La mejor rutina de cuidado de la piel a los 50 años

¿Quieres descubrir cuál es la mejor rutina de cuidado de la piel a los 50 años? En este caso, no te pierdas los consejos que revelamos a continuación.

Cuando llegamos a esta franja de edad nuestro cutis comienza a experimentar grandes cambios. A partir de los 30 se produce una disminución de la producción de colágeno, y con los 50 años las arrugas y signos de la edad tienden a acentuarse si no tomamos medidas para evitarlo.

Es fundamental que durante este periodo se preste especial atención a la calidad de los cosméticos que aplicamos. Cuanto más naturales y respetuosos sean, mejor. Además, debemos seleccionar tratamientos adaptados a nuestra edad y tipo de piel.

No recomendamos optar por soluciones drásticas que pongan en peligro nuestra salud cutánea. Manteniendo un buen cuidado del cutis y atendiendo a determinados factores, lograremos retrasar los signos de envejecimiento y disfrutar de un aspecto más joven y cuidado.

Cuáles son los problemas de la piel a los 50 años

¿Conoces los problemas de la piel a los 50 años?:

  • Las arrugas se profundizan, por lo que se vuelven más visibles. Eliminarlas por completo es muy complicado, por no decir imposible, pero sí podemos evitar que aparezcan con tanta intensidad o reducir su visibilidad al máximo.
  • La piel se vuelve de una tonalidad opaca y pierde su luminosidad.
  • Se reduce la firmeza y la elasticidad. Esto ocurre especialmente en el cuello, la frente y la línea del mentón.
  • Es el momento en el que aparece la menopausia, por lo que se generan cambios hormonales importantes que pueden provocar una menor hidratación.

Cómo debe ser la rutina de cuidado de la piel a los 50

Esta es la rutina facial que debes mantener cada día:

Limpieza

Comienza el día con una buena limpieza del rostro. Lava la cara con agua fría para activar la circulación. A continuación, sécate con una toalla sin ejercer presión.

Recuerda que aunque no estés maquillada es fundamental que limpies el rostro para eliminar la suciedad acumulada. También deberás hacerlo de noche, justo antes de dormir. En este caso, puedes aplicar agua tibia junto con un limpiador facial suave.

Sérum

Muchas usuarias admiten que prescinden del sérum en sus rutinas de cuidado. Este tratamiento tiene una textura muy ligera y potencia los resultados de cosméticos que apliquemos con posterioridad.

Selecciona un suero facial que sea apto para tu tipo de piel y cuya función principal consista en frenar la aparición de arrugas. Los mejores ingredientes para este caso son antioxidantes, colágeno y retinol.

Crema hidratante

Es un básico que jamás ha de faltar en tu neceser. Con la pérdida de estrógeno se produce un desequilibrio respecto a la testosterona, por lo que sufrirás una mayor deshidratación.

Como consecuencia, la tez se vuelve seca y áspera. Emplea una crema hidrante tanto de día como de noche. Presta atención a que sus componentes sean naturales y de calidad.

Protección solar

¿Sabías que la piel tiene memoria? Con ello nos referimos a que si años atrás has abusado de las exposiciones solares, es probable que ahora aparezcan manchas en la piel.

Utiliza a diario una crema protectora con SPF no inferior a 30. Debe proteger de los rayos UVA y UVB. Lo mejor es optar por versiones de filtros físicos elaboradas a través de minerales como el óxido de titanio, el óxido zinc, mica, talco o el óxido de hierro.

Puede que estas lociones resulten más densas que las convencionales, pero, sin duda, son más seguras y eficaces.

Exfoliantes

Haz un tratamiento de exfoliación una o dos veces por semana. No te recomendamos emplear exfoliantes de granos gruesos. A esta edad lo mejor es emplear versiones enzimáticas para eliminar las células muertas y permitir una mayor oxigenación de la piel.

Contorno de ojos

La zona de alrededor de los ojos es una de las primeras en mostrar los signos de la edad. También es frecuente sufrir bolsas u ojeras.

Utiliza un contorno de ojos para tener una mirada más joven y bonita.

Mascarillas faciales

Pon una mascarilla facial al menos una vez a la semana. Es un buen método para mimar tu cutis y para conseguir alisar el rostro y aportarle frescor y suavidad.

Otros factores a tener en cuenta

Además de la rutina de cuidado facial, deberás tener en cuenta ciertos factores que pueden perjudicar el estado de tu piel:

  • Alimentación. Mantén una dieta sana y equilibrada. No consumas productos ultraprocesados, pero tampoco optes por llevar una dieta drástica que no aporte a tu organismo los nutrientes que necesita.
  • Hidratación. Bebe pequeños sorbos de agua durante el día.
  • Muévete. Sal a caminar o realiza algo de ejercicio.
  • Utiliza una cosmética natural. La aplicación de sustancias químicas genera irritaciones, rojeces, descamaciones e incluso da pie a la aparición de enfermedades cutáneas.
  • Descansa bien. Intenta dormir al menos entre 7 u 8 horas al día.

Consulta también nuestra rutina de cuidado de la piel a los 40.

Conclusión

Aunque es cierto que a partir de cierta edad algunos problemas del rostro tienden a agravarse, podemos mantener un aspecto más joven si cuidamos nuestros hábitos y mimamos nuestra piel.

Esta es la mejor rutina de cuidado de la piel a los 50 años. Recuerda apostar siempre por una cosmética de calidad y natural, y mantén un estilo de vida saludable.

Share