Cómo abordar las primeras arrugas: consejos para prevenirlas y eliminarlas

Cómo abordar las primeras arrugas: consejos para prevenirlas y eliminarlas

A todos nos llega antes o después: las primeras arrugas en el rostro. Es natural que ocurra pero debes saber cómo reconocerlas, ¡aunque mejor si las previenes y tardan más en llegar!

El paso del tiempo se muestra con las arrugas, tu dermis empieza a arrugarse por el envejecimiento natural, aunque claro, esto es algo que puedes prevenir siempre y cuando sepas cómo hacerlo.

Si ya tienes líneas finas podrás reducir su aspecto si tienes en cuenta nuestros consejos, pero también lograrás prevenir que te salgan más.

Sigue leyendo para conseguir un rostro más terso y joven por más tiempo. Las primeras arrugas no serán un problema para ti porque las tendrás controladas.

Los signos de las primeras arrugas

No aparecen de un momento a otro, se van formando con el tiempo, pero sí es posible que te des cuenta cuando ya se ven claramente en el rostro.

Esas líneas molestas comienzan a salir en la frente, el entrecejo, y los contornos: tanto de labios como de ojos. Aquí te dejamos una recomendación para disimular las arrugas del código de barras del labio superior.

Con el paso del tiempo y la falta de cuidados, también notarás que aparecen en el cuello y escote. En ese momento, las mejores cremas antiarrugas para el cuello y el escote te vendrán de lujo.

Verás pequeñas marcas y líneas por diferentes zonas de tu cara. Pueden comenzar a aparecer a partir de los 30, aunque hay personas que tienen el rostro liso hasta pasado los 40 y otras que con 25 ya las tienen.

Todo dependerá de tu genética, pero también de los cuidados que le des a tu cutis diariamente.

No hay una edad establecida para que salgan las primeras arrugas y son varios los factores que influyen… Pero lo que está claro es que si no te cuidas, aparecerán antes.

Es habitual que aparezcan sobre todo cuando los niveles de elastina, colágeno y ácido hialurónico disminuyen.

Comienzan a disminuir a los 25 años pero es a los 40 cuando llegan al mínimo y por eso, sin un cuidado adecuado, las arrugas comienzan a ser más prominentes.

Si no eres consciente de esto, es posible que no te cuides lo suficiente y que el proceso de envejecimiento se acelere más de lo que te gustaría.

El tiempo como factor predominante

El tiempo es el factor predominante en cuanto a la aparición de las primeras arrugas ya que la dermis está expuesta a los factores ambientales que pueden provocarlas antes de tiempo.

Pero si además mantienes una mala alimentación, duermes mal, tienes malos hábitos como fumar o beber alcohol, vives con estrés constante, te expones al sol sin una protección adecuada… todo esto hará que se acelere el proceso de envejecimiento prematuro.

No es demasiado tarde para un buen cuidado

No es demasiado tarde ni tampoco es nunca demasiado pronto para empezar a cuidar el cutis y que así tu piel se mantenga joven y tersa. Solo tienes que poner un poco de tu parte para obtener buenos resultados.

Es importante que sigas unas rutinas de limpieza y cuidado diarios. Deberás seguirlas estrictamente tanto por la mañana como por la noche.

Cómo prevenir las primeras arrugas

La hidratación es fundamental para prevenir las primeras arrugas y también para mantener la cara con un aspecto mucho más saludable.

Además, la protección solar es imprescindible y deberás aplicarte un buen producto de este tipo como prioridad cada mañana.

Sigue una buena rutina de cuidado facial

Es algo fundamental, así que no debes pasar un día sin seguirla. Es la forma más sencilla y barata de disfrutar de un cutis saludable.

Para ello deberás limpiar tu rostro como primer paso y mantener un cutis libre de impurezas.

Después puedes aplicar mascarillas y exfoliantes faciales. Ambos productos te ayudarán a tener un cutis totalmente limpio, hidratado y nutrido. Podrás despedirte de las células muertas y regenerarás la epidermis.

Eso sí, recuerda no hacerlo más veces de la cuenta para evitar sufrir irritaciones innecesarias.

Después deberás acabar la limpieza con el tónico facial. Se encargará de cerrar los poros y también de preparar a tu piel para el resto de cosméticos que recibirá.

El serum y la crema que uses a continuación serán mejor si son productos de acción antiedad, así atacarán directamente esas líneas molestas y reducirán su tamaño considerablemente.

La crema hidratante es el último paso por la noche y el penúltimo durante el día, pero no te puede faltar porque sellará los activos del contorno y del serums para que aún sean más potentes. Escoge una que sea antiedad y que se adapte a tu edad y al estado de tu piel.

Aquí tienes una ayudita: las mejores cremas para las primeras arrugaspara la zona del código de barras, prueba estos productos.

El último paso durante el día será la protección solar de SPF 50+. Tendrás que aplicarlo siempre antes de salir al exterior.

Recuerda que es fundamental no solo para protegerte, si no también porque así, al evitar que los rayos solares te dañen, los cosméticos que tienes puestos continuarán haciendo su trabajo eficazmente.

Protege tu dermis facial de los rayos solares

La vitamina D es esencial para mantener una buena salud dérmica. Una exposición controlada al sol es importante para mantener unos niveles óptimos, pero una exposición excesiva a los rayos del sol provocará un envejecimiento prematuro y también que te salgan arrugas antes de lo esperado.

Por eso, debes tomar el sol pero con conciencia. Deberás ponerte un protector solar adecuado a tu tipo de piel. Además, por cada dos horas que pases expuesta al sol, deberás renovar la crema protectora.

En la actualidad existen muchos productos que te servirán para proteger tu rostro e incluso que te sirva como base de maquillaje y que cuando renueves el producto, no te lo estropee. Encuentra uno de buena calidad, como los que te recomendamos aquí, y aplícalo todos los días.

Recuerda que tienes que aplicarlo en tu rostro como último paso de tus rutinas faciales. Así te asegurarás de que está siendo efectivo y que tu dermis está protegida todo el tiempo.

Lleva una vida sin estrés

El estrés hace que generes demasiada hormona del cortisol. Si bien es cierto que tener un poco de estrés no es malo y puede llegar a ser hasta bueno para ti, cuando se mantiene en el tiempo se puede convertir en veneno puro para tu salud y para tu piel.

Cuando sufres de estrés continuado se verá reflejado en tu rostro porque tendrás un cutis envejecido antes de tiempo. Es mejor que lleves una vida calmada, donde la relajación sea prioridad. Te sentirás mejor por dentro y se verá por fuera.

Puedes realizar meditación, yoga, hacer ejercicio moderado… cualquier actividad que te proporcione bienestar emocional será bien recibida para conseguir alejar al estrés de tu vida para siempre.

Date masajes faciales

Solo necesitas 5 minutos extra por la mañana y otros 5 por la noche antes de ir a dormir. No te quitará mucho tiempo y los beneficios son enormes.

Para hacerlos solo tienes que dar pequeños masajes en la zona de la frente, entrecejo y contornos (ojos y labios). Hazlos de manera circular para activar la sangre del rostro y que se te vea un aspecto mejorado.

Con los masajes diarios te darás cuenta que tu cutis empieza a tener un mejor aspecto con las arrugas atenuadas y además, evitarás que te salgan más en el futuro.

Duerme bien

Dormir bien y descansar todas las horas que tu organismo necesita es fundamental para tener una buena salud mental y física. Además, se verá reflejado en tu piel.

Cuando no descansas lo que necesitas se te verá un rostro apagado, cansado… Incluso puedes comenzar a tener serios problemas de salud física y mental si tu descanso no es el óptimo.

Por eso, ten presente que deberías dormir de 7 a 9 horas de descanso ininterrumpido cada noche.

Así, tu organsimo podrá reiniciarse correctamente, tendrás la mente más despejada y una mejor salud física que se plasmará en una piel más radiante.

No bebas alcohol ni fumes

Beber alcohol y fumar son malos hábitos que debes dejar de lado cuanto antes… además de ser muy nocivos para tu salud, también son malas opciones si quieres tener una tez cuidada.

Son hábitos autodestructivos que es mejor que los destierres de tu vida en caso de que los lleves a cabo con asiduidad.

Estos hábitos deshidratan la piel y harán que se envejezcan antes de tiempo. Pero es que además, acelera la destrucción del colágeno, la elastina y el ácido hialurónico. Tendrás una dermis y un cabello con un aspecto más reseco.

Lee más: Qué son las arrugas de expresión y cómo tratarlas

Lleva una buena alimentación

La alimentación es fundamental para que de esta manera puedas nutrir, hidratar y cuidar tu cuerpo de dentro hacia fuera.

Por eso, no podrán faltarte alimentos que sean antioxidantes, con vitaminas, minerales y con los nutrientes necesarios para tu salud.

En este sentido, las frutas y sobre todo los cítricos son necesarios, las hortalizas (como el tomate), las verduras (de hoja verde), frutos rojos, aceite de oliva, pescado, carne, huevo, leche, frutos secos… deberán formar parte prioritaria de tu dieta

Todos estos alimentos permitirán que tengas el organismo bien nutrido y que esa buena salud  se refleje tanto en tu estado anímico, como físico, y por supuesto también, en la salud dérmica.

Tendrás un rostro mucho más saludable y joven.

Share