Qué es y cuál es la función del serum

Qué es y cuál es la función del serum

Si nunca antes has usado un sérum nunca es tarde para comenzar. Quizá no lo hayas usado aún porque no seas consciente de la importancia que tiene, por eso debes saber qué es y para qué sirve el sérum. Así entenderás por qué debes aplicarlo desde ya en tus rutinas de cuidado facial.

Este cosmético, si es de buena calidad, tendrá ingredientes naturales y de calidad, y además, todos ellos estarán bien concentrados para darte una eficacia excelente.

Sus activos, al estar tan concentrados penetrarán más en la piel y actuarán más rápido que cualquier otro cosmético aunque tengan los mismos objetivos.

Habitualmente, este tipo de cosméticos ayudan a hidratar, nutrir, rejuvenecer y mantener una dermis flexible y bien cuidada. Si necesitas renovar tu rostro para paliar los signos del envejecimiento, entonces debes entender por qué tienes que poner un sérum en tu vida.

Porqué no debe faltar un sérum en tu rutina

Este cosmético debe formar parte de tus rutinas diarias, pero todos los demás cosméticos son igual de importantes para conseguir buenos resultados.

Como buen humectante e hidratante, retendrá y te ayudará a tener un rostro con humedad y que de esta manera, sea más complicado que los signos del envejecimiento lleguen a ti.

Aunque también puede tener un efecto de relleno o de volumen del rostro, para dejártelo más listo y con un aspecto más saludable y firme. Sobre todo, es importante evitar que el rostro de deshidrate con el paso del tiempo, porque esto es lo que haría que las arrugas y líneas de expresión apareciesen antes de lo previsto.

Por eso, no hay una edad fija para comenzar a usarlo. Puedes usarlo como prevención por ejemplo, a partir de los 25 años o como tratamiento más adelante en tu vida, en caso de que no lo hayas usado anteriormente.

Es a partir de los 25 años cuando el colágeno y la elastina naturales de tu organsimo comienzan a deteriorarse y ralentizar su producción. Cuando se llega a los 40 años los niveles están bajo mínimos y por eso la piel comienza a arrugarse y a mostrar signos de envejecimiento.

El suero, junto con unas buenas rutinas de cuidado facial serán tus mejores aliados. En tus rutinas deberás seguir un paso a paso importante, sin saltarte ninguno y siendo consciente que todas las partes son igual de importantes. Recuerda que debe ser mañana y noche:

  • Limpia tu rostro con un limpiador
  • Usa una mascarilla o exfoliante (solo dos veces por semana y que no coincida un producto con el otro en las rutinas de un mismo día)
  • Aplica tu tónico facial
  • Pon tu contorno de ojos de confianza
  • Usa tu suero facial
  • Aplica tu crema hidratante
  • No te puede faltar tu crema solar siempre que salgas de casa

Si quieres saber cómo aplicarlo de forma correcta, descubre cómo hacerlo aquí.

Qué es un sérum

Aunque ya sabes cuándo debes usarlo, no tiene sentido que compres un producto sin saber exactamente qué es.

Por eso, antes de nada, descubre qué es y por qué lo necesitas. Un sérum es un producto concentrado que gracias a sus pequeñas y potentes moléculas penetran en la dermis hasta las capas más profundas para ser eficaz.

Lea diferencia que tiene el sérum con por ejemplo las cremas, es que las últimas se quedan en la superficie pero no penetran hasta las capas profundas de la piel. Los sueros tienen activos que son más potentes y eficaces que los que existen en las cremas.

Pero no pienses que un producto sustituye a otro, porque en realidad, se complementan y son igual de necesarios.

Además, el orden en que te lo aplicas también es fundamental. El sérum siempre debe ir antes que la crema hidratante, porque ésta última al aplicarla crea una barrera que evita que los activos del suero se evaporen y sigan trabajando eficazmente.

Eso sí, entre la aplicación del sérum y la crema es buena idea esperar un minuto para que los activos del suero comiencen a trabajar en tu dermis.

Descubre en este enlace cómo hacer una versión casera de este cosmético.

Los ingredientes del sérum

Por supuesto, como con cualquier otro cosmético, los ingredientes de este tipo de productos son esenciales porque serán los que nos indiquen si realmente un producto merece la pena o no.

La etiqueta de los ingredientes te indica si un sérum es de calidad o si en realidad, es mediocre.

Sin unos ingredientes correctos un producto no servirá de nada e incluso, si contiene químicos o irritantes, puede llegar a ser perjudicial para la salud dérmica de las personas.

Es importante que contenga pocos ingredientes, cuantos más tenga, más baja la calidad al contener menos concentración cada uno de sus activos.

Existen diferentes tipos de sueros y los ingredientes van a acorde a ello: a los objetivos dérmicos que quieres conseguir. Por ejemplo, están los que son antiedad, otros que son hidratantes, otros que tratan el acné y las dolencias dérmicas del rostro…

En definitiva, debes fijarte exactamente en qué te puede ayudar un sérum para escogerlo y valorar si se adapta a tus necesidades o no.

Escoge uno que se adapte a tus necesidades

Cuando vayas a comprar un sérum no te vale cualquiera. Es importante tener en cuenta tu tipo de piel pero sobre todo, las necesidades dérmicas que tienes. Por ejemplo, si el sérum que escoges tiene retinol, solo lo podrás usar por las noches y durante el día deberás usar otro diferente.

Si quieres uno que sea antioxidante o revitalizante, no podrá faltarte la vitamina E o la C y éste lo puedes usar por la mañana.

Aquí tienes la explicación más detallada de porqué deberías usar un serum con vitamina C.

En cualquier caso, fíjate antes de comprar un suero que esté indicado para tu edad, para tu tipo dérmico y para los objetivos que quieres conseguir en tu cuidado de piel.

Para qué sirve

Ahora que ya sabes qué es un sérum y cómo escoger uno, antes de hacerlo entiende mejor para qué sirve exactamente y si lo que ofrece este producto se adapta a ti. En realidad, sí se adapta a ti porque es necesario para el cuidado dérmico.

Todo el mundo debería incluir un suero en su vida porque es el cosmético que complementa una buena rutina facial. Si solo te limpias el rostro y aplicas crema hidratante, no estarás consiguiendo apenas nada. Y si solo lavas tu rostro con agua y jabón, ¡no estarás cuidando tu rostro correctamente!

Es un producto pensado para el tratamiento dérmico, los más vendidos son los que tienen función antiedad edad y los que pueden tratar problemas concretos de la piel del rostro.

El beneficio de que gracias a sus pequeñas moléculas penetren hasta las capas más profundas es lo que permite que tenga tanto éxito puesto que los resultados son excelentes… siempre y cuando escojas un producto de calidad.

Por supuesto, para que un sérum (al igual que otro cosmético) te dé buenos resultados es fundamental que seas constante en su aplicación diaria. Lo ideal es que lo uses tanto por la mañana como por la noche, a excepción de aquellos productos que te indican otra cosa.

Por ejemplo, los sérums que contienen retinol son ideales para la noche pero será el fabricante quien te lo deba indicar en el envase del producto. De esta manera sabrás cómo introducirlo correctamente en tus rutinas diarias.

Si escoges el producto correctamente y es de calidad, tendrás un rostro saludable, bien cuidado y sin que los signos del envejecimiento sean un problema para ti. También contarás con un rostro hidratado todo el tiempo.

El sérum suele ser ideal para todo tipo de pieles, ¡porque todas ellas necesitan cuidados! Es más, el producto puede adaptarse a tus necesidades y ofrecerte lo que verdaderamente necesitas en un momento determinado.

Es un producto que no solo está indicado para mujeres, los hombres también pueden (y deberían) usar este tipo de producto, como te explicamos en este link. Aunque tengan la piel más gruesa y fuerte, también deben cuidarla porque también envejecen.

Así con este producto conseguirás un rostro: rejuvenecido, protegido, reparado, humectado, hidratado, nutrido…

Lee más: Los 5 mejores sérums antiedad

Por qué debes usarlo a diario

Si aún te quedan dudas, entonces debes seguir leyendo porque vamos a explicarte algunos de sus beneficios principales.

Hidrata

Es un potente hidratante y humectante. La hidratación en el rostro es necesaria para evitar que los signos del envejecimiento aparezcan antes de tiempo. Contiene otros compuestos que también actúan para ello y así podrás mantener un rostro más liso, suave y firme.

Resolvemos tus dudas: ¿El sérum puede sustituir a la crema hidratante?

Suaviza

Siempre que sea de calidad y no contenga irritantes en su fórmula, conseguirá que tengas un rostro suave, con tacto aterciopelado. Nunca más volverás a tener una piel áspera y poco agradable al tacto.

Protege

Gracias a los antioxidantes que contienen los sueros puedes tener un rostro rejuvenecido, pero también protegido. Esto es necesario para que las agresiones externas que pueden dañar tu dermis diariamente no te causen daños de ningún tipo.

Previene el envejecimiento

Gracias a todo lo que es capaz de hacer el sérum por ti, te previene del envejecimiento prematuro. Y si ya tienes arrugas, líneas de expresión, machas dérmicas, flacidez… lo trata con efectividad.

Potencia la producción natural del colágeno y la elastina para ofrecerte un rostro joven de manera natural. Así tu piel se regenerará y se reparará casi como por arte de magia. Las arrugas quedarán rellenas y tu piel más lisa y uniforme.

Por supuesto, si tienes manchas dérmicas tampoco serán un problema para ti, porque el sérum puede despigmentar tu piel y aclarar esas zonas más oscuras. Unifica el tono dérmico haciendo que tu piel se vea saludable y en buen estado.

No te olvides de pasar por aquí: Los mejores serums faciales para mujeres de 40 años

¡No te quedes sin él!

Como has podido comprobar, este cosmético es necesario en tus rutinas diarias porque solo te aporta ventajas. Podrás sortear el envejecimiento prematuro y tener un rostro eternamente joven, o al menos, alargar esa juventud al máximo.

Por supuesto, también tendrás un rostro saludable que te permitirá disfrutar de un aspecto envidiable. Para conseguirlo no puedes olvidar usar productos con pocos ingredientes, naturales, de calidad y con buena concentración para que sean totalmente efectivos.

Huye de los parabenos, de los químicos, irritantes, demasiados conservantes o cualquier sustancia perjudicial. En caso de que no hagas caso de esto, podrías sufrir serios problemas de salud dérmica que se evitan usando los cosméticos adecuados.

Share