Tónico de agua de rosas

Tónico de agua de rosas

Si lo del agua de rosas te suena antiguo es que no estás al día de lo últimísimo en cosmética.

Es cierto que ya nuestras abuelas hablaban de ella y algunas la utilizaban para todo, pero eso lleva siendo así desde hace siglos y no ha dejado de serlo porque el agua de rosas no tiene todavía rival en el cuidado de la piel.

Qué es y para qué sirve un tónico

El tónico es un producto para el cuidado de la piel que se aplica en el rostro y el cuello después de la limpieza.

Se utiliza para eliminar cualquier rastro de maquillaje, grasa, suciedad y células muertas que puedan quedar después de la limpieza y para restaurar los niveles saludables del pH cutáneo, que es siempre ácido (entre 4.5 y 6 de media).

Además, prepara la piel para los productos de tratamiento como los humectantes y los sueros, facilitando y mejorando su penetración y sus efectos.

En sus inicios se utilizaban sobre todo para restablecer el pH natural de la piel, que es ácido y que los limpiadores alteraban, poniendo en peligro la barrera cutánea.

También cumplían la labor de desengrasar la piel y eliminar los brillos (Mejores tónicos para piel grasa).

En general eran productos con una cantidad importante de alcohol y otros ingredientes secantes y/o astringentes que contribuían a deshidratar e incluso a estimular la producción de sebo en las pieles grasas o mixtas en un intento de evitar la pérdida de la humedad y la lubricación necesarias.

Los tónicos de hoy en día no tienen nada que ver con aquellas fórmulas: cumplen a la perfección con la labor de restaurar el pH e hidratar y utilizan ingredientes específicos capaces de brindar un apoyo extra a las pieles de todo tipo y a problemas concretos como el acné o la sensibilidad.

Hay fabricantes que siguen utilizando alcohol en sus productos, pero cada vez son menos y te aconsejamos que no los uses bajo ningún concepto (Mejores tónicos faciales).

El alcohol (etanol) aparece tal cual en el INCI y es fácil de detectar. No lo confundas con otros alcoholes de origen vegetal que, lejos de ser secantes, son grandes hidratantes y tienen muchas otras propiedades para el cuidado del cutis.

Qué es el agua de rosas

Es, de hecho, un tónico natural lleno de propiedades espectaculares que no defrauda nunca.

Aunque se puede hacer con otras variedades de rosa, la más preciada por sus muchos beneficios para la piel (y también para el cuerpo) proviene de la variedad de rosa conocida como rosa damascena, rosa de Damasco o rosa de Bulgaria, que ofrece un alto rendimiento.

Es un líquido muy fragante que se obtiene mediante la destilación al vapor de pétalos de rosa.

En cosmética se utiliza para todo tipo de productos, desde tónicos a hidratantes, sérums, desmaquillantes, brumas, mascarillas…

Se trata de un destilado magnífico para cualquier piel y, en especial, para las pieles sensibles e incluso para aquellas que presentan problemas como rosácea, dermatitis varias, psoriasis, eccema, etc.

Beneficios del agua de rosas

Agua de rosas como tónico

Vamos a hacer un listado de sus muchos beneficios, pero es posible que dejemos alguno en el tintero. De todas formas, te servirá para hacerte una idea de todas sus capacidades.

  • Es apta para todas las pieles.
  • Es muy hidratante: en combinación con otros hidratantes y/o humectantes sus habilidades en este sentido se multiplican.
  • Suaviza la piel, dándole un brillo natural y saludable.
  • Ayuda a mantener el equilibrio del pH cutáneo.
  • Regula la producción de sebo: reduce la grasa en las pieles que lo necesitan y estimula su producción en las que tienden a ser secas.
  • Tiene propiedades antiinflamatorias y calmantes que alivian las pieles irritadas o con problemas.
  • Es un gran limpiador que no reseca ni irrita: elimina la grasa sobrante, las células muertas y la suciedad que tienden a acumularse en los poros, obstruyéndolos.
  • Sus características antibacterianas y desinfectantes aceleran la curación y cicatrización de heridas, quemaduras y cortes.
  • Es un sustituto magnífico de las lociones para después del afeitado (si te preocupa el olor tienes que saber que el agua de rosas no huele demasiado, su olor no tiene nada que ver con los perfumes de rosas y el aroma desaparece en poco tiempo).
  • Sus propiedades antioxidantes fortalecen las células epiteliales y regeneran los tejidos de la piel.
  • Debido a que posee propiedades astringentes, limpia los poros y tonifica la piel.
  • Mejora la microcirculación cutánea.
  • Tiene un marcado efecto antiedad, gracias a los antioxidantes y sus propiedades hidratantes. Es rica en vitaminas A, B, C y E, conocidas por sus beneficios hidratantes, regeneradores, protectores y estimulantes. Reduce y retrasa la aparición de líneas y arrugas y mantiene la piel firme.
  • Ayuda a mantener a raya el acné al limpiar y desinfectar la piel. Truco: mezcla agua de rosas y zumo de limón a partes iguales, aplica esta mezcla en tu rostro y déjala actuar durante unos 30 minutos (puedes empezar por 15 minutos e ir prolongando el tiempo cuando compruebes que tu piel tolera bien el zumo de limón). Aclara con agua tibia. En dos o tres semanas verás cambios significativos.
  • Previene las quemaduras solares y calma la piel quemada. Guarda agua de rosas en el frigorífico y rocíalo sobre la piel después de tomar el sol: te refrescará y aliviará inmediatamente.
  • Su uso continuado elimina manchas cutáneas y uniforma el tono de la piel, devolviéndole brillo y frescura.
  • Es un desmaquillante y tónico inocuo para la zona ocular e incluso puede mejorar las infecciones como orzuelos o conjuntivitis (pero no dejes de consultar a tu médico si tienes algún problema en los ojos).
  • Reduce la hinchazón de los ojos, las bolsas y las ojeras.
  • En momentos de calor o sofocos enfría la piel de forma inmediata (puedes llevar un pequeño vaporizador en el bolso con agua de rosas).
  • Hidrata, nutre y cuida el pelo, así que es perfecta para las pestañas.
  • Elimina la caspa y trata las inflamaciones leves del cuero cabelludo al tiempo que actúa como acondicionador del cabello.
  • La exposición al agua de rosas tiene efectos tranquilizadores y reduce el estrés.
  • Es un gran ingrediente para hacer un tónico facial casero

Cómo usar el tónico de agua de rosas para sacarle todo el partido posible

Además de como tónico tradicional, puedes darle muchos usos al agua de rosas. Aquí te dejamos algunas sugerencias.

  • Tónico: después de la limpieza, aplícalo sobre el rostro con un disco de algodón bien empapado. Puedes pasarlo con suavidad por la piel o ponerlo a base de toques. No olvides el cuello, la zona de las orejas y la del nacimiento del pelo.
  • Limpiador: por la mañana y por la noche (una vez bien retirado el maquillaje) limpia la cara con agua de rosas, aclara con agua tibia o fría y… vuelve a ponerte agua de rosas como tónico, en la piel limpia y seca.
  • Desmaquillante: como tal sus capacidades son limitadas, por tratarse de un producto acuoso, pero mezclado con algún aceite como el de coco funciona muy bien.
  • Mezcla unas gotas con tu hidratante antes de ponértela: tendrás beneficios inesperados (recuerda la larga lista de ventajas del agua de rosas).
  • Trata el acné aplicando agua de rosas sobre las zonas con granos y espinillas. Déjalo actuar antes de ponerte el sérum o la crema facial. Notarás los efectos muy pronto y el alivio de la inflamación casi al instante.
  • Dale un descanso a tus ojos (cuando estén irritados o simplemente, si trabajas frente a una pantalla o los has forzado): aplica un par de discos de algodón empapados en agua de rosas sobre los párpados cerrados y déjalos actuar durante unos minutos (alrededor de 5). Si tienes bolsas y ojeras verás cómo mejoran.
  • Preserva tu maquillaje, sobre todo en verano, aplicando agua de rosas con un spray tipo bruma sobre la piel ya maquillada, a una distancia de unos 20 cm. Es increíble lo bien que lo fija y lo mantiene.
  • Úsala como mascarilla de vez en cuando. Basta con que empapes un pañuelo de algodón o una toalla de tocador y la dejes sobre tu rostro limpio durante unos minutos (no más de 10). No necesitas aclararte después pero puedes hacerlo si lo prefieres.
  • También puedes poner unas gotas en tu mascarilla facial para sumar sus efectos calmantes y refrescantes.
  • Echa un chorro en tu baño y relájate: notarás sus efectos calmantes y antiestrés.

Qué agua de rosas elegir como tónico

El agua de rosas es un tónico

Sin duda alguna una agua de rosas pura es la mejor opción, sin conservantes ni otros aditivos. En principio el método de obtención del agua de rosas (destilación) garantiza su durabilidad al menos por dos años.

Asegúrate de su calidad, lo que no significa que tengas que pagar un dineral por ella, pero si es muy barata puede que no sea agua de rosas pura.

Si optas por un tónico de agua de rosas comprueba que todos sus ingredientes son naturales (conservantes incluidos), que no contiene alcohol ni fragancias añadidas y que tiene suficiente cantidad de agua de rosas como para que tu piel lo note.

El agua de rosas es también conocida como hidrolato o hidrosol (nombre más utilizado en América), así que busca un hidrolato natural, que se obtiene al tiempo que se extrae el aceite esencial de los pétalos de rosa.

Algún dato más

Si utilizas tónico en tu rutina diaria plantéate probar el agua de rosas (mucha gente se ha pasado directamente al agua micelar por lo cómoda, útil y efectiva que es).

El agua de rosas tiene una ventaja más, no para tu piel pero sí para tu vida: no mancha la ropa (a no ser que uses agua de rosas no pura, con ingredientes que sí puedan manchar o decolorar la ropa).

Utilízala con mesura: que puedas ponértela varias veces al día sin problemas no significa que cada vez que lo hagas te tengas que dar un baño en ella. No vas a conseguir mejores resultados por hacerlo.

Share