Tip: Cómo hacer un serum facial casero muy fácil

Tip: Cómo hacer un serum facial casero muy fácil

Son cada vez más las personas que apuestan por la cosmética casera huyendo de los químicos e irritantes. Si también eres de esas personas que prefieren crear sus cosméticos, te vamos a hablar sobre cómo hacer un sérum facial casero.

Un sérum es un cosmético que es necesario para tener un cuidado facial completo y para conseguir un rostro rejuvenecido y sobre todo, saludable. Aquí te dejamos un artículo con más información por si quieres saber qué es y cuál es su función concreta.

Normalmente tiene un precio elevado a pesar de ser un cosmético relativamente pequeño por su composición. Contiene ingredientes concentrados y de calidad para que, gracias a sus moléculas pequeñas penetren en la dermis y actúen desde dentro hacia fuera. ¿Podrás conseguirlo con una versión casera?

Sérum casero vs sérum comercial

Claro que sí, se puede. Es más, si lo haces bien puede ser igual de eficaz, aunque eso sí, tardará más en darte resultados porque su composición es diferente.

Un sérum comercial está fabricado en un laboratorio por expertos y contiene una composición pensada exclusivamente por y para el cuidado dérmico y para darte resultados en poco tiempo.

Un cosmético casero es más lento en dar resultados porque su composición es casera. Está hecho con ingredientes naturales, pero que puedes encontrar fácilmente en tu despensa, por ejemplo.

También es importante que lo guardes en la nevera para que las propiedades duren más tiempo en buenas condiciones. De esta manera te podrá durar una semana más o menos.

Pasado este tiempo, es mejor que deseches el producto que no has gastado y que hagas otro nuevo. Para intentar no desperdiciar sustancia, lo mejor es hacer poca cantidad e ir haciendo a medida que se te vaya agotando.

Hacer una sustancia acorde al uso de una semana (sabiendo que se debe usar por la mañana y por la noche en tus rutinas) y cuando se acabe hacer otro.

Al principio es normal que lo hagas siguiendo el ensayo y el error, pero al poco tiempo sabrás exactamente la cantidad exacta que necesitas y podrás hacerlo sin equivocaciones.

Deberás ser constante no solo en su aplicación, si no también en su creación cada semana. Si no estás dispuesta a hacer esto, entonces es mejor que te decantes por el cosmético comercial.

El sérum para hacer en casa

Como estarás pensando, la ventaja principal de hacer un cosmético casero es que está hecho con ingredientes totalmente naturales. Su fórmula sale de tu despensa o de ingredientes fáciles de conseguir y no hay un solo compuesto que no sepas exactamente cuál es.

Este producto tanto casero como comercial te puede ofrecer grandes beneficios a nivel dérmico porque es un potente humectante e hidratante. Junto con unas buenas rutinas de limpieza y cuidado facial podrás conseguir resultados excelentes.

Tu cutis estará más saludable gracias a sus activos concentrados. Por supuesto, debes preocuparte porque los ingredientes sean de calidad y que se adapten a tus necesidades concretas de la piel.

Garantizado: 5 serums faciales para mujeres de 40 años: mi recomendación

El sérum casero que te vamos a facilitar más abajo, está pensado para que se adapte a tu piel independientemente del tipo que sea y además, para que lo puedas hacer fácilmente y con ingredientes sencillos de encontrar.

Si cuando uses el cosmético te das cuenta de que hay algunos que no te funciona o que no te va bien, solo tendrás que cambiarlo por otro que se adapte a ti. De esta manera tendrás buenos resultados en poco tiempo.

Es fundamental que los ingredientes en tu cosmético casero sean capaces de penetrar y absorberse rápidamente. Si tienes arrugas, manchas, líneas de expresión, rojeces, dermis reseca… o quieres evitar que ocurra, este cosmético es para ti.

Las cremas suelen tener un 15% aproximadamente de ingredientes concentrados, nada que ver con hasta el 70% que consiguen tener los sérums. Solo con este dato ya te puedes hacer una idea de la eficacia de un producto frente al otro.

¿El sérum puede sustituir a la crema hidratante? ¡Ni mucho menos! Son dos productos que se complementan y se potencian entre sí, por lo que para un cuidado completo de tu rostro, necesitarás usar ambos dentro de tus rutinas.

Escoge siempre los mejores ingredientes

En cualquier cosmético, tanto comercial como casero, los ingredientes que contenga en su fórmula será lo que marcará la diferencia. Será lo que te diga si realmente es efectivo o no en los resultados que te pueda ofrecer.

En este caso, el sérum facial casero que te vamos a proporcionar contiene ingredientes que te irán bien porque se adaptarán a tu tipo dérmico.

Es importante recordar que en ningún caso se deben utilizar ingredientes que tengan un origen dudoso porque podrían perjudicar gravemente tu salud dérmica.

Tanto en cosmética natural como comercial, opta siempre por ingredientes totalmente naturales y huye de los químicos o los irritantes.

Nunca utilices ingredientes de los cuales no sabes su origen o tienen un origen dudoso. Apuesta siempre por la calidad… cuando haces un sérum casero siempre te saldrá más económico que comprarlo hecho.

El problema está en que tienes que emplear de tu tiempo y esfuerzo para hacerlo. Sopesa qué es lo que funciona mejor con tu personalidad y estilo de vida.

Si decides hacerlo es importante que tengas un recipiente adecuado para guardar la sustancia que realices y también para que lo dispenses bien.

Lo ideal es que contenga un dosificador en gotero o airless para extraer el producto fácilmente sin comprometer a la sustancia y que ésta pueda mantener sus propiedades el mayor tiempo posible.

El sérum que te vamos a facilitar no es un producto elaborado en un laboratorio, porque si así fuese deberías contar con material profesional y un protocolo estricto de manipulación.

Aunque no es el caso, sí es necesario que extremes las medidas higiénicas y que todos los utensilios que utilices estén limpios y bien desinfectados.

Es más, si puedes usar guantes de látex para realizar el cosmético aún sería mucho mejor porque así, evitarás que las posibles bacterias que puedas tener en la mano caigan en la sustancia que vas a realizar.

Esto te interesa: Como hacer suero con acido hialurónico en casa

La constancia es la clave del éxito

Una vez que tengas tu cosmético casero fabricado, que lo guardes en la nevera y no lo uses habitualmente no te servirá de nada. Es importante que lo uses de manera constante cada mañana y cada noche.

Porque cuando te aplicas productos de belleza la constancia es la clave del éxito. Es la única forma de que seas capaz de saber si realmente ese cosmético te da buenos resultados en pocas semanas o si por el contrario, no te ofrece ningún cambio y tendrás que cambiar unos ingredientes por otros.

En un sérum casero, para comenzar a ver resultados necesitarás por lo menos entre 8 y 12 semanas de uso constante para empezar a valorar si te sirve o si ha sido una pérdida de tiempo, esfuerzo y dinero.

Piensa que los sérums comerciales son eficaces en menos tiempo porque antes de sacarlos a la venta han hecho estudios y ensayos clínicos para corroborar que son eficaces. Por lo que, un cosmético de confianza y de calidad comercial, debería mostrar resultados entre las 2 y las 8 semanas de aplicación constante en tus rutinas.

Si con tu cosmético casero solo te lo aplicas cuando te acuerdas, tampoco te servirá de nada. Todo tu esfuerzo no habrá servido para nada y te decepcionarás con el producto. Pero en este caso, no sería culpa del producto si no más bien, de tu falta de constancia.

Lee más: Cómo aplicar el sérum

Cuando el cosmético casero cambia

Si tienes guardado tu cosmético casero en la nevera y te das cuenta de que cambia su textura, tiene un olor diferente o incluso el color se ha vuelto extraño, entonces no lo uses y deséchalo directamente.

Es posible que se haya deteriorado y que si lo usas pueda perjudicar tu dermis e incluso provocarte reacciones. Esto puede ocurrir sobre todo porque un cosmético casero al pasar los días va perdiendo propiedades y por lo tanto, se deteriora.

En este sentido, el uso de un cosmético comercial es más seguro y práctico porque sabes que tiene uno o dos años de buen estado a pesar de que lo abras.

Si eres de los que prefiere la comodidad y no hacer un cosmético casero, entonces es mejor que si compras un sérum facial vayas a lo seguro.

Compra uno que tenga buena calidad, buenas referencias, que se adapte a ti y que te ofrezca resultados asegurados. Estas son nuestras recomendaciones si eres mujer y estas otras si eres hombre.

En cambio, son lo tuyo es hacer tu propio cosmético casero, entonces sigue leyendo porque te vamos a dar la receta que tanto llevas esperando.

Receta para el sérum facial casero

Vas a comprobar como puedes hacer tu sérum facial casero de la manera más fácil que te puedas imaginar. Nada más que lo tengas hecho, deja que se enfríe un par de horas en la nevera antes de usarlo.

Podrás usarlo tanto para el tratamiento de los signos de envejecimiento, como la prevención o simplemente para tener un rostro bien cuidado. Es ideal tanto para hombres como para mujeres de cualquier edad, ¡adelante!

Qué necesitas

  • 10 ml de aceite de jojoba
  • 10 gotas de aceite esencial de manzanilla
  • 5 gotas de aceite esencial de lavanda
  • 5 gotas de aceite esencial de árbol de té
  • 10 mil de aceite de argán
  • 1 ml de glicerina líquida
  • 2 cápsulas de vitamina E
  • 1 bol de cristal
  • 1 embudo
  • 1 cuchara de madera
  • 1 frasco con un dosificado en gotero

Cómo realizar la receta

Por orden de lista, comienza a verter las sustancias en un bol de cristal. Cuando los tengas todos introducidos remueve con la cuchara de madera hasta que veas que están todos los ingredientes bien mezclados unos con otros.

Después, pon el embudo sobre el frasco abierto y vierte la sustancia en el interior del mismo sin que se derrame. Cierra el recipiente y guárdalo en la nevera.

Es tan fácil como acabas de leer. No necesitas mucho tiempo y los ingredientes que no tengas en casa son fáciles de conseguir en cualquier herbolario.

Aquí te dejamos otra recomendación: Cómo hacer un serum casero de vitamina C

Así que, ahora que ya sabes cómo hacer un sérum facial casero, ¿prefieres hacerlo o comprarlo?

Share