro y el aplicador de bombeo son dos aciertos: el producto está protegido de la luz y es muy fácil obtener la cantidad necesaria sin desperdiciar producto.

Tiene muy buenos resultados hasta con maquillajes waterproof y el de los ojos, que suele ser más difícil de retirar satisfactoriamente.

Es vegano y su olor es suave y fresco.

Lo encontrarás en formato de 100 y de 50 ml, a un precio más elevado que muchos otros aceites limpiadores, pero ten en cuenta que cunde mucho.

SO’BiO étic Précieux Argan

SO’BiO étic Précieux Argan

Haz click aquí para ver disponibilidad

INCI:

Glycerin, Isopropyl Palmitate, Helianthus Annuus Seed Oil, Caprylic/capric Triglyceride, Aqua, Argania Spinosa Kernel Oil, Sucrose Laurate, Benzyl Alcohol, Mauritia Flexuosa Fruit Oil, Parfum, Linalool, Limonene, Tocopherol, Benzyl Salicylate, Sodium Hyaluronate.

Un aceite desmaquillante antiedad que contiene ácido hialurónico, pero en el último puesto de la lista de ingredientes, lo que significa que es posible que esté en proporciones más bien escasas.

Por lo demás, pese a denominarse aceite desmaquillante, lo cierto es que la fórmula tiene una base acuosa y cuenta con algunos emolientes, como la glicerina y el palmitato de isopropilo,  que tienen propiedades hidratantes y humectantes.

Los triglicéridos (Caprylic/capric Triglyceride) reparan, hidratan y mejoran la aplicación del resto de ingredientes.

El aceite de girasol y el de argán son los que dan sentido al este limpiador, hidratando, reparando, nutriendo la piel y protegiéndola, al tiempo que aportan antioxidantes.

El extracto de burití repara y regenera la piel al tiempo que aporta activos antioxidantes, calmantes y antiinflamatorios.

Conservantes en proporciones escasas, perfume añadido y fragancias derivadas de los ingredientes vegetales rematan esta receta minimalista pero efectiva.

Aplícalo sobre el rostro con los dedos, excepto en la zona de los ojos, que debes aplicarlo con un disco de algodón.

Una vez que haya actuado, descomponiendo el maquillaje y/o la suciedad, retíralo con agua: comprobarás que se convierte en un fluido lechoso fácil de eliminar y que consigue arrastrar incluso el maquillaje más denso o resistente.

Como te aconsejamos siempre, pruébalo antes de empezar a usarlo.

Está dermatológicamente testado y es no comedogénico, adecuado para todas las pieles, aunque las grasas pueden encontrarlo demasiado untuoso.

No te fíes de la primera impresión, porque en contacto con la piel se vuelve bastante más ligero, así que usa poco producto de entrada y repite si ves que necesitas más.

El aplicador resulta muy cómodo y funcional.

El envase contiene 150 ml y el precio es bastante asequible.

Avril Organic Cleansing Oil

Avril Organic Cleansing Oil

Haz click aquí para ver disponibilidad

INCI:

Helianthus Annuus Seed Oil, Polyglyceryl-4 Oleate, Sesamum Indicum Seed Oil, Prunus Amygdalus Dulcis Oil, Tocopherol, Parfum, Limonene.

Y vamos con otro aceite aun más minimalista en su formulación: aceites, un emulsionante, vitamina E como conservante, perfume añadido y fragancia.

Aceite de girasol, de sésamo y de almendras dulces conforman este limpiador y desmaquillante especialmente concebido para pieles secas y sensibles pero que es apto para todas, ya que es no comedogénico y retira muy bien tanto la suciedad como el maquillaje.

Su contenido en antioxidantes, activos calmantes, antiinflamatorios, regeneradores, hidratantes y protectores de la piel lo convierten en una apuesta segura a la hora de limpiar el rostro de forma muy eficiente pero sin agredirlo.

Es perfecto incluso en la zona de los ojos, pero, como contiene perfume, deberías probarlo antes.

Pontélo y masajea la piel, espera unos segundos para darle tiempo a que actúe y retíralo con agua o con un paño húmedo.

Tiene un cierto efecto emulsionante cuando se agrega agua, lo que permite retirarlo con facilidad y hace que no queden restos grasos sobre el rostro, aunque sí una agradable sensación de piel nutrida.

Se presenta en un envase de 100 ml, a un precio razonable. Cunde, así que ten cuidado al usarlo porque no tiene dosificador y tienes que controlar tú la cantidad para no excederte y malgastar producto.

Weleda Aceite Facial Calmante con Almendras

Weleda Aceite Facial Calmante con Almendras

Haz click aquí para ver disponibilidad

INCI:

Prunus Amygdalus Dulcis Oil, Prunus Domestica Seed Oil, Prunus Spinosa Flower Extract.

¿Eres definitivamente minimalista?

¡Entonces este aceite desmaquillante es el tuyo!

Dos variedades de aceite -almendras dulces y hueso de ciruela- y extracto de la flor del endrino.

Sin conservantes y sin perfume añadido, está testado dermatológicamente y es hipoalergénico (siempre que no tengas alergia a alguno de sus ingredientes, claro).

Una mezcla rica en ácidos grasos insaturados que nutre y enriquece la piel.

Es un producto pensado para pieles secas, sensibles y reactivas que crea una película protectora cuya labor se aprecia sobre todo en invierno, aislando la piel de los elementos y sus consecuencias.

Es perfecto para mejorar las barreras cutáneas deterioradas y sin defensas.

Contiene antioxidantes, hidrata, relaja y reafirma la piel, calma las irritaciones y las inflamaciones, es antiséptico y muy delicado con el cutis.

La piel recupera elasticidad, un aspecto jugoso y obtiene un plus de aislamiento cuando lo necesita, pero sin ingredientes oclusivos.

Está indicado para la zona de los ojos cuando otros aceites desmaquillantes resultan irritantes o demasiado densos.

También puedes añadir algunas gotas a tu hidratante en invierno para mejorar la protección cutánea y añadir un extra nutritivo a tu piel.

Basta con unas pocas gotas extendidas por el rostro previamente humedecido para retirar la suciedad.

Para limpiar totalmente el maquillaje extiéndelo con un disco de algodón, dejándolo reposar, sobre todo en los ojos, durante unos segundos y procediendo luego a retirarlo con suavidad y sin frotar.

El envase contiene 50 ml y no es de los más baratos, pero sus resultados y la poca cantidad que hay que usar en cada ocasión hacen que dure mucho: sus usuarios creen que vale el dinero que cuesta.

No tiene aplicador pero recuerda que solo necesitarás algunas gotas, no te eches un chorro de aceite si no quieres despilfarrarlo.

Caudalie Huile de Soin Démaquillante

Caudalie Huile de Soin Démaquillante

Haz click aquí para ver disponibilidad

INCI:

Helianthus Annuus Seed Oi, Polyglyceryl-4 Oleate, Caprylic/Capric Tryglyceride, Ricinus Communis Seed Oil, Prunus Amygdalus Dulcis Oil, Vitis Vinifera Seed Oil, Tocopherol, Parfum.

La verdad es que da gusto ver una fórmula como esta en una marca tan conocida y aclamada como Caudalíe.

La única pega que se le puede poner es la inclusión del perfume. Por lo demás, una receta impecable en cuanto a la calidad de los ingredientes.

Aceites, un emulsionante (Polyglyceryl-4 Oleate, Caprylic/Capric Tryglyceride), tocoferol (vitamina E) como antioxidante, tanto para la fórmula como para la piel, y el perfume.

Así se consigue un aceite limpiador suave y lleno de propiedades antioxidantes, hidratantes, protectoras, calmantes y que cuidan y regeneran la barrera cutánea.

Esta marca tiene como insignia el uso de productos derivados de las uvas, y aquí tenemos aceite de semilla de esta fruta, rico en antioxidantes, en ácidos grasos y con capacidad para regular la producción sebácea.

Es un limpiador no comedogénico que retira muy bien el maquillaje y puede usarse en la zona de los ojos, en principio sin problemas.

Como contiene perfume, lo mejor es probarlo antes para tener la certeza de que no te irrita.

Se aplica sobre el rostro seco mediante masaje y se elimina añadiendo agua, momento en el que el aceite emulsiona, facilitando la limpieza y la retirada del maquillaje y la suciedad acumulada.

No deja residuos grasos y está probado dermatológica y oftálmicamente.

Se puede adquirir en un envase único con 150 ml a un precio por encima de la media, pero que compensa por lo que da de sí el producto y los resultados obtenidos.

El aplicador ayuda a controlar las dosis y no desperdiciar el producto.

Kanebo Sensai Silky Aceite Limpiador

Kanebo Sensai Silky Aceite Limpiador

Haz click aquí para ver disponibilidad

INCI: 

Paraffinum Liquidum, Triethylhexanoin, PEG-20 Glyceryl Triisostearate, Aqua, Parfum, Citrus Aurantium Dulcis Peel Oil, Prunus Amygdalus Dulcis Oil, Squalane, Panax Ginseng Root Extract, Tocopherol, Argania Spinosa Kernel Oil, Acetyl Glucosamina, Hydrolyzed Silk, Phenoxyethanol, Alpha-Isomethyl Ionone, Citronellol, Geraniol, Hexyl Cinnamal, Limonene, Linalool.  

Si hablamos de marcas de prestigio, Kanebo está entre las mejores, lo que demuestra que la inversión en marketing vale la pena: sus fórmulas son de todo menos naturales y recomendables.

Dan resultado, indudablemente, o no podrían vender todo lo que venden, pero basta con empezar a leer el INCI de este aceite limpiador para saber que no es de lo mejor del mercado.

El primer ingrediente es la vaselina líquida, un derivado del petróleo absolutamente oclusivo, que no aporta ningún beneficio a la piel pero sí aparenta ser hidratante, ya que crea una película plástica imposible de sortear, así que retiene la humedad de la piel… y cualquier otra cosa, incluyendo el sebo natural y las toxinas que la dermis va expulsando durante el día.

También se incluye perfume, en este caso entre los primeros ingredientes, lo que aumenta las posibilidades de que irrite tanto la piel como los ojos.

En la fórmula se introducen elementos destinados a mejorar las sensaciones tanto olfativas como de textura que no suponen ningún beneficio para la piel y que pueden resultar irritantes y/o tóxicos, como el Alpha-Isomethyl Ionone, un perfume sintético cuyos efectos duran más que los de los perfumes naturales.

Es una pena, porque el resto de ingredientes son magníficos: aceites como el de almendras dulces y el de argán, que nutren, hidratan, calman y ayudan a la piel.

En cuanto al aceite de piel de naranja dulce, tiene propiedades muy beneficiosas, como ser antiséptico, antioxidante, hidratante, exfoliante, limpiador, estimulante…

Añade un aroma muy grato pero puede producir fotosensibilidad cutánea, así que asegúrate de retirar completamente el producto de tu rostro o bien deja el uso de este desmaquillante para la noche.

El escualano, un derivado estable del escualeno, se suma a los aceites incrementando la hidratación, la elasticidad y la protección de la piel.

El ginseng hidrata, mejora la elasticidad y firmeza del cutis, calma y protege.

Todo suena muy bien, pero no olvidemos que va con la vaselina, ingrediente altamente untuoso y difícil de retirar que deja una película sobre la piel, aislándola del exterior.

Con la vaselina la piel está aparentemente más suave, pero lo cierto es que esa sensación no tiene por qué corresponder con el estado real de la dermis.

No es un producto recomendable para la zona de los ojos.

Elimina bien todo tipo de maquillaje y, como ya hemos dicho, las sensaciones que deja son estupendas: para eso está pensado.

Se utiliza extendiéndolo sobre la piel, dejando que actúe unos segundos, en función del tipo de maquillaje, y retirándolo con abundante agua o un paño húmedo.

El envase contiene 150 ml, tiene un aplicador muy funcional y su precio está claramente por encima de la media: se paga la marca.

Kiehl’s Midnight Recovery Botanical Cleansing Oil

Kiehl’s Midnight Recovery Botanical Cleansing Oil

Haz click aquí para ver disponibilidad

INCI:

Ethylhexyl Palmitate, Zea Mays Germ Oil, Isopropyl Myristate, Caprylic/​Capric Triglyceride, Polyglyceryl-10 Dioleate, Polyglyceryl-6 Dicaprate, Oenothera Biennis Oil, Polyglyceryl-2 Oleate, Squalane, Coriandrum Sativum Seed Oil, Phenoxyethanol, Lavandula Angustifolia Oil, Isopropyl Lauroyl Sarcosinate, Dicaprylyl Ether, Dicaprylyl Carbonate, Geranium Maculatum Oil, Rosmarinus Officinalis Leaf Oil, Linalool, Tocopherol, Citronellol, Geraniol, Limonene, Glycine Soja Oil, Glyceryl Stearate Citrate. 

Si tenemos que poner algún «pero» a esta fórmula es la cantidad de emulsionantes que contiene y que ocupan los primeros puestos de la lista, y la aparición del fenotiexanol entre los ingredientes activos.

Aclaremos que no hay nada malo en los emulgentes usados, más bien al contrario, pero la abundancia de estos reduce el espacio para los activos: se consigue un efecto suavizante e hidratante, sin duda, pero es muy posible que, además, se logre un gran ahorro en ingredientes más caros.

En cuanto al fenotiexanol, es un conservante que puede ser irritante e incluso tóxico. Normalmente no plantea problemas porque se utiliza en cantidades nimias, estando su uso limitado a un máximo del 1%.

Lo que nos da una pista importante: el resto de ingredientes que le siguen en el INCI están en proporción del 1% o menos.

Así que, o hay mucho fenotiexanol o muy poco del resto de activos.

Tanto los aceites y el escualano como las esencias usadas suman beneficios como la hidratación, protección, mejora de la tersura, asepsia, limpieza, reducción de la inflamación, la irritación y la grasa.

Como desmaquillante trabaja muy bien incluso a la hora de quitar el maquillaje de los ojos y el resistente, pero para la zona ocular deberías probarlo, siempre por si acaso.

Es muy fluido, lo que significa que puede «escaparse entre los dedos»: aplícalo inmediatamente.

Extiéndelo por el rostro, dale un poco de tiempo para actuar y retíralo emulsionándolo con agua o con una toalla de tocador empapada en agua tibia.

No deja sensaciones grasas ni tirantes.

Es no comedogénico, apto para todas las pieles y de uso nocturno.

El envase oscuro lo preserva de la luz y el aplicador es cómodo y eficaz.

Lo puedes comprar en formato de 150 ml por un precio elevado en comparación a otros desmaquillantes.

Biotherm Biotherm Biosource Total Renew Oil

Biotherm Biotherm Biosource Total Renew Oil

Haz click aquí para ver disponibilidad

INCI:

Aqua, PEG-8, Lauryl Betaine, Sodium Laureth Sulfate, Hexylene Glycol, Sodium Chloride, PEG-120 Methyl Glucose Dioleate, Sodium Cocoamphoacetate, P-Anisic Acid, Citric Acid, Decyl Glucoside, Tetrasodium EDTA, Sodium Benzoate, Butylene Glycol, Linalool, Limonene, Capryloyl Salicylic Acid, Citronellol, Laminaria Saccharina Extract, Vitreoscilla Ferment, Zinc Sulfate, Zea Mays Oil, Prunus Armeniaca Kernel Oil, Passiflora Edulis Seed Oil, Oryza Sativa Bran Oil, Pyridoxine, D-Tocopherol, Ascorbyl Palmitate, Sodium Hydroxide, Parfum, Ci 19140, Ci 17200

Biotherm es otra marca prestigiosa y muy asociada a la limpieza facial.

Lo primero que llama la atención en esta lista de ingredientes es la cantidad de tensoactivos en primera línea, seguidos por conservantes.

Los aceites y extractos aparecen al final de la lista, entre aditivos, fragancias, perfume y colorantes.

A ver, seguro que limpia: tiene surfactantes (tensoactivos) suficientes para hacerlo.

Que sus activos aporten grandes beneficios resulta menos seguro.

Y contiene ingredientes como el Trisodium EDTA, muy contaminante, bioacumulativo, tóxico, irritante y situado antes que los aceites y extractos.

No es el único agente contaminante de esta fórmula que no se priva del Sodium Laureth Sulfate, una sustancia a la que han renunciado incluso muchas marcas convencionales y nada naturales, porque es muy irritante, puede resultar tóxico y resecar la piel a medio y/o largo plazo. También está en los primeros puestos de la lista de ingredientes… sin comentarios.

La marca habla de una «mezcla de aceites vegetales» y el agua Life Plankton, exclusiva de la marca y que limpia y nutre la piel.

Cuenta con ingredientes hidratantes, exfoliantes, calmantes y regeneradores, pero, insistimos, no están entre los primeros ni entre los segundos.

Es muy denso y algo difícil de extender, nada que ver con la textura de un aceite.

Tienes que tener cuidado con los ojos y con los labios, porque no sabe muy bien y no termina de ser efectivo con las barras labiales más resistentes.

En los ojos, por la cantidad de ingredientes jabonosos e irritantes, puede escocer bastante: pruébalo.

Una vez extendido por el rostro, deja que descomponga el maquillaje y retíralo con agua: en cuanto mojes un poco la piel se convertirá en un producto espumoso (de ahí la cantidad de surfactantes) fácil de eliminar.

Puede con el maquillaje waterproof, limpia bien y no deja la piel grasa ni tirante, pero puede que te reseque… o puede que no, ya sabes que cada piel tiene sus cosas.

Si buscas un aceite desmaquillante la textura de este producto no es aceitosa ni ligera, sino más bien untuosa y algo pringosa hasta que lo emulsionas con agua.

No es la mejor fórmula, desde nuestro punto de vista, ni estaría entre nuestras primeras opciones. Le sobran cosas como tantos tensoactivos, aditivos y, desde luego, los colorantes.

El envase es generoso, con 200 ml, pero no es barato precisamente.

Tiene un aplicador cómodo y necesitarás dos o tres dosis para desmaquillar tu rostro, como mínimo.

Una alternativa fantástica a los aceites desmaquillantes

Conoces, aunque solo sea de oídas, el agua micelar, sí o sí, porque es un producto que se ha puesto muy de moda y se vende muchísimo.

Nos entusiasma porque sirve para todo y no necesita aclarado (al menos no cuando está bien formulada).

Entre las aguas micelares, la de Nezeni, Agua Micelar Sin Aclarado Todo en 1 nos parece una alternativa excelente: desmaquilla y puede con todo, limpia, tonifica, hidrata y cuida cualquier piel.

No tiene perfume añadido, es hipoalergénica, está testada dermatológicamente y tiene los conservantes justos, por lo que caduca a los dos años de envasada, lo que es toda una garantía.

¡Ahí lo dejamos!

Por qué utilizar un aceite como desmaquillante

Mejores aceites desmaquillantes

¿Aceite para desmaquillar y limpiar el rostro? Aunque la idea puede parecer contraria a la intuición, limpiar tu rostro con la mezcla adecuada de aceites vegetales puede tener beneficios sorprendentes.

Cada día la suciedad, el maquillaje, la contaminación y otras impurezas se «pegan» a nuestra piel, y es imperativo limpiarla a diario, dos veces mejor que una, por la mañana y por la noche.

Un aceite de limpieza facial es una forma muy suave de disolver toda la grasa de la piel que se ha mezclado con microorganismos, maquillaje, células muertas y otros desechos de su rostro sin eliminar los aceites cutáneos propios y necesarios, ayudando a equilibrarlos.

Los aceites eliminan los compuestos oleosos sin agredir ni irritar, cuidando y protegiendo la piel.

Cómo funciona un aceite desmaquillante

El concepto del método de desmaquillado con aceite tiene sus raíces en uno de los principios más básicos de la química, «los compuestos similares se disuelven entre sí».

Para retirar la grasa de la piel el agua no vale, así que tienes que usar algún tipo de jabón… o un aceite facial. 🙃

Los jabones suelen ser alcalinos y afectan negativamente al pH de la piel. Además, los normales tienden a resecar la piel y eliminar su sebo de una forma muy radical.

Los aceites son lipofílicos (¡evidenetemente! 😜), lo que significa que atraen o son atraídos naturalmente por cualquier sustancia oleosa, incluyendo el exceso de grasa cutánea y los ingredientes que se encuentran en la mayoría de los maquillajes.

Disuelven toda la grasa del rostro, sin importar su procedencia, y la sustituyen por una capa oleosa limpia y nutritiva que no tiene por qué ser oclusiva ni siquiera para las pieles más grasas.

Son muy efectivos con el maquillaje de ojos, de labios y con el resistente al agua.

Qué pasa si mi piel es grasa o mixta

Pues que puedes encontrar en los aceites desmaquillantes la respuesta a muchas de tus necesidades, un aliado inesperado y una solución a muchos problemas.

Un aceite limpiador correctamente formulado y no comedogénico se adhiere a las impurezas de la superficie sin obstruir, retirando la suciedad sin resecar la piel, lo que en las pieles grasas podría dar lugar al efecto rebote.

Si eliminas la grasa de tu piel, como es necesaria, tu organismo reaccionará buscando la protección que esta proporciona y enviando señales de incrementar su producción: ¡ahí tienes el rebote!

A medida que la piel se seca produce más grasa, como mecanismo de defensa para equilibrar la pérdida de humedad. y estará atrapada en un círculo vicioso.

Cuando le proporcionas una «buena grasa» tienes el efecto contrario: la piel se relaja y reduce la  producción de sebo.

No todos los aceites desmaquillantes y limpiadores son iguales

Que una marca llame a un producto suyo «aceite desmaquillante» no significa que sea realmente un producto a base de aceites y que no contenga ingredientes potencialmente dañinos en uno u otro sentido.

Es importante verificar la composición de los desmaquillantes que vamos a comprar.

Tengas el tipo de piel que tengas, elimina de tu vida los derivados del petróleo, como la vaselina o la glicerina de origen mineral, que funcionan pero no cuidan la piel y al cabo del tiempo pueden ser muy perjudiciales.

Un aceite limpiador bien formulado contiene la proporción adecuada de aceites naturales de tipo astringente y aceites acondicionadores naturales.

Aceites astringentes

Los mejores aceites desmaquillantes

Los aceites de naturaleza astringente contraen temporalmente la epidermis (la capa más externa de la piel) al reducir el flujo sanguíneo, lo que ayuda a minimizar la aparición de arrugas y líneas finas y a «encoger» los poros dilatados.

Esto los convierte en una buena opción a la hora de formular un limpiador para pieles grasas, pieles mixtas o incluso pieles secas, utilizando cantidades más pequeñas.

Algunos aceites que se incluyen en esta categoría son el aceite de ricino, el de argán, el de avellana y el aceite de semilla de uva.

Aceites acondicionadores

Son una elección maravillosa para todo tipo de piel.

Calman la piel y la mantienen hidratada mientras normalizan la producción de grasa, mejoran el aspecto de la piel envejecida y con aspecto cansado,  proporcionando humedad y nutrientes.

Un aceite de limpieza facial necesita aceites hidratantes y acondicionadores que sean ligeros y tengan un índice comedogénico bajo, como el de girasol, el de cáñamo, el de jojoba o el de oliva.

A la hora de la verdad los aceites definitivamente comedogénicos son pocos y pueden aparecer incluso en una fórmula para pieles grasas si lo hacen en cantidades pequeñas.

Cómo utilizar un aceite desmaquillante para el rostro

Ten en cuenta que los aceites limpiadores son excelentes para eliminar el maquillaje y también son fabulosos para quienes no usan maquillaje.

Incluso una cara sin maquillaje se ensucia al final del día con sustancias grasas.

Lávate las manos y sécalas bien. No mojes tu cara.

Empieza por los ojos, extendiendo el aceite con los dedos o bien con un disco de algodón, dando un ligero masaje y esperando para que el aceite empiece a mezclarse con el maquillaje y a descomponerlo.

Después de un minuto (el tiempo varía según el tipo de aceite y de maquillaje), retíralo con un algodón limpio o, mejor aún, con un paño de algodón mojado con agua tibia.

En el rostro procede igual, masajeando durante un minuto. El calor del masaje acelera la mezcla con el maquillaje y abre los poros, facilitando su limpieza.

Deja actuar al aceite durante otro minuto, aplica el paño mojado en agua templada entre 10 y 20 segundos -el calor suave mejora la limpieza profunda- y retíralo sin arrastrar ni presionar

Hay quienes prefieren usar las manos mojadas para masajear la piel. A medida que lo haces, el aceite se volverá de un blanco lechoso según vaya emulsionando con el agua y puede ser necesario volver a humedecer las manos varias veces.

Es posible que tengas que repetir la operación si tu maquillaje es muy persistente, para dejar la piel verdaderamente limpia.

Si no frotas, la suciedad desaparecerá pero tu piel quedará con una película protectora e hidratante que mejorará la elasticidad y te protegerá.

Una vez tengas la piel limpia, haz un último aclarado con agua fría, para tonificarla y sécate con una toalla limpia, sin frotar.

Pros y contras del aceite como desmaquillante

Los aceites no solo aportan grasa, también hidratan, calman la piel, protegen y mejoran el efecto barrera, combaten la inflamación, tienen activos antisépticos, antioxidantes, limpiadores, seborreguladores… son muy completos.

Entre sus ventajas, como hemos visto, está la de retirar el maquillaje y la suciedad sin alterar la piel ni eliminar el sebo natural tan necesario.

Normalmente no irritan los ojos y dejan el cutis suave pero no pringoso.

De sus inconvenientes destacamos que algunas pieles, cuando empiezan a usarlos, pasan por un período de adaptación en el que parece que todo va a peor.

Si aguantas una o dos semanas empezarás a cosechar los beneficios de este tipo de tratamiento.

Algo que resulta muy molesto cuando no eliminas bien los aceites de los ojos es que enturbian la vista e incomodan mucho el parpadeo, porque las pestañas superiores e inferiores tienden a pegarse.

Una buena estrategia es terminar la limpieza en esa zona con un poco de agua micelar.

Sin ser una cura milagrosa para los problemas de la piel, un buen aceite limpiador con ingredientes hidratantes y calmantes es una forma natural de limpiar y/o desmaquillar equilibrando la producción de sebo, tonificando, nutriendo y mejorando la piel en un único paso bastante sencillo y que no lleva demasiado tiempo. 👍😉

Share