¿El sérum puede sustituir a la crema hidratante?

por | 13/10/2020

crema serum“¿El sérum puede sustituir a la crema hidratante?” Sin duda, esta es una de las preguntas más frecuentes que muchas usuarias se plantean en relación al uso de ambos cosméticos.

Actualmente, dentro del mercado de la cosmética encontramos una infinidad de productos: cremas, mascarillas, tónicos, limpiadores, exfoliantes, contornos, etc. Por ello, es normal que nos surjan dudas acerca de cuáles son los verdaderamente indispensables.

A pesar de que el sérum es un producto que se ha posicionado desde hace años, aún se desconocen muchos aspectos sobre él. Normalmente, suele compararse con la crema hidratante habitual, sin embargo, sus funciones van más allá.

En este artículo te mostraremos con todo detalle para qué sirven estos dos cosméticos y te revelaremos si realmente pueden ser sustituidos el uno por el otro.

Qué es un sérum

¿Aún no sabes exactamente qué es un sérum? ¡No te preocupes! Te lo explicamos de forma breve y sencilla para que no te quedes con ninguna duda.

Lo primero que debes saber es que también puede denominarse con el término “suero” y existen faciales, corporales y capilares. En este caso solo trataremos la primera opción.

Consiste en una loción muy fluida de absorción rápida que se caracteriza principalmente por su alta concentración en ingredientes activos. Dicha concentración es superior a la que contiene las cremas habituales.

Vienen presentados en un bote con formato alargado y con dispensador de pulsador. En cuanto a su color, suele ser de tono blanquecino o transparente.

Cuáles son sus beneficios

El suero facial proporciona una gran cantidad de beneficios. Seguro que más de uno te sorprenderá:

  • Previene la aparición de arrugas y líneas de expresión.
  • Disminuye la visibilidad de arrugas que ya han hecho acto de presencia.
  • Prepara a la dermis para recibir posteriores tratamientos.
  • Potencia los efectos de la crema habitual.
  • Mejora la hidratación y evita la pérdida de humedad.
  • Ilumina el rostro sin dejar una película grasa o pegajosa.
  • Disminuye las marcas ocasionadas por brotes de acné.
  • Combate las manchas producidas por los rayos ultravioletas.
  • Cierra los poros.
  • Calma y suaviza la piel evitando la aparición de rojeces u otras irritaciones.

serum

Tipos que existen

Podemos diferenciar entre varios tipos dependiendo de sus ingredientes y de su finalidad. Normalmente, se establece la siguiente categoría:

Para rostros con arrugas:

Son los más demandados. Su función es hacer menos visibles las arrugas ya existentes y prevenir la aparición de otras nuevas.

Entre sus componentes destacan el ácido hialurónico, el Cobiolift y el colágeno.

Para rostros grasos o mixtos:

Las personas que tienen este tipo de cutis necesitan texturas fluidas y ultraligeras que les otorgue un efecto mate y sin brillos.

Estas versiones contienen aloe vera, caléndula, zinc y otras sustancias purificantes.

Para rostros sensibles:

Los sueros faciales para rostros sensibles contienen ingredientes calmantes como caléndula, lavanda y rosa mosqueta.

No te pierdas: Los mejores remedios para controlar la piel atópica

Para rostros con manchas:

Tal y como hemos visto, una de sus funciones es acabar con las manchas pigmentarias. En este caso el ingrediente estrella es la vitamina C y la arbutina. Aquí tienes nuestro artículo: ¿Por qué deberías utilizar un serum de vitamina C?

Te interesa: Cómo hacer un serum casero de vitamina C

A qué edad comenzar a utilizarlo

Uno de los errores más comunes que se comente con este cosmético es pensar que solo es apto para pieles maduras.

Como hemos visto en el punto anterior, existen sueros para resolver distintos problemas muy diversos.
A pesar de que los antiaging son aquellos que más han triunfado, también encontrarás versiones para pieles jóvenes e incluso para usuarias menores de 25 años.

Qué es una crema hidratante

Ahora que ya sabes qué es un suero facial, veamos con detalle en qué consiste la crema hidratante. De este modo, comprenderás rápidamente la diferencia entre ambos productos.

Se trata de una loción que se encarga de hidratar y nutrir la piel. Sinceramente, son pocas las personas que no utilizan este cosmético en su rutina de cuidados diarios.

Cuando la aplicamos sobre el rostro, logramos que las moléculas se filtren en la dermis y, de este modo, los tejidos quedan más hidratados gracias a sus elementos esenciales y a su alto contenido en agua.

Respecto al formato en el que vienen presentadas varía dependiendo de la marca. Puedes encontrarlas en un tubo parecido al del sérum, o bien, en un tarro con cierre de rosca.

Esta última opción es la menos adecuada, ya que deberás introducir los dedos para aplicarla y existen riesgos de contaminar el interior.

Cuáles son sus beneficios

Los beneficios que proporciona son los siguientes:

  • Ayuda a mantener la piel firme y elástica.
  • Gracias a su efecto humectante evita la deshidratación.
  • Evita la aparición de arrugas y otros signos de la edad.
  • Disminuye la visibilidad de aquellas arrugas que ya han aparecido en el rostro.
  • Algunas incluso contienen factor protector.
  • Aporta luminosidad.
  • Deja un aspecto más uniforme y saludable.

cremas hidratantes

Tipos que existen

Suele establecerse la misma categorización que con los sérums, ya que los tipos de cremas hidratantes dependen de los ingredientes que la compongan y del rostro a la que esté destinada.

Se diferencian entre: para rostros grasos o mixtos, secos, sensibles o con arrugas. Por otro lado, también existen versiones específicas para determinadas edades como, por ejemplo, cremas para personas mayores de 50 años.

Es evidente que las arrugas que se generan en estos rostros más maduros son mucho más profundas y acentuadas, por lo que necesitarán de ingredientes más potentes que logren atenuarlas visiblemente.

A qué edad comenzar a utilizarla

Existen versiones para todas las edades, de este modo, pueden emplearse desde la adolescencia.
Antes de decantarnos por una opción, debemos prestar especial atención a sus ingredientes y finalidad.

Escoger la crema que mejor se adapta a nuestro rostro nos ayudará a mantenerlo en óptimas condiciones.

Diferencias entre sérum y crema

A continuación, te mostramos un listado con las diferencias entre ambos cosméticos:

  • La textura del suero es mucho más ligera y se absorbe más rápido.
  • La crema tiene como objetivo una mayor nutrición e hidratación, algo imprescindible si queremos evitar las arrugas.
  • Los sueros cumplen funciones más específicas, por lo que sirven sobre todo como un tratamiento complementario para resolver ciertos problemas.
  • Por otro lado, su concentración de activos es mayor y potencian los efectos de la loción habitual.
  • Respecto a los precios, la crema suele ser más económica.

¿El sérum puede sustituir a la crema hidratante?

Como has podido comprobar, el uso del suero y de la loción hidratante convencional no es sustitutivo sino complementario.

Lo ideal es que, independientemente del tipo de piel que tengas, combines la aplicación de estos dos productos cada día para obtener los mejores resultados.

Rutina básica de cuidados

Por último, te proporcionamos los pasos que has de seguir en una rutina básica de cuidados:

  1. Desmaquilla tu rostro cada noche. Este es uno de los pasos más importantes. Puedes emplear un agua micelar u otro tipo de desmaquillante.
  2. Por las mañanas, a pesar de tener el cutis libre de maquillaje, lávate con un limpiador.
  3. A continuación, pon un poco de tónico facial para refrescar y calmar la dermis.
  4. El siguiente paso será la aplicación del suero. Pon unas gotas sobre los dedos y extiéndelo por todo el rostro evitando la zona del contorno de ojos.
  5. Una vez que se absorba, aplica tu crema hidratante y ¡listo!

Conclusión

Es cierto que el serum contiene una mayor concentración de activos, pero cumple acciones más específicas que sirven como complemento a la hidratación que otorga la crema facial.

A partir de ahora, independientemente de tu edad, incorpora estos dos cosméticos en tu rutina diaria de cuidados para disfrutar de una piel más joven y saludable.

Respecto a la pregunta que planteábamos al principio del artículo, de si el sérum puede sustituir a la crema hidratante, la respuesta es un rotundo no.